• viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 01:57

 

 
 

SOCIEDAD

Así cerraron todos los cines del centro de Pamplona: el adiós del séptimo arte

La llegada del vídeo, las 'teles' privadas, internet y las redes sociales, son algunas de las razones que explican el gran cambio.

Derribo del edificio de los antiguos cines Carlos III de Pamplona (03). IÑIGO ALZUGARAY
Derribo del edificio de los antiguos cines Carlos III de Pamplona (03). IÑIGO ALZUGARAY

El cambio de costumbres de la sociedad, la llegada del vídeo, la diversidad de canales de televisión con la llegada de las 'teles' privadas, internet y las redes sociales, son algunas de las razones que explican el cierre de todas las salas de cine del centro de Pamplona a partir de los años 90. Las que quedan abiertas sobreviven sobre todo en grandes zonas comerciales en las afueras de la capital navarra, excepto los de la zona de Yamaguchi y Bayona, en el barrio de San Juan.

Pamplona dispuso de una tupida red de salas de cine durante los años 60, 70 y 80 del siglo veinte, seguramente los mejores años cuando más gente acudía a las salas. Era una época donde la televisión no era competencia y los cines se llenaban en la época del famoso 'nodo', de emisión obligatoria al inicio de las sesiones. Cuando ir al cine era un acontecimiento casi social y había que hacer colas para sacar la entrada.

En el año 1960 la Sociedad Anónima Inmobiliaria de Espectáculos (SAIDE), gestionaba nueve salas cinematográficas en Pamplona (Teatro Gayarre, Coliseo Olimpia, Novedades, Príncipe de Viana, Avenida, Alcázar, Amaya, Chantrea y Rex). El jueves 21 de diciembre de 1961 tuvo lugar la protocolaria sesión de apertura del cine Olite, con una pantalla de 12,5 metros de largo y 5,5 metros de ancho.

Pamplona tuvo muchos cines en el mismo centro como el Carlos III, El Alcázar, Avenida, Mikael, Rex, posteriormente los cines Olite y muchos en los barrios como el Guelbenzu, Aitor, Chantrea, Amaya, e incluso otros de carácter más juvenil como el salón Loyola (Jesuitas), salón Champagnat (Maristas) y el cine Xavier.

El coliseo Olimpia, Novedades y El Alcázar

Hubo otros muy anteriores, en la primera época del cine en Pamplona. Desde que en 1963 desapareciera el Coliseo Olimpia, otros cines han seguido los mismos pasos, según el historiador Juan José Martinena. Es el caso del antiguo Novedades, entre la iglesia de San Agustín y el desaparecido frontón Euskal-Jai, que fue transformado y modernizado en los 60, para acabar cerrando sus puertas después.

El cine Alcázar, situado en la actual plaza del Vínculo, cerró sus puertas tres años antes que el Guelbenzu, en el año 1978. Años más tarde se convirtió en una tienda de moda femenina y actualmente acoge una óptica. El cine se había inaugurado en 1942 aprovechando la estructura del antiguo frontón Percain, construido en 1935. 

El primer cine que cerró en 1981, el 7 de enero, fue el cine Arrieta, en la calle San Agustín, que antes había sido el Novedades y el Proyecciones. El local, propiedad de la Saide, es en la actualidad la Escuela Navarra de Teatro. El resplandor, de Stanley Kubrick, fue la última película que pudo verse en la sala, que tenía 700 localidades.

Imagen del antiguo cine Guelbenzu en la esquina de las calles Manuel de Falla y Guelbenzu en el barrio de la Milagrosa - Arrosadía. Navarra.com

Guelbenzu, Avenida e Iturrama

El Cine Guelbenzu abrió sus puertas el 11 de octubre de 1963 con la proyección de Ben-Hur, y se cerró el 3 de marzo de 1981. Tenía 888 butacas y se repartía los espectadores con el cercano cine Aitor, en la calle Gayarre. A mediados del año 2000 se reabrió transformado en teatro, pese a que aquella primera iniciativa únicamente se mantuvo durante un mes. Un segundo intento, en 2001, apenas sí se prolongó durante dos años, de manera que el local lleva cerrado 20 años.

El Cine Avenida, situado entre la avenida de San Ignacio y la calle García Castañón, se cerró en 1985 para transformarse en un multicentro comercial que hoy perdura. El cine se había inaugurado el 5 de julio de 1942 y tenía capacidad para 500 personas. 

En 1985 se clausuró también el Avenida, una "miniatura de cine" que se sustituyó por una galería comercial. Tres años después se clausuró también el Alcázar, en la Plaza del Vínculo, que en 1942 sucedió al efímero Frontón Percain. Le siguió el derribo del Cine Rex. Y entre tanto se dijo adiós al Cine de la Chantrea; el Amaya en la Rochapea; y el Guelbenzu, que junto con el Aitor, quiso acercar el cine en el barrio de la Milagrosa.

Los Cines Iturrama, donde ahora se encuentra el supermercado BM, empezaron a funcionar en enero de 1982 y se clausuraron en julio de 1997. Matilda, Scream o El paciente inglés ocupaban entonces su pantalla. 

Rex, Mikael y Príncipe de Viana

El año 1987 fue malo para los cines en Pamplona. El 4 de mayo cerraba sus puertas el cine Rex de la calle Paulino Caballero, que, con 500 butacas, se había inaugurado el 21 de abril de 1957. Fue una sala de arte y ensayo, en la que se proyectaban películas en versión original. La última película en su pantalla fue Asignatura aprobada, de José Luis Garci. Hoy es un centro de negocios.

El cine Mikael era un cine comercial de la empresa de Carmelo Echavarren, que usaba el salón parroquial de San Miguel, que sigue empleándose de forma esporádica para conferencias o representaciones teatrales. Dejó de funcionar como cine el 13 de enero de 1987 y se despidió con una reposición: 'Los dioses deben estar locos'.

Los Cines Príncipe de Viana se cerraron en 2005 y se transformaron en un edificio de viviendas, el mismo destino que el Plan Municipal de Pamplona había previsto para el cine Guelbenzu. Se había inaugurado en junio de 1940 con una única sala y tenía 1.200 localidades.

Fue el 28 de junio de 1940 cuando se inauguró el cuarto cine de la capital navarra: Príncipe de Viana, en García Castañón. Fue el último en construirse, pero no el menos importante. En 1982 se sometió a una transformación para dotarlo de tres salas y en el año 2000 se reinauguraron como una gran caja negra.

Los Cines Olite cerraron en febrero de 2014. Pusieron punto y final a 52 años de historia. Ese día fue el elegido por la empresa Saide para cerrar estas instalaciones que se inauguraron en 1964 y que fueron las primeras en utilizar diversas salas de proyección en un mismo local en Pamplona, innovación que tuvo lugar en 1980.

El cine Carlos III cerró sus puertas el 2 de marzo de 2016, tras inaugurarse el 26 de noviembre de 1964. El derribo del edificio que albergó los cines Carlos III de Pamplona comenzó en febrero de 2019. Estos trabajos darán lugar a la construcción de 46 viviendas en el inmueble, entre las calles Paulino Caballero, Cortes de Navarra y avenida San Ignacio.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Así cerraron todos los cines del centro de Pamplona: el adiós del séptimo arte