SOCIEDAD

La Once aprueba en Navarra el bastón blanco y rojo para reconocer a personas sordociegas

Ha sido incorporado con el fin de que los transeúntes les puedan reconocer fácilmente cuando caminan y ayudarles en sus desplazamientos.

Francisco Trigueros y Valentín Fortuín con los bastones
Francisco Trigueros y Valentín Fortuín con los bastones

El presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Navarra, Valentín Fortún, y el presidente de la Federación de asociaciones de personas sordociegas de España (FASOCIDE), Francisco Trigueros, han presentado esta mañana oficialmente en la Delegación Territorial de la ONCE en Navarra, el bastón blanco y rojo como elemento distintivo de las personas sordociegas.

Las personas sordociegas en España son atendidas por la ONCE como cualquier otra persona afiliada. Desde hace unos años cuentan con voz propia en el tejido asociativo de las personas con discapacidad, por haberse vertebrado en asociaciones a lo largo de todo el estado, y que culminaron hace 10 años con la constitución de su Federación estatal: FASOCIDE.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Personas Sordociegas de España, es una entidad sin ánimo de lucro que comenzó su actuación en el año 2011 y que desde entonces lucha cada día por conseguir que las personas sordociegas se sientan integradas en la sociedad.

"Los fines de la entidad son los de buscar, crear y fomentar actuaciones que permitan cubrir las necesidades específicas de las personas sordociegas en todos los ámbitos, para mejorar su calidad de vida, procurando su desarrollo humano, intelectual y social", afirma la entidad en una nota.

La Federación está liderada por las propias personas sordociegas, siendo estas las que ocupan los cargos de responsabilidad en las juntas directivas y en las diferentes comisiones.

UNA DISCAPACIDAD QUE GENERA NECESIDADES ESPECIALES

Desde la Federación explican que la sordoceguera es una discapacidad que resulta de la combinación de dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva), que genera en las personas que la padecen problemas de comunicación únicos y necesidades especiales derivadas de la dificultad para percibir de manera global, conocer, y por tanto interesarse y desenvolverse en su entorno.

Algunas personas sordociegas son totalmente sordas y ciegas, mientras que otras tienen restos auditivos y/o visuales. El efecto de incomunicación y desconexión con el mundo que produce la combinación de las dos deficiencias es tal, que la persona sordociega tiene graves dificultades para acceder a la información, a la educación, a la capacitación profesional, al trabajo, a la vida social y a las actividades culturales.

En la actualidad, las personas sordociegas pueden ser fácilmente reconocidas por la sociedad gracias al bastón rojo-blanco, símbolo identificativo de este colectivo.

"Este elemento ha sido incorporado en sus vidas dada la importancia que tiene que los transeúntes les puedan reconocer fácilmente cuando caminan y ayudarles en sus desplazamientos. Por esto, sabemos que la difusión sobre este símbolo que les identifica es de vital importancia", ha concluido la entidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Once aprueba en Navarra el bastón blanco y rojo para reconocer a personas sordociegas