PREMIUM  ECONOMÍA

Un experto en innovación aclara en Pamplona que el reto no es fabricar en serie, sino la personalización

Alberto Morán impartió una conferencia a directivos y técnicos, a los que indicó que la industria 4.0 tienen que ofrecer nuevas oportunidades.

Una cadena de montaje en una fábrica de coches. ARCHIVO
Una cadena de montaje en una fábrica de coches. ARCHIVO  

El experto en innovación Alberto Morán sostiene que es preciso adaptar los sistemas productivos porque el modelo para este siglo ya no va ser producir en serie, sino a demanda indeterminada, la personalización, un sistema que revaloriza el papel del operario.

Morán, que esta semana ha impartido una conferencia en Pamplona a directivos y técnicos, defiende que la industria 4.0 tiene que ofrecer nuevas oportunidades y reducir el tiempo que un trabajador dedica a las tareas que no aportan valor, como hizo Japón tras la guerra, cuando descendió la demanda y tuvo que adaptar lo que fabricaban a las necesidades de pocos clientes.

"A nosotros nos toca vivir un nuevo modelo productivo. Ya no se va a fabricar en serie, sino bajo demanda indeterminada, lo mismo en un restaurante que en una fábrica de coches, y todo va a ser una personalización", subraya, y añade que esto obliga a adaptar las máquinas y a que sean las personas las que den valor al proceso para no perder dinero.

Morán advierte al respecto de que "es fácil ganar dinero haciendo mil bolis al minuto, pero no lo es si no sabemos personalizar el producto, lo que no significa vender mas caro, sino aportar valor añadido para el cliente".

Y lamenta que "siempre se exige una adaptación a las personas con más flexibilidad, temporalidad o jornadas parciales, cuando no es así. Muchos van por el camino fácil y así, a futuro, se deja de ser competitivo. La fórmula es entender que toda persona que trabaja en un proceso productivo puede aportarle valor añadido, y eso exige dar formación y dotarla de medios".

Un reto que, en España, este experto en innovación considera que se debe afrontar con más urgencia en los grandes sectores, las industrias agroalimentarias, del automóvil y farmacéuticas.

De ellas, dice que se van a encontrar con que, para seguir creciendo, se tienen que adaptar a necesidades de mercado diferentes para las que estaban pensadas sus máquinas y sus procesos, y, si quieren seguir siendo atractivas, el Excel, los números, no pueden tener en cuenta solo el coste de la materia prima, la energía y los salarios, sino que debe incorporar el valor añadido de la producción. "Si esa foto sale bien, seguirá creciendo", apunta.

IMPLANTAR LA AUTONOMACIÓN

Comenta Morán que, pese a que muchos creen que la fábrica del futuro es automática, una fábrica en la que las personas no van a intervenir, "en realidad lo que hay que implantar es la autonomación, una industria basada en el ser humano como gestor del proceso".

La diferencia ente ambos sistemas, explica, es que, cuando se es "parte del proceso", se "mete o saca piezas, y eso "se va a automatizar nos guste o no", por lo que la tendencia es que la persona "no sea parte del proceso, sino que sea gestor del proceso". Se trata de favorecer que "cualquier operario pueda gestionar un proceso y adaptarse a las novedades de los sistemas productivos", añade.

Eso supone para este experto en innovación que no se buscará que la persona sea el punto clave para que el proceso productivo sea peor o mejor, sino que las tareas repetitivas se automatizarán y al ser humano se le dará otra entidad, estará capacitado para mejorarlo.

En este sentido, indica que "en el desarrollo de una máquina hay tres principios fundamentales: disponibilidad, rendimiento y calidad. Y si somos capaces, a través de la información y el diseño, de dar capacidad para aportar mejoras en los tres, haremos un proceso con mayor valor añadido".

"Sin embargo, en muchos sitios se sigue pensando que el humano es parte del proceso y no le damos herramientas para que lo mejore, cuando se ha demostrado que el operario es el mejor conocedor de la máquina y el que mayor valor añadido le puede aportar", asegura.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un experto en innovación aclara en Pamplona que el reto no es fabricar en serie, sino la personalización