PREMIUM  SOCIEDAD

Sangüesa recuerda a los dos policías asesinados por ETA: "Que no se olvide que aquí murieron dos personas"

Autoridades y representantes de todos los cuerpos policiales se han dado cita para mantener viva la memoria de Bonifacio Martín y Julián Embid. 

Las viudas de Bonifacio Martín y Julián Embid han colocado un ramo de flores en el monolito que recuerda a sus maridos, asesinados por la banda terrorista ETA en 2003. PABLO LASAOSA
Las viudas de Bonifacio Martín y Julián Embid han colocado un ramo de flores en el monolito que recuerda a sus maridos, asesinados por la banda terrorista ETA en 2003. PABLO LASAOSA  

Con el mismo dolor que aquel 30 de mayo de 2003, Sangüesa ha recordado a Julián Embid Luna y Bonifacio Martín Hernández, agentes del Cuerpo Nacional de Policía asesinados por ETA con una bomba adosada a los bajos de su coche. 

En un sencillo acto con presencia de cuerpos policiales y autoridades, el todavía alcalde de la localidad, Ángel Navallas (IU), ha recordado el "acto brutal e injusto" que se llevó por delante la vida de los dos policías.

Lo ha hecho después de que sonara el himno nacional, que políticas como Ainhoa Aznárez (Podemos) o Ana Ollo (Geroa Bai) no han querido aplaudir, a pesar de que ese mismo odio a España fue lo que llevó a la banda terrorista a terminar con la vida de los dos agentes. 

Un año más no ha asistido la presidenta del Gobierno Uxue Barkos, ni ninguno de sus socios de Bildu en el Gobierno foral que abandonará en pocos días. 

Las dos viudas de los policías, Mari Carmen Pérez y Ana Isabel Ortigosa, han leído unas sencillas palabras de agradecimiento llenas de emoción, en las que han agradecido al pueblo de Sangüesa que se mantuviera el acto de recuerdo a sus esposos. "Aquí fallecieron dos personas y hubo otros dos heridos. Queremos dar las gracias a todos los compañeros y pedimos que nunca jamás se olvide lo ocurrido", han señalado. 

El jefe de Policía Nacional en Navarra, Francisco López Canedo, ha entregado un pequeño detalle y un ramo de flores a ambas, mientras sonaba un violonchelo interpretado por Dorota Pukonnik. 

Acto seguido se han colocado varios ramos de flores en el monolito. El consistorio de Sangüesa había puesto uno a primera hora, mientras que el Gobierno foral, la Delegación del Gobierno y las propias familias lo han hecho al término del acto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sangüesa recuerda a los dos policías asesinados por ETA: "Que no se olvide que aquí murieron dos personas"