• domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:46

 

 
 

SOCIEDAD

Harold, el castañero de Pamplona que trabaja por una sonrisa: "No lo hago por dinero"

Este pamplonés de 55 años lleva 36 vendiendo castañas y aguanta en la calle a pesar de un reciente y grave accidente de tráfico.

Harold Nuin Gurbindo, castañero de 55 años, lleva 36 en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA
Harold Nuin Gurbindo, de 55 años, lleva 36 en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA

Roberto Harold Nuin Gurbindo tiene 55 años y lleva 36 de castañero en las calles del casco viejo de Pamplona. Es uno de los 'veteranos' en la profesión, "Estuve 20 años en la plaza del Ayuntamiento hasta que vino alguna tienda y me despachó. En Mercaderes ya son 11 años", asegura con una sonrisa.

Sigue en la calle a pesar de todas las dificultades: "Ahora mismo me lo he pensado mucho para empezar la temporada. Estaba de baja por un accidente de tráfico y estaba cobrando algo. Al final me he puesto porque con lo que hay en la calle, ahora hace falta un poco de alegría. Yo doy alegría a mucha gente que aparece por aquí", dice sincero. 

Y asegura que la esa alegría es también por lo que vende: "No es por las castañas, sino por hablar un poco cada día, saludar, una conversación, lo que hemos perdido en comunicación en muchas tiendas. Antes ibas y todo eran conocidos. Yo tengo un trato con todos como si fueran de mi familia", mantiene

"Yo le llamo la temporada del amor en lugar de temporada de castañas. Cuando ves la cola se juntan, uno habla con otro a contarnos su historia. Me lo paso muy bien. En este mundo donde estamos hay que perder el miedo y ser fuertes ante cualquier batalla", reclama. 

Harol Nuin Gurbindo atendiendo a un cliente en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA.
Harold Nuin Gurbindo atendiendo a un cliente en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA

Su mujer es Soraia Castellanos González que le ayuda en el puesto los sábados y días festivos. "Es el 80% de la castañera, ella selecciona y pica las castañas y las prepara para poder asar. Es el alma de la castañera, siempre sonriente, cantando y bailando, ya que lleva la música en el corazón", asegura Harold.

Soy de Pamplona de toda la vida nacido como todos en la maternidad, em la residencia. Desde los once años estoy en el casco viejo, me hice del Club Alpino Navarro. "Soy legendario aquí", mantiene este hombre, que el resto del año, cuando termina con las castaños, no trabaja en otra cosa. 

Lo que saca de la venta de castañas es bastante justo, según indica: "Antes sí, pero ahora tal y como está la situación... subsisto como puedo, la verdad. Se saca dinero en estas fechas cuando hay buen día con la gente contenta y alegre. Otros, con este frío, me miran y se van... Allá ellos porque se pierden una buenas castañas", reflexiona. 

En su puesto ha colocado varios carteles para anunciar su producto: La castaña asadica máscalentica, que asegura "es la más calentica y se masca lentica". También se puede leer Castañas gallegas Ourense Manzaneda o el simpático aviso con unos precios más que curiosos: Docena de 14 castañas, tres euros. Media docena de 7 castañas 1,50 euros".

Él nos ha explicado el motivo de vender docenas de 14 castañas: "Es una castaña buenísima. Llevo vendiendo docenas de 14 muchos años porque cumplo años el 14 de enero", explica.

"Cada castañero tenemos una máquina que trabaja parecido. La caja mía es gigante. Yo caliento las castañas con un horno y no con una parilla. Eso hace que esté más asada pero no quemada", señala sobre el punto perfecto de la castaña. 

Harold explica su procedimiento para que la castaña esté bien asada: "La castaña está más tierna a una distancia de 60 centímetros. La distancia hace que la castaña se ase bien. Yo la traigo de Orense, de Manzaneda. Siempre lo digo porque soy transparente. Las muestro en la cesta y en el cristal donde se pueden ver en el fuego y las brasicas".

No le falta ilusión ni ganas para combatir el frio: "Llevo más ropa que...Llevo hasta un faja ortopédica puesta. Si no, no puedo estar aquí. El primer día casi me muero y por mucha voluntad que le he puesto... ya te digo que no lo hago por dinero. Me dieron una baja de seis meses y solo estuve cuatro. El coche dio diez vueltas de campana y me salvé por los pelos", recuerda sobre su reciente accidente de tráfico. Ahora, ya se ha hecho de pueblo: "Tengo huerta en Azpiroz porque azpiraba a una vida mejor", asegura Harold con una gran sonrisa.

Harold Nuin Gurbindo, de 55 años, lleva 36 en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA.
Harold Nuin Gurbindo muestra las castañas recién asadas. PABLO LASAOSA

Pamplona autoriza nueve puestos de castañas

El Ayuntamiento de Pamplona ha autorizado este año 2021 la colocación de nueve puestos de castañas asadas y ha dejado desiertos cuatro puestos en la Plaza de la Cruz, en la zona cines Golem, en el chaflán de la avenida Zaragoza con la avenida Galicia y en el Mercadillo de Landaben al no haber solicitudes. 

Los nueve puestos autorizados son los siguientes: Andoni Martínez Chocharro en la Calle Comedias. Miguel Martínez Chocarro en la Avenida Carlos III, confluencia con Plaza de Merindades. Elvira Lapeña Beré en la entrada ascensor de Descalzos en calle Bajada del Portal Nuevo. Sara Aguirre Santesteban en la confluencia de calle Monasterio de Urdax con Avenida de Bayona.

Roberto Harold Nuin Gurbindo en la Calle Mercaderes junto a la Chapitela. José Miguel López García en el chaflán entre Estafeta y Duque de Ahumada. Jesús Mª Borda Villanueva en la esquina de Yanguas y Miranda y Conde Oliveto. Joseba Andoni de Echarri Goñi en la esquina de Cortes de Navarra y San Ignacio, y Mikel Álvarez Menor en la Plaza de San Nicolás.

Harold Nuin Gurbindo, de 55 años, lleva 36 en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA.
Harold Nuin Gurbindo, de 55 años, lleva 36 en el casco viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA.

Los castañeros tienen licencia para instalarse en las calles entre el 1 de octubre y el 31 de marzo, aunque reconocen que una vez pasado el Día de Reyes la venta se vuelve "más flojica". Si el tiempo acompaña y el frío llega cuando tiene que llegar, las Fiestas del Pilar y los días de Navidad son su punto álgido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Harold, el castañero de Pamplona que trabaja por una sonrisa: "No lo hago por dinero"