• jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:07

 

 
 

SALUD

Preparado para cualquier incidente en vacaciones: cómo hacer un buen botiquín de viaje

La farmacéutica navarra Cinfa da las claves y los objetos imprescindibles para que un susto en las vacaciones no acabe con el viaje.

Botiquín de primeros auxilios ARCHIVO
Botiquín de primeros auxilios ARCHIVO

Llega el verano y las vacaciones, época para disfrutar, descansar y viajar. Aun así, hay que estar preparado ante cualquier imprevisto y posibles sustos, por ello dentro del equipaje siempre es recomendable tener un buen botiquín de viaje.

La farmacéutica navarra Cinfa destaca, en este sentido, que "muchas veces obviamos la necesidad de llevar en nuestro equipaje un pequeño botiquín de salud porque priorizamos incluir otros objetos o ropa pero debemos saber que imprevistos como una intoxicación alimentaria, una picadura o un resfriado pueden sufrirse en cualquier momento y lugar y son contratiempos que pueden dar al traste con nuestros días de descanso".

Por eso, como recomienda el laboratorio, para prevenir o hacer frente a estas complicaciones en el equipaje no debe faltar un botiquín con las soluciones adecuadas.

En primer lugar, Cinfa recomienda que "antes de lanzarnos a meter elementos en el botiquín de viaje, hay que planificar su contenido" teniendo en cuenta "patologías crónicas". En sentido, destaca que es importante llevar "cantidad suficiente de la medicación que se tome regularmente", así como "informes médicos o recetas". 

Por otro lado, también destaca tener "información sobre el destino". "Lo aconsejable es consultar sobre los riesgos de salud asociados al sitio que vayamos a visitar, además de informarnos con antelación en un Centro Internacional de Vacunación sobre las vacunas requeridas para viajar a destinos tropicales o exóticos", resalta la empresa navarra.

Por último, Cinfa remarca que es "mejor priorizar los medicamentos que pueden ser difíciles de encontrar frente a otros elementos, como vendas o algodón, que, en un momento dado, podemos encontrar fácilmente en puntos de venta".

LAS 10 NECESIDADES DEL BOTIQUÍN

El contenido de un botiquín de viaje debe abarcar" todo tipo de contratiempos menores relacionados con la salud y la posible manera de solucionarlos".

  • Heridas o cortes:

Son percances más o menos leves que pueden ocurrir en cualquier momento y ante los que hay que actuar rápidamente lavando la herida, secándola, desinfectándola y protegiéndola. Para ello, necesitarás agua oxigenada o alcohol, un antiséptico, vendas o gasas, esparadrapo y, si es posible, guantes estériles.

  • Catarros y dolores de cabeza, menstruales o musculares:

Para evitar que un resfriado, una jaqueca o el periodo te amarguen las vacaciones, lleva en tu botiquín antiinflamatorios y analgésicos. En el caso de golpes, es recomendable también tenerlos en formato de crema o gel. Tampoco sobra un termómetro, que te permitirá controlar posibles estados febriles.

  • Desórdenes gastrointestinales:

En vacaciones, se multiplica el riesgo de ingerir líquidos o alimentos en mal estado, sobre todo si se viaja a países en vías de desarrollo. Para combatir la diarrea, necesitarás llevar en tu botiquín antidiarreicos, así como suero (soluciones de rehidratación oral con glucosa y sodio) para reponer las sales y minerales perdidos en episodios de vómitos y evitar la deshidratación. Si el cambio de aires da lugar al molesto estreñimiento, pueden ser muy útiles los laxantes, aunque solo debes tomarlos si es estrictamente necesario.

  • Quemaduras solares:

Elijamos un destino de playa, montaña o cultural, en vacaciones siempre pasamos más tiempo al aire libre. Por este motivo, en tu equipaje no deben faltar fotoprotectores de factor 30 o superior que te protejan frente a las radiaciones UVA, UVB e IR-A. Si viajas con niños, la protección debe ser al menos de factor 50 y de uso pediátrico. También es recomendable llevar labiales con protección solar.

  • Picaduras de mosquitos y otros insectos o animales:

En vacaciones, es necesario protegerse de los mosquitos, tanto para evitar los molestos picores e inflamaciones que causan sus picaduras, como para prevenir las enfermedades que algunas especies tropicales pueden transmitir. Para ello, lleva contigo un repelente de insectos que contenga dietiltoluamida (DEET).

  • Problemas en los pies:

Dado que en vacaciones se camina mucho más y que es habitual que haga más calor, nuestros pies salen a menudo mal parados. Llevar en el botiquín tiritas o apósitos te ayudará a aliviar el dolor de posibles rozaduras y ampollas por el uso de zapatillas o sandalias.

  • Mareos:

En vacaciones, nunca se sabe cuándo nos enfrentaremos a un movido viaje por carretera o cuándo tendremos la oportunidad de navegar o realizar actividades acuáticas. Por ello, aunque no seamos propensos a marearnos, llevar algún producto para prevenir el mareo puede ahorrarnos malos momentos.

  • Alergias:

Las personas que padecen alergias deben estar siempre preparadas para afrontar los síntomas de un ataque -congestión nasal, picor en los ojos y el paladar, rinitis, estornudos…- durante sus viajes. Por este motivo, en el botiquín de una persona alérgica, nunca deben faltar los antihistamínicos y corticoides recetados por su médico.

  • Insomnio producido por el jet-lag:

Tras un vuelo de larga distancia, el reloj interno de la persona tiende a prevalecer frente al nuevo huso horario, sobre todo cuando se viaja hacia el este. Para combatir el insomnio y la somnolencia, lleva en tu botiquín complementos alimenticios con melatonina, una hormona que regula los ritmos corporales y ayuda a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.

  • Medicación habitual:

Uno de los peores percances que pueden sucedernos en un viaje es, en caso de sufrir una enfermedad crónica, quedarnos sin los fármacos que necesitamos diariamente y sin posibilidad de acceder a una farmacia u hospital. Por ejemplo, si padeces diabetes, asma o hipotiroidismo, es muy importante que lleves las dosis suficientes para cubrir tus necesidades durante todos los días que vayas a estar fuera de casa.

CARACTERÍSTICAS

Además de prestar atención al contenido del botiquín, Cinfa señala que hay "otras características secundarias" que tener en cuenta:

  • Seguridad: El neceser, caja o bolsa que usemos como botiquín de viaje debe ser resistente y ligero, para evitar que los medicamentos se rompan o se deterioren.
  • Transporte: Es preferible llevar el botiquín en el equipaje de mano, por si durante el propio viaje necesitáramos alguna medicación o elemento para atender imprevistos.
  • Almacenaje: Tanto en la maleta como una vez lleguemos a nuestro destino, hay que guardarlo en lugares sin demasiadas variaciones de temperatura o humedad.
  • Medicamentos: No los guardes sueltos o solo con el blíster; debes conservarlos en su embalaje original, con su prospecto, y junto con la receta o el informe médico, especialmente si padeces alguna enfermedad crónica.
  • Información útil: No está de más incluir dentro del botiquín un papel con las indicaciones sobre los hospitales y centros sanitarios más cercanos (teléfonos y dirección).
  • Al día: Es básico mantener tu botiquín actualizado. Una vez al año y siempre antes de viajar, revisa los medicamentos y otros artículos por si estuvieran caducados o en mal estado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Preparado para cualquier incidente en vacaciones: cómo hacer un buen botiquín de viaje