TERRORISMO

Alberto Esparza, navarro en Múnich: "Ha habido momentos de pánico general, la gente corría y se oían como disparos"

Estudiante de filología hispánica y periodismo de 18 años, ha vivido los angustiosos momentos en los que se ha visto sumida la ciudad alemana. 

Evacuación de personas durante las horas de tensión en Múnich. REUTERS
Evacuación de personas durante las horas de tensión en Múnich. REUTERS  

El navarro Alberto Esparza Hueto, de 18 años y estudiante de Filología Hispánica y de Periodismo en la Universidad de Navarra, ha vivido en primera persona el atentado de Múnich, en el que al menos 8 personas han muerto en un tiroteo registrado en la zona olímpica de la ciudad. 

Esparza, natural de San Adrián pero vecino de Pamplona, pasa unos días en Alemania con su familia en visita turística y familiar, ya que dos de sus primos residen desde hace 10 años en Múnich. 

Por el momento, la policía alemana sigue la búsqueda de tres personas que habrían participado en el ataque y las autoridades ya han confirmado que se trata de un atentado. 

"Nosotros estábamos pasando la tarde en una plaza cerca el Ayuntamiento, a unos cuantos kilómetros de la zona donde ha ocurrido el tiroteo. Han llegado noticias, pero la gente no mostraba en ese momento preocupación. Había muchísima gente en la ciudad y previamente ha sucedido un mitin de un partido xenófobo y una contramanifestación con algunos desórdenes, pero nada importante ni relacionado con lo ocurrido después", explica Esparza desde el hotel Múnich, en la que iba a ser su penúltima jornada en suelo alemán. 

"El problema ha venido cuando hemos iniciado el regreso al hotel y el ambiente en la calle se ha comenzado a enrarecer, con mucha policía, helicópteros, etc. Estábamos en la calle Tal y hemos entrado en un supermercado a coger algo de comida para cenar. Se han comenzado a suceder los gritos y se ha vivido una situación de pánico general. Todos hemos soltado las bolsas y en la calle hemos visto una avalancha de gente que corría y se oían, al menos nos lo han parecido, algunos disparos", relata aún con cierto susto en el cuerpo el navarro.

"Hemos visto lloros, caídas. Ya dentro de una cafetería, la situación se ha calmado con la presencia de bastante policía que se ha colocado a la entrada del local. Allí hemos permanecido cerca de dos horas, entre las 7 y las 9 de la noche, ya que nos han dicho que había tiradores sueltos y que no podían garantizar la seguridad de la gente por las calles", resume el navarro tras lo ocurrido en la ciudad alemana. 

Al caer la noche han decido regresar al hotel, a donde han llegado con la desconfianza de las miradas de todo el mundo, pues todavía a las horas de mantener la conversación con el navarro la policía busca a los posibles autores del atentado. 

"Impactaba mucho ver a los policías, algunos de ellos con aspecto muy militar. Las calles estaban acordonadas y la seguridad era máxima", resume Alberto Esparza. 

Por el momento hay 8 personas muertas y la policía sigue el rastro de tres posibles terroristas, aunque no descarta que uno de los cuerpos sea de unos de los asaltantes. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Alberto Esparza, navarro en Múnich: "Ha habido momentos de pánico general, la gente corría y se oían como disparos"