• sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:40

 

 
 

SALUD

¿Sabes actuar ante un atragantamiento? La sencilla maniobra que salva vidas

Estos primeros auxilios son esenciales para evitar que niños y mayores puedan sufrir consecuencias graves tras un atragantamiento.

Imagen de una mujer atragantada durante una comida familiar mientras tratan de ayudarle ARCHIVO
Imagen de una mujer atragantada durante una comida familiar mientras tratan de ayudarle. ARCHIVO

Nadie está a salvo de sufrir un atragantamiento por cualquier causa. Actuar con decisión y rapidez es indispensable para que no se produzcan daños graves en la persona que lo sufre o incluso para salvar su vida.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define el atragantamiento como la acción de “ahogar o producir ahogo al detenerse algo en la garganta”, bien sea por un cuerpo extraño o un alimento que obstruye las vías aéreas.  

Generalmente, los atragantamientos se generan cuando la persona se encuentra comiendo o bebiendo y son más habituales entre los niños y en las personas adultas que padecen algún tipo de problema neurológico.

No obstante, las vías respiratorias también pueden quedar obstruidas si los menores ingieren piezas pequeñas de juguetes u otros elementos de menor tamaño.

 

Según el Colegio Oficial de Enfermería en Navarra, dentro de los atragantamientos se pueden distinguir dos tipos: leve o grave.

En caso de la obstrucción leve se produce movimiento de aire y la persona que lo sufre puede hablar, toser o respirar. En cambio, cuando se ocasiona un atragantamiento grave, el paciente no puede hablar ni respirar, se genera un color azulado en uñas, labios y lengua e incluso puede reducirse el nivel de consciencia.

En este último caso resulta ‘vital’ actuar inmediatamente para evitar la falta de oxígeno e incluso la muerte.

No poder hablar, toser o llevarse las manos a la garganta son algunos de esos signos que alertan de que puede estar produciéndose un atragantamiento.

Un hecho que se verá prácticamente confirmado si la persona se encontraba comiendo, bebiendo o, en el caso de los niños, jugando con algún tipo de piezas pequeñas.

 

¿QUÉ HACER?

Según el Colegio de Enfermería, lo primero que hay que intentar es animar a que la persona atragantada tosa para así poder expulsar el cuerpo que se ha quedado atorado en las vías respiratorias.

Si con esta primera acción no mejora, lo segundo que debe realizarse es la conocida como maniobra de Heimlich (ilustración abajo). Una técnica que varía en función de si la persona atragantada es un bebé, un niño o una persona adulta.

Si la persona se encuentra inconsciente, señalan desde la Organización Colegial de Enfermería, es necesario colocar sobre el suelo o una superficie plana, llamar al teléfono de Emergencias (112) e iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

En cualquier caso, mientras se realizan estas maniobras es importante estar pendientes de si el cuerpo extraño se expulsa o puede verse en la garganta para tratar, con cuidado, de sacarlo. Sin embargo, en ocasiones, el alimento o cuerpo extraño se desplaza hacia los bronquios y es necesario el traslado a un centro hospitalario.

 

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR UN ATRAGANTAMIENTO?

En el caso de los adultos es importante masticar bien los alimentos y comer sin grandes distracciones.

Desde el Colegio de Enfermería señalan que también hay que tener especial cuidado si se ríe, se discute o se habla de forma animada mientras se come o se bebe.

 En este sentido, se desaconseja el consumo de alcohol en exceso antes y durante las comidas y animan a prestar especial atención al consumir determinados alimentos que puedan tener forma esférica como caramelos, frutos secos, aceitunas, uvas...

De igual manera, se insta a extremar la precaución con la no recomendable actividad de usar la boca para sujetar objetos como capuchones de bolígrafos o palillos.

Para los bebés y niños resulta esencial que aprendan a comer de forma correcta. Sin prisas y sin moverse por el espacio.

Asimismo, no se debe permitir que otras personas le den juguetes o alimentos si no están bajo supervisión. Además, entre las recomendaciones destaca la de no dar a menores de 3 años frutos secos o alimentos esféricos duros. De hecho, el 90 % de los atragantamientos en menores de 3 años se producen por la ingesta de frutos secos.

Respecto a los juguetes, conviene respetar la edad recomendada por el fabricante y es necesario supervisar su buen estado para evitar que algunas piezas se fragmenten y se separen pudiendo producir una obstrucción de las vías respiratorias.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Sabes actuar ante un atragantamiento? La sencilla maniobra que salva vidas