• martes, 26 de octubre de 2021
  • Actualizado 14:59

 

 
 

SOCIEDAD

Así llegó el avión a Navarra: medio siglo de historia con el aeropuerto de Noáin-Pamplona

La conexión aérea llegó con la inauguración del Aeropuerto en 1969 y la primera terminal un 6 de julio de 1973.

Inauguración del aeropuerto de Noáin-Pamplona el 6 de julio de 1973. Gobierno de Navarra.
Inauguración de la terminal del aeropuerto de Noáin-Pamplona el 6 de julio de 1973. Gobierno de Navarra.

La conexión por aire ha sido una vieja aspiración de la sociedad navarra desde que llegó la era de consumo a nuestra Comunidad Foral. Fue con los planes de desarrollo en los años 60 cuando se tomó en serio la construcción de un aeropuerto y se decidió que fuera en Noáin, pese a la cercanía del monte de El Perdón y la sierra del Carrascal. Hubiera sido más lógico y seguro construirla fuera de estos obstáculos naturales, más al sur, hacia Tafalla.

El viernes 3 de octubre de 1969, la prensa navarra hacía referencia al aterrizaje en el 'aeródromo' de Noáin de cuatro avionetas del Real Aeroclub de Navarra a las 17,55 minutos de la tarde. Era la inauguración no oficial de la nueva pista de mil metros de longitud y 45 de ancho con un coste de 20 millones de pesetas. El acto inaugural tuvo lugar al día siguiente, sábado 4 de octubre. 

Comenzaron con la bendición de la pista a cargo de Monseñor Tabera, a las 11’30 de la mañana. Llegada de las avionetas del Railly a la una de la tarde y vino español a los socios del Real Aero Club. A partir de las cuatro de la tarde, bautismo del aire por las avionetas del Club.

Corte de la cinta en la inauguración del aeropuerto de Noáin - Pamplona el 6 de julio de 1973. Gobierno de Navarra.
Corte de la cinta en la inauguración de la terminal del aeropuerto de Noáin - Pamplona el 6 de julio de 1973. Gobierno de Navarra.

El 6 de julio de 1973 se inauguró el nuevo edificio de la terminal del aeropuerto de Pamplona - Noáin, la torre de control y la nueva carretera de acceso. Acudió el subsecretario del Ministerio del aire, general Pérez de Eulate, que llegó en avión desde Madrid. Justo un año antes habían comenzado los enlaces directos con la capital de España. Además, ya se trabajaba en la ampliación de la pista de los 1.700 metros a los 2.200 metros. En un año, los enlaces con Madrid y Barcelona habían hecho posible que 19.000 personas tomaran el avión en la capital navarra.

En octubre de 1991 se llevó a cabo la demolición parcial del edificio terminal de pasajeros y se inició la construcción de un nuevo edificio de 2.600 metros cuadrados de superficie, inaugurado el 11 de noviembre de 1992.

En noviembre de 1993 se llevó a cabo la ampliación de la urbanización y aparcamiento de vehículos de acceso público. Las obras aumentaron la capacidad a 340 plazas para automóviles, 24 para vehículos de alquiler y 6 para autobuses.

En el período 2005-2010, Aena llevó a cabo un importante esfuerzo inversor con el objetivo de dotar al aeropuerto de Pamplona de unas instalaciones adecuadas a los requerimientos de las compañías áereas y los pasajeros, así como para conseguir un servicio de la máxima calidad.

Entre los proyectos que se pusieron en marcha en este período se encuentran el nuevo edificio terminal, que incluye la ampliación de la plataforma de aeronaves y del aparcamiento público de vehículos, y una nueva torre de control. Asimismo, en 2010, la pista aumenta su longitud en 200 metros con lo que pasa a medir 2.407 metros. Se satisfacía así la demanda de algunas compañías para poder despegar con aviones reactores, tipo Boeing 737, a plena carga y en condiciones desfavorables de temperatura y humedad.

Fachada del Aeropuerto de Noáin-Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY.
Fachada actual del Aeropuerto de Noáin-Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY.

