PREMIUM  ENTREVISTA

Carlos Cuesta, periodista de El Mundo en Pamplona: "Esto no es nueva política, es casposa"

El redactor jefe de El Mundo y presentador televisivo ofreció una conferencia en Pamplona invitado por Institución Futuro.

El periodista del El Mundo Carlos Cuesta en su entrevista a Navarra.com en Pamplona. PABLO LASAOSA.
El periodista del El Mundo Carlos Cuesta en su entrevista a Navarra.com en Pamplona. PABLO LASAOSA.  

El periodista Carlos Cuesta (Gijón, 1971), redactor jefe de El Mundo y director del programa La Marimorena (13 TV) visitó este miércoles Pamplona para hablar sobre la economía y la política foral. Fue un encuentro organizado por Institución Futuro en la sede de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN). Alrededor de 150 personas (aforo completo) asistieron a la conferencia, titulada Navarra: un daño económico programado.

¿Cómo ve la situación de Navarra en el ámbito económico tras las nuevas reformas?

Muy peligrosa. La estructura de crecimiento de Navarra se apoya en muchas cosas, muy delicadas, y que necesitan de mucho cuidado a lo largo de todo el tiempo. Una es la formación, la educación, que depende de que puedas mantener la estructura de gasto y necesitas una entrada de ingresos muy potente. Esa entrada la da la captación de empresas, el principal generador de empleo y de recaudación. Si desafías eso con una subida de impuestos e inestabilidad política, planteando una hoja de ruta independentista, que significa que te sales de España, que está dentro de la Unión Europea, estás desafiando la seguridad jurídica de cualquier empresa que quiera venir de fuera o implantarse desde dentro. Es peligrosísimo que se estén poniendo en riesgos partidas importantísimas de ingresos con subidas de impuestos o planteamientos políticos radicales.

¿Cuáles?

En los económicos, haber hecho la subida de impuestos más potente que recuerda la historia constitucional española ya es lo suficientemente radical.  Pero si te vas a los políticos, empezar a plantear procesos secesionistas y separatistas y salirte de la Constitución Española, has decidido vivir a tu cuenta, a tu aire.

¿Considera que el cuatripartito de Navarra se centra en temas identitarios?

Prioritariamente tienen un objetivo que creo no responde ni siquiera a una gran parte de la demanda de quienes les han votado. Me costaría mucho pensar que la gente dé prioridad a romper el marco de unidad de España que a que sus hijos tengan una buena capacidad de desarrollo profesional. Son cosas que me resultan extrañas y, usando la terminología de algunas de esta personas: casposas. Esto no es nueva política. Nueva política es centrarse en solucionar los problemas que tiene la gente, como conseguir mejores colegios, no en el componente de euskera. De la demanda laboral real de la población navarra, a cuántos les va a permitir tener una mejor renta o trabajo el hecho de conocer el euskera. Sobre todo, teniendo en cuenta de que los profesionales no acaben trabajando en Navarra. ¿Si acaba trabajando en Boston, en Múnich, en Barcelona o Madrid, para qué le sirve? Son objetivos que en el cuartucho en el que os reunís de tu partido, a lo mejor es muy importante, pero si abres los ojos, descubres todo un mundo.

Publicaba recientemente El Mundo una encuesta que señalaba que si se repiten las elecciones ganaría el PP y subiría Ciudadanos, que podrían formar Gobierno, y se desplomaría Podemos. ¿Cómo la valora?

No me fío mucho de las encuestas que están saliendo, no porque desconfíe de los equipos demoscópicos, que en algunos casos también, sino porque no hay unos históricos con los que cotejar la situación actual. Como no lo tiene, el margen de error es potente. A partir de ahí, creo que Ciudadanos puede subir, porque ha demostrado una capacidad de negociación y eso se suele premiar. Y Podemos puede bajar. Está dando una muestra respaldado a gente como Alfon, un señor que se paseaba un día del huelga con explosivos, y lo defiende como si fuera un héroe, o defendiendo a Bódalo, que ha conseguido cosechar cuatro condenas por agredir a policías, a heladeras embarazadas de 6 meses, a políticos socialistas... Cuando les defiendes, la gente más moderada del partido, te tiene que decir: "Te estás pasando". También el tema de Venezuela e Irán le tiene que suponer coste.

¿Cree que habrá unas segundas elecciones?

No lo tengo nada claro. Está habiendo un posicionamiento clarísimo de las encuestas y los editoriales que están trasladando un mensaje a Pedro Sánchez: "Ten mucho cuidado con lo que haces porque si acabas en unas elecciones, te la vas a pegar". Pero tengo mis dudas de que esos mensajes calen. Depende del PSOE. Sánchez tiene unas ganas locas por encontrar alguna alianza que le permita sortear esas elecciones y eso le puede llevar a intentar la fórmula de Podemos.

En cuanto a los cambios en el periodismo, ¿considera que los medios tienden cada vez más al espectáculo?

Está ocurriendo y en el mercado televisivo norteamericano es totalmente habitual. Vamos por detrás de ellos y vamos copiando sus formatos. Se está colando un componente de espectacularidad y si parte de esta, convertida en entretenimiento, si no lo utilizas de forma irresponsable, es admisible, creo que sí. El problema es cuando empiezas a primar el espectáculo por encima del contenido.

¿Qué pone en peligro el papel de "cuarto poder" del periodismo?

No vivimos el mejor momento de independencia periodística y hay presiones por todas partes. La estructura que manda en la orientación del voto es la televisiva, más que la prensa escrita y la radio. Y la televisión se concede por licencia pública. Espero como agua de mayo que llegue el momento en el que la televisión vaya a través de una retransmisión en streaming, de tal forma que cualquier persona pueda tener su canal. Y si consigues un equilibrio de ingresos-gastos y un público fiel, puedas sobrevivir. Ese día nos libraremos de la presión y el control más obvio.

Y en cuanto al papel, ¿convivencia con el digital o destinado a desaparecer?

Poco a poco irá teniendo menos público, pero lo sigue teniendo. Más que una cuestión de formato, es de contenido. Si tienes gente que sabe interpretar lo que ocurre, investigarlo y analizar lo que va a ocurrir a futuro, da lo mismo escribirlo en papel, que escribirlo en una web, que decirlo en una radio o mostrarlo en una televisión. La crisis de la prensa, más que del cambio de formato, está en nosotros mismos. En muchas ocasiones nos hemos convertido en voceros de un determinado señor. Tenemos una pérdida de prestigio y credibilidad por nuestra culpa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Carlos Cuesta, periodista de El Mundo en Pamplona: "Esto no es nueva política, es casposa"