• domingo, 01 de agosto de 2021
  • Actualizado 13:52

 

 
 

SOCIEDAD

Las catas de la parrillada: Arriezu Vineyards, hacia la doble excelencia de un Rioja navarro

José Felix Arriezu, de San Adrián, presentó sus vinos en La Parrillada, en Cizur Menor, sus tintos de año, roble y crianza, y anunció para Navidad el vino más exigente de la DOC Rioja, el calificado de Vino Singular, dos veces excelente.

José Felix se dirige al público. Tras él su hijo Pablo, que ya trabaja entre cepas y barricas de roble francés.
José Félix Arriezu se dirige al público asistente a la cata celebrada en La Parrillada de Cizur Menor. Tras él su hijo Pablo, que ya trabaja entre cepas y barricas de roble francés.

Arriazu Vineyards, de San Adrián, protagonizó la primera de las “Catas de La Parrillada” de Cizur Menor con la colaboración de Navarra.com.

Una inauguración por todo lo alto con un proyecto novedoso que comparte vinos y viñedos en Rueda para blancos y Rioja para tintos. Su CEO y fundador José Félix Arriezu introdujo la sesión con un Verdejo y un Sauvignon Blanc, emplazados para una cita futura, y los tintos Rioja que centraron la velada con Fran Serrano de anfitrión en su terraza de ‘La Parri’.

Catamos tres tintos, el de año “J.F. Arriezu Eco”, antes Bloralix, el “J.F. Arriezu Roble”, y el “J.F Arriezu Crianza”. Entre sorbo y sorbo conocímos la historia y filosofía del proyecto Arriezu Vineyards nacido del viñedo familiar luego ampliado. José Félix Arriezu creció entre las uvas de las fincas de sus abuelos paternos y maternos, en San Adrián, cuyas viñas pertenecen a la DOC Rioja. En 1989 empezó a elaborar su propio vino para venderlo a granel, primer paso para “crear una gran marca de vino”.

Los tintos de Arriezu son frescos, frutales y auténticos. Con verdad. Reflejan la esencia de cada añada, de cada variedad, cada parcela, y regalan un paso suavísimo en boca.

José Felix reivindicó el patrimonio que supone para Navarra las ocho localidades inscritas en la DOC Rioja, junto a las Álava y la antigua provincia de Logroño, Comunidad de La Rioja desde 1982, de quien no todas sus comarcas, caso de la Santo Domingo de la Calzada, están dentro de la DOC. El viñedo navarro de Rioja ingresa a Navarra un 150% más que el de la D.O. Navarra. “Yo elegí el Rioja porque es el vino de mi tierra, mi casa está ahí”, afirmó el viticultor y bodeguero.

La tierra y el viñedo, de la mano

Los estudios de viticultura y enología permiten a Arriezu ampliar su viñedo a la vez que desarrolla novedosos proyectos en México y España. Durante la década de los 90, de las 43 hectáreas de su viña Los Mexicanos salieron los injertos que originan una cuarta parte de los viñedos del Rioja, y de las principales bodegas españolas. Hoy cuenta 72 hectáreas en San Adrián y 90 en la vallisoletana Pozaldez, “a donde fuimos por el enorme potencial que reúne”, explicó José Felix.

En 2013 se lanza a elaborar vino en Rueda, donde sienta las bases de lo que seguidamente concretará en Rioja en 2014: con una joven bodega nacida con la vocación de producir el mejor vino ecológico con uvas de viñedos propios. “El proyecto -explica José Félix- viene de muy atrás muy atrás, desde las escapadas de la escuela para vendimiar. La alegría de las vendimias en la bodega del abuelo”. De esta forma descubrió que “el mundo del vino es diversión, y también mucho esfuerzo, trabajo, pasión”.

04 Fran Serrano, el anfitrión de La Parrillada, prepara las botellas de la cata.

Arriezu explicó su filosofía de la viña: “Me gusta sentir el viñedo. Intuyo muchas de las decisiones de técnicas del viñedo, las tomamos intuitivamente. Queremos empatizar con la planta, es la esencia de nuestro proyecto. Un antiguo profesor decía que los grandes vinos se hacen con una viticultura tradicional, con una bodega tecnológica y con un soporte financiero que lo aguante. Yo añado un gran equipo con la misma pasión. Así el proyecto toma solidez, credibilidad, y avanza”.

Vino ecológico, biodinámico, natural y vegano

Seguidamente José Félix se centró en el vino: “La aspiración del proyecto no es tanto hacer ese vino top de 100 puntos, que probablemente lo hagamos con el tiempo. Queremos cada año transmitir la esencia de la añada de la zona, hacer unos vinos muy bien hechos, de muy alta calidad, muy respetuosos con el medio ambiente, sostenibles, disfrutables. Que transmitan esa franqueza, recuerden mucho a la uva”, explicó.    

Pese a la mayor complejidad y dificultades en la elaboración que exigen su cumplimiento Arriezu Vineyards exige a sus vinos el certificado de ecológicos (respeto al medio ambiente) y veganos (sin producto alguno de origen animal). La certificación de biodinámicos (proyecto Démeter, en simbiosis con los elementos de la naturaleza) la alcanzarán este año para viñedo y vino, ciclos con desarrollo natural, como por ejemplo permitiendo a la uva fermentar por sí sola.

Además de los tres vinos catados con la marca “J.F. Arriezu”, sean el de año (Tempranillo y Garnacha, mitad y mitad con un pelín de Graciano), el Roble (40% Tempranillo, 40% Garnacha, 20% Graciano) o el Crianza (80% Tempranillo, 10% Mazuelo, y 10% Graciano), Arriezu Vineyards espera presentar para la próxima Navidad su Vino Singular, la última puesta en valor de la DOC Rioja. Será el “Viña del Alto del Chupete Garnacha”

Alguno de los vinos degustados en La Cata de La Parrillada..

Un Vino Singular viene de un viñedo único, con más de 35 años de edad, una producción máxima de 5.000 kg/Ha, y un rendimiento de transformación máximo del 65% al transformar la uva en vino (el habitual es el 70%). Arriezu Vineyards reúne las condiciones en la viña que regaló a José Felix su abuelo, la joya de la corona, y que siendo la más antigua de sus viñas representa a la vez el futuro. Dos catas avalan la excelencia del vino, tras la elaboración y al entrar en botella. Ambas deben obtener la excelencia. De ahí que estos vinos sean doblemente excelentes.

La viña, situada en un alto desde se contempla el paisaje desde Azagra hasta más allá de Lodosa, guarda un ‘secreto’. En ella enterró Pablo su chupete. No hubo forma que el hijo mayor dejara de utilizarlo. Ni los reyes de la comparsa sanferminera lo lograron. En cambio, el chaval renunció a él si era enterrado en aquella viña. Hoy Pablo da sus primeros pasos profesionales entre cepas y barricas. El futuro llama a la puerta.

El futuro inmediato se llama “E de Esperanza Tinto Tempranillo” seleccionado de la finca Los Mexicanos envejecido en barrica nueva de roble francés y que saldrá al mercado la próxima Navidad. Es el homenaje que José Felix repite con su mujer que, dice, “aguanta en la retaguardia toda esta aventura”. Con esa mismo nombre, “E de Esperanza” ya ha logrado  ha logrado la excelencia en Rueda con un Verdejo seleccionado fermentado en barrica nueva de roble francés, con la máxima valoración en la Guia de Vinos de La Semana Vitivinícola, además de ser Vino institucional de la Diputación de Valladolid para 2020 y 2021.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las catas de la parrillada: Arriezu Vineyards, hacia la doble excelencia de un Rioja navarro