• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 15:39

 

 
 

SOCIEDAD

Proponen derogar en Navarra la ley de órganos rectores de fundaciones: "La obra social conlleva nuevos retos"

Han planteado introducir una enmienda de adición al anteproyecto de Ley foral de Fundaciones.

Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS
Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS

Representantes de la Fundación Caja Navarra han propuesto este miércoles en el Parlamento foral la derogación de la Ley Foral 2/2014 por la que se regulan los órganos rectores de determinadas fundaciones, una vez que la entidad pierda la condición de fundación bancaria.

Javier Miranda, presidente de la Fundación, ha explicado en sesión de trabajo parlamentaria que el patronato está integrado por cinco representantes del Gobierno de Navarra, tres del Parlamento de Navarra y uno del Ayuntamiento de Pamplona. En 2017 tomaron posesión y el próximo 21 de julio de este año finaliza su mandato.

Miranda ha afirmado que la obra social del siglo XXI "conlleva nuevos retos y estos solo se pueden afrontar desde la reflexión y la acción en común", ha considerado que actualmente la sociedad navarra reconoce en la Fundación "una institución en contacto con la realidad, útil y solvente".

Este año, ha dicho, la Fundación tiene un presupuesto de 8,7 millones, sobre todo por la caída del dividendo de Caixabank, lo que "ha sido demoledor", frente a los 11,2 de 2020. Su patrimonio es de 184,5 millones, 26,5 de patrimonio no financiero y 158 de patrimonio financiero.

Miranda ha recordado que, en breve, Fundación Caja Navarra perderá su condición de fundación bancaria y pasará a ser una fundación ordinaria y entonces "no existirá ninguna particularidad por la cual deba sujetarse a un régimen normativo diferente al resto de entidades con las que comparte naturaleza jurídica".

La ley de 2014, ha apuntado, fue aprobada en el Parlamento foral inmediatamente después de la integración de Banca Cívica en Caixabank, lo que significó la desaparición de Caja Navarra y eso "generó en la ciudadanía navarra un sentimiento de indignación y rechazo".

"CONTROLAR LOS DESIGNIOS DE LA ENTIDAD"

La respuesta del Legislativo, ha agregado, fue la aprobación de una norma que, "dadas las circunstancias, pudo tener esa finalidad apaciguadora y visibilizadora de una reacción institucional para controlar los designios de la entidad".

En este sentido, ha comentado que la ley ha estado vigente siete años y ahora "aquel estado de agitación social e indignación ya no pervive en la ciudadanía" y lo dispuesto en la ley, que no ha podido ser aplicada al tratarse de una fundación bancaria, puede ser cumplido a su juicio por medio de los propios estatutos de la entidad.

Para Miranda, la aplicación de la ley foral cuando deje de ser una fundación bancaria implicaría "un cambio drástico" en el modelo organizativo y operativo de la Fundación Caja Navarra, que provocaría una afectación "muy significativa" en el funcionamiento ordinario de la entidad. Además, ha añadido, existen "dudas de interpretación y de aplicación" de la ley en ese contexto.

Por ello, ha planteado "establecer un marco normativo adecuado para la Fundación Caja Navarra" y ha propuesto introducir una enmienda de adición al anteproyecto de Ley foral de Fundaciones, actualmente en trámite, para la derogación de la ley de 2014.

GRUPOS PARLAMENTARIOS

Blanca Regúlez, de Geroa Bai, ha afirmado que, si bien comparten la preocupación por la situación que puede darse en la entidad cuando deje de ser fundación bancaria, la derogación de la ley les genera "dudas jurídicas y prácticas", por lo que este asunto debe abordarse con todas "las cautelas posibles".

Por EH Bildu, Arantxa Izurdiaga ha propuesto "abrir un debate público y transparente" sobre el futuro de la entidad y no ha considerado que el paso a ser una fundación ordinaria sea "lo más adecuado" para mantener un control y una supervisión pública de la Fundación.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha asegurado que esta propuesta de derogación de la ley es "un intento de emancipación de esta Cámara y nos da un poco de pena", por lo que ha planteado buscar un "punto medio" entre la derogación total y el mantenimiento de la situación actual.

Marisa de Simón, de I-E, ha destacado que no entiende que la Fundación pretenda eludir el control público con su propuesta, pero ha reconocido que no tienen "muy claro" si procede derogar la ley, por lo que ha planteado una ampliación de plazo de tramitación de la nueva ley para estudiar este asunto.

El parlamentario de Na+ Juan Luis Sánchez de Muniain ha opinado que la ley de 2014 es "una legislación inservible, lo era en el momento en que se hizo y lo es ahora", ya que se aprobó "en caliente" o "a la contra" y "no pudo aplicarse porque no había competencia para ello", por lo que ha respaldado su derogación.

Por el PSN, Inma Jurío también ha mostrado sus dudas jurídicas al respecto, ya que, si bien "la ley nunca se ha aplicado" cuando la entidad ha sido fundación bancaria, desconoce si la legislación de 2014 "deja de tener un valor absoluto" en la nueva situación.

En su turno de réplica, Miranda ha explicado que "no nos queremos ir de casa, trasladarnos a otro espacio diferente al que le corresponde a la fundación", pero ha insistido en que todos los criterios de la ley de 2014 se podrían garantizar por la vía de los estatutos o por una vía intermedia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Proponen derogar en Navarra la ley de órganos rectores de fundaciones: "La obra social conlleva nuevos retos"