• lunes, 02 de agosto de 2021
  • Actualizado 11:08

 

 
 

VIVIENDA

¿Buscas comprar o alquilar una casa en Navarra? Aquí van nueve consejos

Se ha editado una guía con pautas que puede ayudar en la compra de viviendas.

 Okupas en casas de verano: ¿Cómo actuar ante una okupación de mi vivienda?
Imagen de unas llaves en la puerta de casa. ARCHIVO

Prácticamente uno de cada cinco navarros -19%- tiene pensado comprar o alquilar una vivienda en los próximos años, según señala una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. De ellos, un 43% pretende comprar su primera casa, un 16% comprar una segunda vivienda y un 3% pretende comprar un inmueble como inversión. Un 38% tiene la idea de alquilar una vivienda para vivir.

En el caso de ser joven, te recomendamos leer esta explicación que elaboramos desde Navarra.com para explicar las ayudas de alquiler que puedes recibir.

Irache ha editado una guía con cuestiones que pueden ser importantes a la hora de emprender la compra de una vivienda. Estas son algunas de las pautas que ofrece:

1. Valorar la vivienda en función de las necesidades. No es lo mismo comprar una casa para vivir en ella una familia de cinco miembros, que para una pareja o una persona sola.

Además de las características de la propia vivienda, como su antigüedad, calidad de materiales, espacio, distribución, o prestaciones que ofrece, habrá que estudiar las ventajas y desventajas de su ubicación (cercanía a centros escolares, de trabajo, servicios y comercios cercanos, parques…). En cualquier caso, dado el importe de estas operaciones, siempre conviene analizar el mercado, estudiar detenidamente la oferta y no dejarse llevar por las prisas que en muchas ocasiones muestran los vendedores por cerrar la transacción.

2. Asegurarse de que se cuenta con financiación antes de comprar. Antes de cerrar un acuerdo de compra de una vivienda es imprescindible asegurarse de que económicamente se puede afrontar, especialmente si se va a firmar antes un contrato de arras. Hay que conocer si se cuenta con el respaldo financiero de una entidad bancaria, que pueda concedernos en su momento un préstamo hipotecario para la operación, y si se cuenta con el capital necesario que no cubre el préstamo.

Tenga en cuenta que, si firma un contrato de reserva o de arras sobre una vivienda, y posteriormente no puede llevar a cabo la compra, se aplicarán las consecuencias previstas en el contrato, que habitualmente conllevan la aplicación de penalizaciones, que ascienden a miles de euros.

3. No se decida sin visitar la vivienda. No es recomendable decidirse por ninguna vivienda si antes no ha podido visitarla. Tenga en cuenta que las afirmaciones de un vendedor pueden ser interesadas o, cuando menos, subjetivas. Es necesario que usted pueda comprobar toda la información ‘in situ’. Además, debe tomarse el tiempo que usted necesite y solventar todas las dudas que tenga.

En compras de decenas de miles de euros no es admisible que nos metan prisa o no nos den el tiempo que necesitemos para comprobar cualquier cuestión. Haga tantas visitas como necesite, mejor en diferentes momentos, para calibrar la luz natural, ruidos, tráfico, temperatura u otras cuestiones. Suele ser conveniente que le acompañe algún profesional del sector de su confianza (arquitecto, aparejador, albañil…) que le ayude a detectar posibles problemas.

4. Plasmar fecha de entrega y penalización por retraso. En el contrato de compraventa deben constar todos los datos fundamentales de la operación (descripción detallada y características de la vivienda, datos del comprador y del vendedor, precio y forma de pago…).

No puede faltar la fecha de entrega. Es especialmente importante en las viviendas aun sin concluir. De esta forma, ante un posible retraso, el consumidor podrá, en su caso, reclamar una compensación. De hecho, lo más conveniente es que el contrato determine una penalización concreta por cada día de retraso sobre la fecha de entrega pactada.

5. Observar todos los detalles. La visita a la vivienda debe realizarse con tranquilidad, y a poder ser, en una hora con mucha iluminación. Hace falta tiempo para comprobar todos los elementos: ventilación en baños y cocina, estado de azulejos, funcionamiento de radiadores, luces, agua caliente, remates, estado de puertas y cerramiento de ventanas, conocer los tabiques y muros de carga ante hipotéticas reformas…

Cualquier elemento en mal estado puede suponer una rebaja de precio. Si el vendedor, en lugar de efectuar una rebaja, se ofrece a reparar los defectos, es muy importante que conste por escrito. Si se van a dejar muebles, es importante que también se detalle por escrito.

6. Fijarse también en el edificio. Además de la propia vivienda es importante estudiar el estado del edificio en el que se encuentra. Si ha sido reformado recientemente, con cuántos ascensores cuenta, aspecto de la fachada, accesibilidad o presencia de barreras, cuarto de bicicletas, trasteros…

Nunca está de más hablar con algún vecino por si le puede advertir sobre algún problema o aclarar cualquier cuestión. Esto es especialmente aconsejable en cuanto a posibles vecinos conflictivos, especialmente si son contiguos o cercanos a la vivienda en la que estamos interesados, o a locales ruidosos.

7. Comparar préstamos en diferentes bancos. Es muy recomendable acudir a diferentes bancos, negociar y así poder optar por la entidad más ventajosa. Por ello, conviene empezar a hacerlo con cierta antelación. Antes de aceptar, hay que saber si cuento con los ahorros necesarios para pagar el coste que no cubre el préstamo, incluidos impuestos de la operación.

Conviene valorar detenidamente el interés, si es variable o fijo y cualquier otra comisión que me apliquen. También es aconsejable fijarse en los productos o seguros vinculados y calibrar el coste que me van a suponer frente a la bonificación que me dan. Otro punto importante es entender la importancia y las consecuencias de incluir avalistas en el préstamo.

8. Asegurarse del estado de deudas de la vivienda. Pida la cédula de habitabilidad de la vivienda para asegurarse de que cumple los requisitos legales para vivir en ella. También el certificado energético.

En el caso de vivienda de segunda mano, es importante acudir al Registro de la Propiedad y que le certifiquen si la vivienda cuenta con una hipoteca y hasta qué plazo, si hay alguna otra deuda o embargo sobre ella o cualquier situación litigiosa que le pueda afectar. También conviene pedir una certificación del presidente de la comunidad de propietarios que constate que la vivienda está al corriente de todos los pagos, y preguntarle si existe alguna derrama aprobada, así como asegurarse de que no se espera afrontar grandes obras (como instalación de ascensor o reforma de la fachada) en un futuro próximo. También es recomendable solicitar al vendedor el recibo de la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

9. Contar con los impuestos. No vale con contar solo con el precio de venta de la vivienda, ya que los impuestos y gastos de la operación también suponen un coste, que en caso de vivienda nueva puede rondar el 12% del precio, pero que en cualquier caso varía en función del coste de la transacción. Normalmente hay que abonar gastos de notaría, registro de la propiedad y gestoría, por la compra de la vivienda. También, si es vivienda nueva, se abonará el IVA, y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Si es de segunda mano, se abonará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Buscas comprar o alquilar una casa en Navarra? Aquí van nueve consejos