• viernes, 27 de mayo de 2022
  • Actualizado 20:37

 

 
 

SOCIEDAD

Aumentan un 46 % las llamadas al Teléfono de la Esperanza en Navarra, muchas por situaciones de riesgo vital

Actualmente los adolescentes ya "se atreven a llamar e incluso a personarse", según ha señalado la psicóloga Paula Fuentes.

Los parlamentarios Mikel Buil, Bakartxo Ruiz, Fernando García, Nuria Medina, Alfonso Echávarri y Javier García con responsables del Teléfono de la Esperanza.
Los parlamentarios Mikel Buil, Bakartxo Ruiz, Fernando García, Nuria Medina, Alfonso Echávarri y Javier García con responsables del Teléfono de la Esperanza.

La Comisión de Políticas Sociales del Parlamento de Navarra ha visitado este viernes la sede del Teléfono de la Esperanza, que ha registrado 3.673 llamadas, un 46,33 % más, en los nueve primeros meses de este año.

En la visita, los miembros de la Comisión han sido recibidos por Fernando García, presidente del Consejo de Centro; Teresa Gil, vicepresidenta; y Alfonso Echávarri, coordinador de programas y psicólogo, entre otros.

García, en la reunión mantenida con los parlamentarios, ha expuesto la estrategia y el modelo de gestión de un servicio dirigido a la "promoción de la salud entre personas con crisis emocional, desde una concepción gratuita, anónima y personalizada".

El Teléfono de la esperanza cuenta con 105 voluntarios que, antes de atender de forma desinteresada a las personas que llaman, se preparan durante año y medio para desempeñar esta labor.

"SOLO CON VOLUNTAD NO BASTA"

"A partir de ahí la formación es continua, porque solo con voluntad no basta. Hay que hilar muy fino, pues a veces las crisis son muy profundas y la responsabilidad es enorme. Su misión es hablar poco y escuchar mucho", ha señalado.

El Teléfono de la Esperanza ha registrado un notable incremento de llamadas este año, aunque la psicóloga Paula Fuentes ha destacado que, al margen de la cifras, lo más significativo es que "un porcentaje reseñable de casos se corresponde con situaciones graves, de riesgo vital y afecta a gente de todas las edades y escalas sociales".

En ese sentido, se ha referido a la demanda experimentada entre el colectivo de adolescentes, que "ahora se atreven a llamar e incluso a personarse. Nos han conocido a través de alguna charla y ya no nos ven como un servicio exclusivamente dirigido a personas mayores. Eso es bueno. Por lo demás y dado que con las cifras hay que ser muy cautos, el año que viene veremos si el aumento de llamadas es o no coyuntural".

En relación a la financiación del centro, Echavarri ha desvelado que la subvención que vienen recibiendo del Gobierno de Navarra en los últimos tres o cuatro años ronda los 70.000 euros, aunque en el pasado llegaron a percibir hasta 120.000.

FALTA DE APOYO DE LOS AYUNTAMIENTOS

"No acostumbramos a traducir nuestra labor en números, pero nos gustaría ingresar algo más, entre otras cosas porque nuestra área de psicología está acreditada desde enero de 2014 como centro sanitario, con el consiguiente ahorro para la sanidad pública", ha afirmado Echavarri, que ha destacado que este año el departamento de Psicología ha atendido 162 casos.

García, por su parte, ha indicado que la falta de apoyo de los ayuntamientos les ha obligado a centralizar todos los servicios en la sede de Pamplona: "No ha sido posible continuar llevando fuera nuestros recursos porque, aunque la acogida de la gente ha sido estupenda en localidades como Tudela, Estella o Tafalla, no teníamos ni para pagar el combustible. También hemos notado que a nuestros cursos cada vez viene más gente de los pueblos".

Según datos facilitados por el equipo gestor del Teléfono de la Esperanza, el número de personas inscritas en los cursos y talleres organizados para el curso 2016-2017 es de 457. Los más demandados son los denominados Conocerse para crecer, Programa Entre Amigos, Autoestima afectiva y Autoestima. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Aumentan un 46 % las llamadas al Teléfono de la Esperanza en Navarra, muchas por situaciones de riesgo vital