• lunes, 02 de agosto de 2021
  • Actualizado 20:47

 

 
 

SOCIEDAD

Estructurado, carnoso y con volumen: una bodega de Tierra Estella presenta su nuevo vino de producción limitada

El vino se presenta en una elegante etiqueta que integra todos los elementos que identifican su procedencia.

Bodegas Irache presenta Prado de Irache 2018, su vino Denominación de Origen Protegida Pago. BODEGAS IRACHE
Bodegas Irache presenta Prado de Irache 2018, su vino Denominación de Origen Protegida Pago. BODEGAS IRACHE

Bodegas Irache ha elaborado Prado de Irache, un vino Denominación Protegida Pago (D.O.P.) del que han presentado al mercado una producción limitada de 4.177 botellas. Este es el primero de los nuevos proyectos de la centenaria bodega de Tierra Estella que tiene previsto presentar en la primera mitad de este 2021.

Prado de Irache 2018 es un vino que representa la máxima expresión del terruño del que proviene con una selección de uvas cosechadas manualmente de tempranillo, merlot y cabernet sauvignon.

Desde tiempos inmemoriales, por sus viñedos ha transcurrido el Camino de Santiago, testigo silencioso del peregrinar a través de los tiempos, y se convirtió para los peregrinos, en los meses de septiembre a noviembre, en delicioso sustento con sus uvas dulces y maduras.

Una finca rica en historia, de larga tradición vínica y cuyos viñedos se encontraban a los pies de la bodega del Monasterio de Irache, que mantiene hoy su tradición al elaborar únicamente un excepcional, un vino de D.O.P Pago, exclusivamente con las uvas que pertenecen a este Pago.

Prado de Irache es el resultado de una vendimia prolongada por las cálidas temperaturas y por la ausencia de accidentes meteorológicos, una fermentación en depósito de acero y de hormigón, una crianza de dieciséis meses en barricas de roble francés y de al menos otros 18 meses de botella.

Este vino se presenta en una elegante etiqueta que integra todos los elementos que identifican su procedencia: la Cruz de Santiago, la concha del peregrino, el león rampante de Irache, una caligrafía de recuerdos medievales y todo ello fusionado con el rosetón y los arcos del majestuoso Monasterio que le da su nombre.

Prado de Irache ha sido elaborado por el director técnico Javier Gil, integrante del equipo que dirige el enólogo Jean-Marc Sauboua, y aprecian en él un color rojo cereza picota; en nariz resulta intenso con predominio de frutas del bosque con notas tostadas y sensaciones dulzonas en segundo plano. En boca es estructurado, carnoso y con volumen, a la vez amable, de intenso retrogusto y final inigualable.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Estructurado, carnoso y con volumen: una bodega de Tierra Estella presenta su nuevo vino de producción limitada