• domingo, 14 de agosto de 2022
  • Actualizado 19:55
 
 

SOCIEDAD

La ampliación de las aceras agudiza el 'embudo' de tráfico que sufre la calle Abejeras en Pamplona

Las nuevas aceras interrumpen el carril bici con grave riesgo para los peatones y ciclistas, sin apenas sitio para circular.

Paso de peatones en el cruce de la Calle Abejeras con la calle Erletokieta en Pamplona. Navarra.com
Paso de peatones en el cruce de la Calle Abejeras con la calle Erletokieta en Pamplona. Navarra.com

La empresa de obras 'Erriberri' de Olite ha terminado esta semana los trabajos de ampliación de las aceras en la calle Abejeras de Pamplona. Se han quitado plazas de aparcamiento cercanas a los pasos de peatones para dar más visión a los vehículos que se veían sorprendidos por peatones que cruzaban.

El problema de adecuar una calle estrecha a los peatones y ciclistas es que el paso de vehículos se reduce a un solo carril, que está 'aprisionado' por dos filas de coches apàrcados a cada lado. De esta manera, el tráfico se convierte en un atasco permanente, por no mencionar las dificultades de paso para los autobuses y demás vehículos de gran tonelaje.

La calle Abejeras "sufre" desde hace años las consecuencias de colocar un carril bici donde apenas hay sitio, quitando un carril de tráfico de vehículos, pero manteniendo las dos filas de coches aparcados. Un despropósito. Algunos vecinos y propietarios de comercios de la zona aseguran: "Se han cargado la calle".

En un barrio donde cada vez hay más personas mayores, se hace muy peligroso cruzar una calle con dos filas de coches aparcados, un carril de coches y otro carril bici en apenas quince metros.

El objetivo del Ayuntamiento de Pamplona es modernizar las calles y adecuarlas al siglo XXI para dar más protagonismo a los peatones y a los ciclistas, pero habrá que hacerlo donde hay sitio. Sin quitar una fila de coches aparcados es imposible en calles estrechas que permiten a duras penas el paso del tráfico de coches.

La ordenanza municipal de movilidad recoge estos objetivos: Convertir a las y los peatones en los principales protagonistas de la movilidad en la ciudad. Favorecer la utilización del transporte público frente al uso del vehículo privado. Favorecer la bicicleta como medio de transporte alternativo.

Disminuir el uso del automóvil privado. Organizar el espacio de aparcamiento de manera coherente con la movilidad sostenible. Minimizar el impacto de las operaciones de carga y descarga sobre las personas y el sistema de movilidad. Mejorar la disciplina circulatoria de la ciudad, fundamentalmente la del estacionamiento.

Mejorar la seguridad vial como medida para una movilidad menos peligrosa. Favorecer la intermodalidad entre medios de transporte. Controlar y disminuir los niveles de contaminación atmosféricas y acústica provocados por el tránsito de vehículos motorizados. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La ampliación de las aceras agudiza el 'embudo' de tráfico que sufre la calle Abejeras en Pamplona