• jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 20:38

 

 
 

SOCIEDAD

Caritas alerta de una nueva marginación que afecta a la ciudadanía navarra a raíz de la pandemia

Un mes antes de finalizar el año, la institución había atendido a algo más de 5.900 personas

El director de Cáritas en Navarra, Ángel Iriarte. EUROPA PRESS
El director de Cáritas en Navarra, Ángel Iriarte. EUROPA PRESS

El director de Cáritas Diocesana de Pamplona-Tudela, Ángel Iriarte, ha advertido de que la pandemia de Covid-19 está generando "una nueva exclusión, la de todas las personas que no pueden hacer sus gestiones telemáticamente porque no tienen formación o no tienen los medios" y ha exigido a todas las administraciones públicas la atención presencial para que "no quede gente marginada".

Así lo ha señalado Iriarte en una rueda de prensa que ha ofrecido este jueves y en la que también ha pedido a los partidos políticos "un gran pacto sobre la vivienda" al ser "un muro insalvable en el trabajo social".

Para el responsable de Cáritas en Navarra, estos son dos de los problemas "más graves" que está dejando la pandemia en Navarra, un tiempo en el que, además, "no se ha solucionado ninguno de los problemas sociales" que había, sino que "se han acentuado algunos de los que ya éramos conscientes y ha puesto de relieve otros a los que no les estábamos dando importancia".

En este sentido, Iriarte ha advertido de la brecha digital que está generando la pandemia y ha remarcado que está afectando "no sólo a las personas excluidas, sino también a muchas incluidas". En su opinión, "lo más grave de esta exclusión es que no la está produciendo el capital, sino la administración pública, tanto del Estado como de Navarra, que son los responsables de la no atención presencial".

En este punto, ha remarcado que "esto no afecta sólo a usuarios, sino también a instituciones como Cáritas", ya que, por ejemplo, desde la Oficina de Extranjería "se indicaba a la gente que Cáritas hacía los trámites que no estaban haciendo ellos".

Según ha expuesto Iriarte, "eso provocó que los lunes y martes, el 80-90% de las llamadas a Cáritas para pedir cita fueran para pedir ayuda para hacer gestiones de extranjería". "Ese volumen nos colapsaba la institución, prácticamente estábamos solo para eso, para hacer lo que no estaban haciendo otros que les correspondería hacer", ha subrayado.

Ante esta situación, ha explicado que han decidido cerrar temporalmente esa gestión, ya que, según ha dicho, el papel de Cáritas "no es convertirnos en un gestor de trámites burocráticos, sino ayudar a las personas excluidas".

 30 de noviembre de 2020, la institución había atendido en la Comunidad foral a 5.928 personas, un 8 % menos que el pasado año, aunque ha incrementado su intervención en los procesos de acompañamiento, recursos residenciales, del centro de día y del servicio de Inmigración.

Iriarte ha atribuído el descenso de las personas atendidas al "confinamiento y al cierre de fronteras" que ha frenado la llegada de personas a Navarra, donde durante el Estado de alarma (del 14 de marzo al 21 de junio) Cáritas atendió a 2.380 personas, de las que 1.161 fueron en el servicio de acogida, 478 en el de Empleo, 83 en Vivienda, 597 en Inmigración, 145 en el Centro de día y 144 en el Comedor.

Ha explicado que en ese periodo se incrementaron "sustancialmente" las ayudas monetarias para alimentación, alquileres y productos de higiene, y ha incidido en que "durante todo el estado de alarma mantuvimos la atención a nuestros usuarios. Atendimos de forma diferente, pero atendimos", ya sea con comida envasada para llevar desde el comedor, que se cerró, o de forma telefónica desde el Centro Ocupacional, y presencialmente en los programas que siguieron abiertos, como el Centro de día y las dos Residencias.

El origen de las personas que atienden por primera vez es de Navarra un 29,49 %, del país de nacimiento un 45,41 %, de otro país un 3,37 %, y de otras comunidades autónomas el 21,73% (de Madrid, Cataluña y Euskadi, principalmente), dato este último que se ha duplicado respecto al pasado año y que Iriarte ha atribuido a la diferencia de "condiciones de coberturas que se dan en un sitio y en otro" y a la denegación del Ingreso Vital Mínimo.

También ha señalado que más del 52% de las personas que atiende Cáritas vive en pisos compartidos (en habitaciones alquiladas, en casas de familiares, amigos), "en muchos casos más de una persona por habitación" en una situación de "hacinamiento", por lo que ha llamado "a los políticos" a procurar "un gran pacto sobre la vivienda, a medio y largo plazo" para que en las próximas décadas el de la vivienda no seas el "muro insalvable" que es hoy.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Caritas alerta de una nueva marginación que afecta a la ciudadanía navarra a raíz de la pandemia