SOCIEDAD

Maeztu dice que la sociedad navarra "puede estar tranquila" tras anunciar 512 muertos en centros de mayores

La consejera de Derechos Sociales señala que, desde el inicio del brote, 363 han fallecido con Covid-19 o síntomas compatibles.

Residencia de ancianos de la Casa de Misericordia durante el confinamiento por el coronavirus y el estado de alerta. MIGUEL OSÉS
Residencia de ancianos de la Casa de Misericordia durante el confinamiento por el coronavirus y el estado de alerta. MIGUEL OSÉS  

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha señalado que "la sociedad navarra puede estar tranquila" tras la nefasta gestión realizada por el Gobierno de Chivite en las residencias de mayores durante esta crisis sanitaria del Covid-19.

Y lo ha hecho con unas cifras preocupantes sobre el número de residentes fallecidos con coronavirus desde que se iniciara la pandemia.

En concreto, los últimos datos reportados este pasado martes al Ministerio de Sanidad indican que el número de personas fallecidas en residencias navarras es de 512, sobre un total de 5.835.

De ellas, 182 son confirmadas y 181 compatibles con síntomas de Covid-19, lo que hace un total de 363 personas fallecidas por esta causa frente a 81 que han conseguido superar la enfermedad a día de hoy.

El número de casos confirmados en este ámbito asciende a un total de 846, de las que tan sólo 55 permanecen ingreadas en los hospitales navarros a pesar de ser uno de los principales grupos de riesgo.

El resto, 791 se encuentran luchando contra la enfermedad en sus propias residencias por lo que la cifra de usuarios fallecidos en este ámbito seguirá creciendo en los próximo días.

No obstante, la consejera ha apuntado a que los casos de personas que presentan síntomas compatibles con el coronavirus se ha reducido a 18 tras haberse practicado test masivos en las residencias navarras casi un mes después desde que se iniciara el brote.

Además, a los contagios entre los residentes, también hay que subar las bajas de los trabajadores en este ámbito y cuya cifra asciende a 489.

En el caso de los centros de discapacidad, las personas fallecidas por Covid-19 confirmadas es de 9, sobre un total de 10 fallecimientos. Además, presentan 82 casos confirmados: 77 en centros y 5 hospitalizados. Con síntomas compatibles son 6. Y el personal de baja en este momento es de 82 personas.

A pesar de estas cifras que, por el momento, no invitan al optimismo, la consejera ha incidido en que gracias a las medidas que se han tomado "se empiezan a mostrar resultados estables y, con cautela, cabe señalar que se empieza a poner freno al contagio en los centros”.

Aunque la consejera Maeztu ha indicado que “debemos tomar estos datos con prudencia y no bajar la guardia”, en apenas una semana se han triplicado las altas epidemiológicas, pasando de 27 a las 81 registradas este miércoles, y se mantiene estable, desde hace cuatro días, el número de positivos.

La consejera Maeztu también ha destacado que el número de centros sin casos aumenta “ligeramente” y alcanza ya el 55% en los centros de mayores y el 77,6% en los de discapacidad.

MEDIDAS ADOPTADAS

Derechos Sociales atribuye este cambio de 'tendencia' al conjunto de medidas que se han tomado desde hace semanas. Entre ellas destacan la constitución de un equipo específico de monitorización y apoyo a los 71 centros de mayores y 49 de discapacidad, conformados por 13 personas; y la habilitación de 4 recursos intermedios, a los que han sido derivadas 180 personas y que ha permitido a los centros gestionar mejor los espacios en sus instalaciones y cumplir los protocolos sanitarios establecidos.

También, en este período, Derechos Sociales ha intervenido en 14 (12 de mayores y 2 de discapacidad) de los 120 centros. Como ha explicado la consejera, las intervenciones no significan sustituir las direcciones de los centros, sino prestar apoyo y establecer una colaboración más estrecha entre el Departamento de Derechos Sociales y las personas responsables de los centros.

A estas medidas, se suma la realización de pruebas diagnósticas. Se han practicado ya casi al  100% de residentes con síntomas, de ahí la práctica desaparición de los casos “con síntomas compatibles”.

En estos momentos, únicamente un 5% de las personas asintomática a las que se han realizado pruebas han dado positivo. De la totalidad de las pruebas, actualmente, el porcentaje de positivos es del 35%.

En este sentido, la consejera de Derechos Sociales ha remarcado que, en todo momento, "las residencias sociosanitarias han sido prioritarias y se han realizado más pruebas que al conjunto de la sociedad, precisamente por ser un espacio con personas altamente vulnerables y de vida en comunidad, que hace que las posibilidades de contagio sean más altas”.

Carmen Maeztu ha recordado también que en todo momento el tratamiento de casos confirmados y “compatibles con síntomas” ha sido el mismo, en cuanto a las medidas preventivas.

LOS MAYORES, LOS MÁS VULNERABLES AL COVID-19

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha señalado que “tenemos motivos para pensar que estamos en el buen camino y que los esfuerzos conjuntos que hemos realizado durante estas semanas, desde el Gobierno y los propios centros, van dando sus frutos”.

La consejera ha indicado que “desde el minuto uno hemos seguido las pautas dictadas por el Ministerio de Sanidad, como no podía ser de otra manera y que, lógicamente han ido evolucionando a lo largo de los días, conforme conocíamos mejor cómo se comportaba el virus”.

Ha señalado también que el Gobierno ha puesto “todos los medios a su alcance, sin escatimar, para luchar contra el Covid-19 consciente de que se trata de la población más vulnerable y con mayores tasas de mortalidad por coronavirus”.

 “Lamentablemente no todo está en nuestras manos –ha indicado Maeztu-. Especialmente las personas de más edad, con patologías previas o en situación de dependencia y residiendo en espacios amplios compartidos,  es donde más incidencia y mortalidad está teniendo el virus. Creemos que la suma de estos tres factores explica en gran medida la evolución de la pandemia en el espacio residencial”.

La consejera ha querido dejar de manifiesto su reconocimiento, y el del Gobierno, a esas personas que “representan a una generación luchadora y valiente”. Y ha traslado su afecto y solidaridad a todas las familias de las personas fallecidas o que están sufriendo la enfermedad.

Igualmente ha agradecido a todas las profesionales del sector su esfuerzo y dedicación. “Sabemos que están actuado no sólo con profesionalidad, también con mucha humanidad, dándolo todo por nuestras personas mayores. La sociedad navarra puede estar tranquila, estamos constatando la excelente atención que estas profesionales están proporcionando a sus mayores”, ha señalado.

Por último, la consejera Maeztu ha indicado que “aunque las cifras son muy duras, pues tras ellas hay personas con historias de vida y familias, hay motivos para la esperanza. Muchas superan la enfermedad y retoman su vida anterior. Y así lo prueba el dato de 81 personas que han recibido ya el alta. Se espera que en los próximos días se mantenga esta tendencia”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maeztu dice que la sociedad navarra "puede estar tranquila" tras anunciar 512 muertos en centros de mayores