PREMIUM  SOCIEDAD

Una de las mayores causas de incendios en las viviendas navarras: alertan sobre el uso de chimeneas

Se ha elaborado un decálogo de consejos para que los inquilinos de viviendas con chimeneas puedan hacer un uso correcto.

Los bomberos apagan un incendio en una chimenea de Bizkarreta. BOMBEROS DE NAVARRA
Los bomberos apagan un incendio en una chimenea de Bizkarreta. BOMBEROS DE NAVARRA  

El uso inadecuado de las chimeneas ha sido el causante de más de cien incendios al año en Navarra en los últimos ejercicios, casi uno de cada cuatro de estos sucesos que se registran en las viviendas.

Así lo ha señalado este jueves la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, en la presentación de la campaña institucional que, bajo el lema “No juegues con fuego, disfruta de él”, busca prevenir incendios y fomentar el uso adecuado de las chimeneas.

La consejera ha remarcado la necesidad de esta campaña con la llegada del invierno, ya que el 24,2 % de los incendios de viviendas son provocados por chimeneas, "lo que viene propiciando más de cien intervenciones anuales del Servicio Navarro de Bomberos en los últimos ejercicios”.

UN DECÁLOGO DE CONSEJOS

Por ello, se ha realizado un decálogo de consejos en torno a las tres principales causas de estos incendios, que son el deficiente aislamiento en la construcción o reforma de las chimeneas, la acumulación de creosota en los tiros de las chimeneas y el mal uso.

Según ha indicado en una nota el Ejecutivo foral, el director del Servicio de Bomberos de Navarra, Javier Bayona, ha incidido en la importancia de las recomendaciones para ganar seguridad sin renunciar al confort y poder cumplir el lema de “No jugar con fuego, sino disfrutar de él”.

En la campaña, que con un presupuesto de 50.000 euros será visible en prensa escrita y publicidad de radio, además de por un vídeo para su difusión por redes sociales, en primera instancia se recomienda contratar la construcción o reforma de chimeneas con profesionales.

Así, el tiro o conducto de evacuación de los humos -en su trayectoria vertical buscando el exterior- atraviesa forjados y cubiertas que deben estar perfectamente aislados del calor, por lo que se debe comprobar siempre que exista aislamiento y cumpla los estándares de calidad.

La madera al arder destila una serie de aerosoles que se van depositando a lo largo de las paredes del conducto o tiro de la chimenea y que, al acumularse, crean una costra alquitranosa llamada creosota que, si adquiere cierto grosor, se puede poner incandescente y arder. 

Las mismas fuentes advierten de que "una chimenea con un alto nivel de creosota es muy peligrosa y es fácil que provoque un foco de ignición en la estructura de la vivienda", y de hecho, este es el principal motivo de estos incendios.

MANTENER LA CHIMENEA EN BUENAS CONDICIONES

Para evitarlo, el Gobierno de Navarra recomienda deshollinar la chimenea todos los años si se utiliza a diario y, al menos, cada dos o tres años si se hace con menor frecuencia, por ejemplo en segundas viviendas. Estas labores deben ser realizadas por un profesional, sobre todo teniendo en cuenta que son trabajos en altura.

El último bloque de consejos se refieren al buen uso, como el de evitar sobrecargas de leñas y utilizar leñas secas y duras, como roble, encina o haya, que generan más calor y menos creosotas que las blandas, como pino o chopo.

Se debe crear una zona de seguridad no colocando a menos de dos metros de distancia del fuego ningún material combustible y utilizar chimeneas con tapa para evitar el salto de chispas o pavesas. 

Igualmente, es importante mantener una ventilación constante de la estancia y asegurarse de apagar totalmente el fuego, sobre todo, antes de marcharse de una segunda vivienda o al acostarse.

Además, la instalación de un detector de incendios ubicado correctamente es una "excelente medida de precaución" para detectar a tiempo el inicio de un incendio. También, el Gobierno de Navarra recuerda que si a pesar de haber tomado todas las precauciones, se ve humo o fuego, se debe llamar inmediatamente al 112. 

Después de llamar, hay que apagar la chimenea, y, si la persona que lo ha detectado se siente capaz, intentar sofocar el fuego mientras llegan los bomberos, pero siempre sin ponerse en peligro.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una de las mayores causas de incendios en las viviendas navarras: alertan sobre el uso de chimeneas