• martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 22:04

 

 
 

SOCIEDAD

El 'increíble' viaje de los Gigantes de Pamplona a Nueva York en 1965

La ida fue en avión y el regreso tardó dos meses, primero en barco a Barcelona y después en tren a Pamplona.

Los Gigantes de Pamplona en Nueva York. Foto Arazuri - Larrión.
Los Gigantes de Pamplona en Nueva York. Foto Arazuri - Larrión.

La Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona cruzó el océano en el año 1965 para desfilar por las calles de Nueva York con motivo de la celebración de la Feria Internacional que aquel año se presentaba bajo el lema 'La paz por la Comprensión'. Fueron en total 12 días fuera de España, desde la salida el 7 de octubre hasta el regreso el 19 de octubre.

Los únicos que se quedaron en Pamplona fueron los reyes africanos, a petición de los organizadores del evento. Fue la época en la que había disturbios por racismo en EE.UU. Nuestro gigantes también han estado presentes en varias Exposiciones Mundiales, como en la de Sevilla en 1992, donde representaron a Navarra.

Los gigantes fueron transportados en avión a Nueva York y, posteriormente, en camiones desde el aeropuerto hasta la Quinta Avenida, lugar del desfile. La vuelta de los gigantes fue en barco hasta Barcelona y después en tren hasta Pamplona. Tardaron más de dos meses en llegar y con algunos desperfectos debido al viaje.

"El alcalde Juan Miguel Arrieta, acompañado del Primer Teniente Alcalde don Lorenzo Martinicorena, marchó ayer a primera hora de la tarde a Madrid, con el fin de solucionar algunos detalles de organización del próximo viaje oficial a Nueva York", aseguraba la prensa navarra el 7 de octubre de 1965.

Los dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona en la Feria Internacional de Nueva York. Cedida.
Los dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona en la Feria Internacional de Nueva York. Cedida.

"Como es sabido, será hoy, día 7, a las cinco de la tarde, cuando partirá el avión especial que ha de llevar a la representación de la Excma. Diputación y Excmo. Ayuntamiento, juntamente con los grupos de Dantzaris, Chistularis, etc., a la citada ciudad. La expedición debidamente organizada ya, saldrá a las cuatro de la mañana este mismo día, para llegar con tiempo suficiente a Madrid. Al frente de la Alcaldía quedará el Segundo Teniente de Alcalde don Miguel María Troncoso", relataba el periódico.

El plato fuerte fue el desfile del 9 de octubre en la Quinta Avenida de Nueva York. la prensa navarra lo explicó así: "El número final y fuerte del desfile han sido nuestros dantzaris y nuestros gigantes, que cerraban la marcha de la larga comitiva acompañando a las carrozas de España. Dos horas de desfile entre incesantes aplausos y el alborozo y el estupor de los norteamericanos al ver bailar a los gigantes".

"Era curioso verlos llegar al lugar de la salida empinados sobre remolques, de dos en dos. Una de las parejas se rezagó, debido al intenso tráfico dé la ciudad y ha llegado en el momento justo de la salida. Otro de los problemas ha sido con los zaldicos y los cabezudos. Como no han traído porteadores se contrató a unos morenos pero a la hora de la salida se han plantado exigiendo 20 dólares (1.200 pesetas) por llevarlos. Se ha iniciado el desfile sin ellos", continuaba la crónica.

"El grupo de danzas del Ayuntamiento de Pamplona, en correcta formación, bailando al son del chistu. La gente les pedía que bailasen más, sin tener en cuenta que eran más de dos horas de faena ininterrumpida. Para ellos han sido los más cálidos aplausos".

"Detrás venían los gigantes. A pesar de las proporciones de la Quinta Avenida, con sus importantes rascacielos, los gigantes. han llamado la atención en Nueva York, no les empequeñecía el urbanismo" de la gran ciudad.

"La primera reacción del público, al verlos avanzar, era de sorpresa y estupor, para pasar al regocijo y a la risa. Y cuando bailaban al son de las gaitas estellesas de los hermanos Montero la gente prorrumpía en carcajadas y aplausos. Ante ellos una nube de fotógrafos y cameramen que no les perdían gesto".

Posteriormente, el segundo acto en importancia donde participaron nuestros gigantes fue el sábado 16 de octubre en el pabellón de España en la feria de Nueva York, donde se repartieron cuatro mil pañuelos rojos.

"El Pabellón de España en la víspera de la clausura de la Feria ha sido el Pabellón de Navarra. Celebrábamos hoy el día de Pamplona, kilikis, danzaris, gaiteros y chistularis, con cuatro mil pañuelos rojos en los cuellos de las azafatas, camareros, y todo el personal del Pabellón desde el Comisario hasta los visitantes ponían una nota sanferminera en la ciudad del dólar, Se han repartido millares de programas de San Fermín y propaganda de Navarra por valor de doscientas cincuenta mil pesetas", aseguraba la prensa navarra.

"A la una del mediodía, bajo las guirnaldas y los palos de nuestros danzaris y a los sones del aurresku, ha sido recibida la esposa del alcalde de Nueva York, señora de Robert Wagner, el alcalde no ha podido asistir por hallarse enfermo".

"Con champán navarro brindó nuestro alcalde, señor Arrieta, agradeciendo el honor dispensado a Pamplona y a Navarra. Abogó por una actualización práctica de la presencia de España en el continente americano y por el tan necesario redescubrimiento de América". Apenas dos días después, se produjo el regreso a Pamplona.

Un grupo de dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona en Nueva York en octubre de 1965. Cedida.
Un grupo de dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona en Nueva York en octubre de 1965. Cedida.

La expedición navarra aterrizó en Madrid el 19 de octubre de 1965 procedente de Nueva York, sobre las 8.30 horas de la mañana en un Douglas DC-8 de Iberia de 130 pasajeros y con las autoridades españolas y navarras que se habían desplazado a tierras americanas. Entre ellos el Ministro del Movimiento Solis Ruiz y el alcalde de Pamplona Juan Miguel Arrieta y su esposa, además de los diputados Velasco y Heras.

"Ha estado todo muy bien. En el viaje de vuelta el avión no se ha movido. Nos han tratado perfectamente y creo que hemos dejado bien alto el pabellón de Pamplona y de Navarra", aseguró Arrieta a los periodistas en el aeropuerto. Los dantzaris, txistularis y demás componentes de la expedición llegaron dos horas más tarde en otro avión Douglas DC-8.

"Un viaje que merecía la pena, dijo el señor Heras, excepto la llegada a Nueva York. ¡Cómo subía y bajaba el avión! Nada... Creo que recé unos doscientos señor mío Jesucristo". Las crónicas dicen que los hombres compraron "tomavistas y magnetófonos", mientras que las mujeres prefirieron "medias y perlas".

La prensa navarra recogía esta información el 5 de diciembre de 1965: "Hoy, a las doce aproximadamente, llegan a Pamplona los gigantes, cabezudos y zaldicos que desfilaron por la Quinta Avenida de Nueva York. Como se sabe el viaje de vuelta lo han realizado por barco. A esto se debe el retraso de la llegada. Los gigantes serán descargados en la Plaza de Toros. Se espera que lleguen varios de ellos bastante deteriorados".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 'increíble' viaje de los Gigantes de Pamplona a Nueva York en 1965