• domingo, 29 de mayo de 2022
  • Actualizado 04:43

 

 
 

EDUCACIÓN

Los alumnos navarros no tendrán notas numéricas: los principales cambios de la Ley Celaá

El calendario comprenderá un mínimo de 175 días lectivos para las enseñanzas obligatorias.

Estudiantes en el aula de un centro escolar durante la vuelta al cole tras la crisis del COVID-19. PABLO LASAOSA
Estudiantes en el aula de un centro escolar durante la vuelta al cole tras la crisis del COVID-19. PABLO LASAOSA

El nuevo currículo de Educación Primaria, que se divide en tres ciclos de dos años académicos cada uno, supondrá un cambio en el modelo de evaluación del alumnado.

Esta nueva forma de evaluar a los estudiantes será global, continua y formativa, y sus resultados no se expresarán en números, sino en Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT), o Sobresaliente (SB).

Además, también añade Educación en Valores Cívicos y Éticos para los niños de 10 a 12, y pondrá énfasis en la educación emocional y en el dominio de la lectura, de modo que los centros dedicarán un tiempo diario a este hábito.

Así se refleja en el real decreto aprobado este martes en el Consejo de Ministros, que se implantará para los cursos primero, tercero y quinto en el curso escolar 2022-2023, y para segundo, cuarto y sexto en 2023-2024.

Los cambios introducidos por la Ley Celaá modifica de forma significativa estas enseñanzas, recuperando los tres ciclos anteriormente existentes y reordenando las áreas para favorecer el desarrollo de las competencias del alumno.

Una de las novedades es que en el tercer ciclo (de 10 a 12 años) se introduce un área de Educación en Valores Cívicos y Éticos, que comprende cuatro ámbitos: autoconocimiento y autonomía personal; comprensión del marco social de convivencia; la adopción de actitudes compatibles con la sostenibilidad y la educación de las emociones.

La finalidad esencial de Primaria es facilitar los aprendizajes de la expresión y comprensión oral, la lectura, la escritura, el cálculo, las habilidades lógicas y matemáticas, la adquisición de nociones básicas de la cultura, y el hábito de convivencia así como los de estudio y trabajo, el sentido artístico, la creatividad y la afectividad.

Desde todas las áreas se promoverá la igualdad entre hombres y mujeres, la educación para la paz, la educación para el consumo responsable y el desarrollo sostenible y la educación para la salud, incluida la afectivo-sexual.

Asimismo, se prestará especial atención a la orientación educativa, la acción tutorial y la educación emocional y en valores.

Para fomentar el hábito y el dominio de la lectura, todos los centros educativos dedicarán un tiempo diario a la misma.

Las áreas que se impartirán en todos los cursos son: Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural, que se podrá desdoblar en Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales; Educación Artística, que se podrá desdoblar en Plástica y Visual, por una parte, y Música y Danza, por otra; Educación Física; Lengua Castellana y Literatura y, si la hubiere, Lengua Cooficial y Literatura; Lengua Extranjera y Matemáticas.

En cuanto a las enseñanzas de religión, las familias podrán manifestar al inicio de curso su voluntad de que sus hijos las reciban o no.

En el segundo caso, los centros implementarán medidas organizativas para que haya una debida atención educativa, centrada en el desarrollo de las competencias clave a través de la realización de proyectos significativos y de la resolución colaborativa de problemas.

El calendario comprenderá un mínimo de 175 días lectivos para las enseñanzas obligatorias.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los alumnos navarros no tendrán notas numéricas: los principales cambios de la Ley Celaá