Líneas Aéreas Navarras (LAN)

Este es un buen ejemplo de las muchas aerolíneas españolas que surgieron en el mercado regional de los 90: Líneas Aéreas Navarras nació en 1995 y era la operación de pasajeros de Air Truck, una empresa de carga especializada en el transporte de paquetes, que operaba desde Pamplona con ATR-42 a Madrid, Barcelona, Valencia y Santiago. En sus inicios, tuvo un relativo éxito, hasta el punto de crear poco después una filial, Líneas Aéreas Guipuzcoanas, que volaba desde San Sebastián.

El presidente de la Sociedad anónima era Juan Antonio Ibiricu junto a 44 empresarios más, y  la participación de Sodena y Caja de Ahorros de Navarra. El presupuesto era de dos mil millones de pesetas anuales. Contaba con 40 empleados entre personal de tierra, pilotos, azafatas y mecánicos.

Su base era el aeropuerto de Noáin-Pamplona. Sus destinos desde Pamplona eran cuatro: Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela y Valencia. Se puso especial atención en los vuelos a la capital de la comunidad madrileña y catalana haciendo que sus seis conexiones (tres en cada sentido) diarias permitieran ir y volver el mismo día.

Contaban con la protección de dos arcángeles ya que los dos aviones fueron bautizados con los nombres de San Miguel y San Gabriel. Tenían una capacidad de 44 plazas, no eran de gran tamaño con 22,67 metros de longitud por 24,57 metros de envergadura, y destacaban por su motor biturbo propulsión y sus hélices de casi 4 metros de diámetro.

Utilizaba dos aviones ATR-42 utilizaba la aerolínea para sus rutas, un avión con “tecnología de los 90” decía uno de sus folletos publicitarios. En esta compañía aérea tenemos que destacar algo que pocas otras han hecho. Además de adquirir sus billetes en las oficinas del aeropuerto, agencias de viajes y teléfono (por aquel entonces lo de Internet era difícil…) daban la posibilidad de reservar el billete en el propio avión. Sin ninguna duda nos hace pensar que la aerolínea buscaba siempre facilitar las cosas al pasajero.

Líneas Aéreas Navarras ceso sus operaciones en 1997. Ese año, cuando todo terminó para la aerolínea, la situación del entonces Aeropuerto de Madrid-Barajas era la de un aeropuerto sobrecargado. Las cosas habían llegado hasta tal punto que se vieron obligados a cancelar algunos vuelos por lo que trasladaron sus operaciones al Aeropuerto de Torrejón siendo la única compañía que aceptó este cambio.

Pasillos interiores del Aeropuerto de Noáin-Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY.
Pasillos interiores del Aeropuerto de Noáin-Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY.

Una breve historia del aeropuerto

En el año 1930 surge la primera iniciativa, por parte del Ayuntamiento, para construir un aeropuerto. En febrero de 1930 se aprueba el proyecto de construcción, por lo que se inician las obras en unos terrenos situados a seis kilómetros al sur de la ciudad, junto al pueblo de Noaín, en la carretera de Madrid a Pamplona.

Durante la guerra civil, el aeródromo va a ser utilizado esporádicamente por la aviación nacionalista. Una vez concluida la guerra, las instalaciones son abandonadas.

En noviembre de 1965 se aprueba la constitución del Real Aeroclub de Navarra con sede en Noaín. En 1968, el Ministerio del Aire aprueba la construcción de una pista de vuelo de 500 metros de longitud. Las obras se inician al año siguiente y, ese mismo año, se inaugura el aeródromo el 3 de octubre de 1969.

El 5 de julio de 1972 se abre al tráfico aéreo civil nacional de pasajeros el aeropuerto de Noaín y queda clasificado como de tercera categoría. Al día siguiente, la compañía Aviaco inaugura una línea regular con Madrid que alcanzará los tres vuelos semanales en 1975. En febrero de 1975 se inician las obras de balizamiento del campo de vuelos. Al año siguiente, se realiza la construcción de la central eléctrica.

A finales de los años ochenta, se instala un sistema de aproximación instrumental ILS de CAT I en la cabecera 16 y se pone en marcha un proyecto para dotar al aeropuerto de Pamplona de ayudas a la navegación por la cabecera 34.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Así llegó el avión a Navarra: medio siglo de historia con el aeropuerto de Noáin-Pamplona