SOCIEDAD

El arzobispo de Pamplona recupera la voz del prelado del Opus Dei, Javier Echevarria, para darle su último adiós

Más de 80 sacerdotes y cientos de personas han participado en el funeral por el Gran Canciller oficiado en el pabellón de la Universidad de Navarra.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez saluda al rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero, en presencia del vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi en el funeral por el prelado del Opus Dei y Gran Canciller de l
El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez saluda al rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero, en presencia del vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi en el funeral por el prelado del Opus Dei y Gran Canciller de l

La voz de Javier Echevarria, prelado del Opus Dei y Gran Canciller de la Universidad de Navarra fallecido este lunes en Roma, ha sido el hilo conductor del funeral oficiado en recuerdo del monseñor este viernes en Pamplona. Como un legado en forma de reflexiones abiertas a la esperanza, las palabras de Echevarria han vuelto a sonar a través de la homilía presidida por el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez.

Miles de personas se han dado cita para dar un último adiós a quien fuera la máxima autoridad de la Universidad de Navarra, que asumió el relevo de monseñor Álvaro del Portillo y de san Jose María Escrivá, el fundador del prestigioso centro. En la homilía, celebrada en el pabellón de la Universidad tan sólo 24 horas después de que Echevarria fuese enterrado este jueves en la cripta de la iglesia romana prelaticia de Santa María de la Paz, el arzobispo ha recuperado parte de los mensajes que el Gran Canciller compartió en su última carta del Prelado escrita unos días antes de morir.

"'Tengo miedo de que el Señor pase' y no le reconozca; que el Señor pase delante de mí en una de estas personas pequeñas, necesitadas, y yo no me dé cuenta de que es Jesús", escribía hace tan sólo unos días Echevarria, en un modo prácticamente premonitorio y parafraseando a San Agustín y al Papa Francisco, tal y como ha recordado este viernes el arzobispo, quien ha ofrecido sentidas palabras de emoción. "La oración nos acerca a nuestro querido Don Javier Echevarria, al que cariñosamente le llamabais 'padre' porque como dice San Pablo, la paternidad tiene la función de generar almas para Dios y para el Cielo", ha afirmado Francisco Pérez.

MÁS DE 80 SACERDOTES HAN PARTICIPADO EN EL FUNERAL

Como padre cumplió su misión y ahora los fieles que se sienten en parte huérfanos por el hueco dejado no han querido pasar por alto esta oportunidad de despedir a quien durante años fuera la viva imagen del Opus Dei en Roma. Y así lo ha agradecido el arzobispo de Pamplona: "Se cumple en la vida de Don Javier lo que ya escribió San Josemaría pensando en sus fieles hijos: '¿Quieres que te diga todo lo que pienso de ‘tu camino’? Que si correspondes a la llamada, trabajarás por Cristo como el que más. Y serás feliz aquí y felicísimo luego, en la Vida eterna'”.

Más de ochenta sacerdotes han participado en la celebración de la eucaristía entre los que se encontraban el vicario del Opus Dei en Pamplona, Rafael Salvador; el abad del monasterio de Leyre; Juan Manuel Apesteguía; el deán de la Catedral de Navarra, Carlos Ayerra; y el capellán mayor de la Universidad de Navarra, Eduardo Terrasa.

A la misa han acudido el vicepresidente del Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi; el ex presidente del Ejecutivo foral, Miguel Sanz; el portavoz del grupo parlamentario de UPN, Javier Esparza y la parlamentaria del PPN, Ana Beltrán. También han estado presentes la delegada del Gobierno, Carmen Alba; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve; el ex diputado de UPN, Jaime Ignacio del Burgo, y el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Antonio Sarria. entre otros.

UNA VIDA ENTREGADA EN CUERPO Y ALMA A LA FE Y AL OPUS DEI

Monseñor Francisco Pérez, que ha descrito a Echevarria como "un impulsor y promotor de las vocaciones sacerdotales", ha manifestado admirar en el Gran Canciller "a un hombre viviendo intensamente su sacerdocio, que creía con toda su alma en Cristo y en su esposa la Iglesia, que amaba con un corazón generoso y esperaba, con el amor enraizado en Cristo, a pesar de los avatares y dificultades que se interferían en su camino".

El arzobispo ha ido dejando hablar así al prelado y ha recordado algunos otros episodios de su carta con motivo de la Navidad. “No dejéis de acordaros en estos días de la gente sola o que pasa necesidades, y a quienes podemos ayudar de un modo u otro, conscientes de que los primeros beneficiados somos nosotros mismos", ha continuado Francisco Pérez en su homilía recordando las palabras de Echevarria, "procurad contagiar esta solicitud tan cristiana a parientes, amigos, vecinos, colegas: qué detalle tan cristiano, entre tantos, el de algunos fieles de la Obra que durante algunas noches van a ofrecer algo de comer y de beber a personas sin hogar, y también a quienes se ocupan de vigilar el descanso de los ciudadanos”.

Además del mensaje de reafirmación en la fe, tan propio y necesario en estas fechas navideñas y en el mundo tan agitado de hoy en día como ha recordado el arzobispo, Francisco Pérez también ha tenido palabras para la Virgen "que tanto amaba Javier Echevarria". "Hace pocos días celebrábamos los 50 años de la ermita dedicada a María del Amor Hermoso que preside el Campus de la Universidad de Navarra", ha ido explicando, "¡cuántas veces acudió Don Javier para rogarla por los alumnos, profesores y trabajadores de la misma a fin de que los frutos fueran abundantes en santidad según pensaba tanto San José María como el beato Álvaro del Portillo!". A ellos también ha recurrido el arzobispo en su homilía "para que, el carisma del Opus Dei, crezca a la medida que el Espíritu Santo tiene en su mente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El arzobispo de Pamplona recupera la voz del prelado del Opus Dei, Javier Echevarria, para darle su último adiós