PREMIUM  TELEVISIÓN

Campofrío acierta de lleno en su anuncio navideño: el humor, un bien de primera necesidad, no tiene límites

La marca de alimentación se decanta este año por combatir las polémicas surgidas en cuanto a las fronteras de la comedia.

Anuncio de Campofrío, La tienda LOL.
Anuncio de Campofrío, La tienda LOL.  

Campofrío venía protagonizando los últimos años campañas navideñas con anuncios televisivos que desplegaban una emotividad apabullante, con cómicos de diferentes generaciones reuniéndose para honrar a los más grandes, que seguro que en estos momentos hacen reír allá donde se encuentren.

Sin embargo, para este 2018, la empresa de alimentación se ha centrado en dinamitar las fronteras del humor, precisamente en un año en el que la polémica ha rondado siempre a los humoristas que han llevado sus chistes y dobles sentidos más allá de los límites de lo políticamente correcto.

Para representar esta defensa de la comedia más incisiva, el anuncio, dirigido por Daniel Sánchez Arévalo, ha creado un comercio en el que se venden chistes para todas las ocasiones, desde bodas o cenas de empresa, hasta exhumaciones.

Se trata de la Tienda LOL, un local que trata de subrayar que el humor no debería ser un lujo, sino un bien de primera necesidad. "En los tiempos que corren -dice Campofrío en su página web-, hacer un chiste puede salirte muy caro".

En sus imágenes, en las que participan actores y humoristas como Silvia Abril, Antonio de la Torre, David Broncano, Belén Cuesta, Rober Bodegas o Enrique San Francisco, se realza el destino que tendría una sociedad en la que el humor se dispensara solamente en una boutique de lujo.

Como no podía ser de otra manera, no faltan los homenajes a cómicos que ya no se encuentran físicamente entre nosotros o cuyas actuaciones forman parte de nuestros recuerdos, como Chiquito de la Calzada, Martes y Trece o Eugenio.

MOMENTOS HILARANTES

Con momentos hilarantes que suponen una bofetada contra la contención que reclama cualquier colectivo siempre que se hace un chiste sobre sus miembros, sus costumbres o sus modos de vida, el anuncio lleva al espectador hasta una cámara acorazada de la tienda, en donde la clienta observa el chiste más salvaje de todos, metido en una urna de cristal, y exclama: "Pero, ¿qué precio tiene esto? ¿Renunciar a lo que somos?".

El vendedor expone entonces lo que ya se había dicho desde un primer momento: "El día que esta tienda exista, dejará de ser un chiste. Algo que nos hace tanto bien no puede ser un lujo. Debe ser un bien de primera necesidad".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Campofrío acierta de lleno en su anuncio navideño: el humor, un bien de primera necesidad, no tiene límites