• lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 13:39

 

 
 

SOCIEDAD

Albergues navarros, una opción segura de turismo para verano

La campaña de verano de 2020 y la de invierno con la Semana Blanca han demostrado que el turismo de albergues y actividades en Navarra es seguro.

Una litera de un albergue. ARCHIVO
Una litera de un albergue. ARCHIVO

La campaña de verano de 2020 y la de invierno con la Semana Blanca han demostrado que el turismo de albergues y actividades en Navarra es seguro.

"Gracias al compromiso de monitores y responsables, a la aplicación de protocolos y al buen hacer de jóvenes, niños y niñas, ambas campañas se saldaron en Navarra con cero positivos, demostrando que la aplicación de medidas y la responsabilidad de todas las personas, organizadoras y usuarias, permite pasar unas vacaciones activas en los albergues con total seguridad", señala en un comunicado la Asociación de Albergues de Navarra.

Albergue Beitu-Beire, Arantza-Aterpe, Beintza-ORBELA, Orontze-Casa Iriarte, Matxinbeltzenea-Lesaka, La Bizkaia-Aibar, Kattalin-Legasa y Gure Sustraiak-Ollo son los albergues asociados en Navarra bajo la denominación Lagun Artea.

En primavera de 2020 la voluntad de los albergues de Navarra agrupados en la asociación Lagun Artea era abrir y poner en marcha sus propuestas. "Había poca experiencia, pero también mucha ilusión por abrir y ofrecer a los y las más jóvenes actividades de verano que se parecieran lo más posible a las realizadas antes de la pandemia. Era un momento de incertidumbre, con protocolos sanitarios que todavía estaban por ensayar y dudas sobre cómo actuar. Pero también había confianza. Confianza en la profesionalidad del sector, de monitores y monitoras que saben hacer muy bien su trabajo y que pusieron manos a la obra para crear lo que luego se llamó 'grupos burbuja' y confianza de padres y madres que llevan cada año a sus hijos e hijas de campamento a los albergues con actividades", explican.

Un ejemplo de esta experiencia son los albergues Aterpe de Arantza y Orbela de Beintza, que llevan más de 10 años organizando el proyecto de campamentos 'Euskaraz Blai', dirigido a personas de 8 a 14 años, y el campamento itinerante 'Ibiltaria' para mayores de 14 años. “En verano de 2020 decidimos seguir adelante; no fue una tarea fácil porque acabábamos de salir del confinamiento y no existían los hábitos que tenemos ahora con respecto a los protocolos de seguridad. Hubo que recibir formación específica en seguridad anti Covid y hacer mucha pedagogía con los niños y niñas, un esfuerzo suplementario que dio muy buenos resultados”, cuentan.

De hecho, los albergues fueron las primeras instalaciones en ensayar lo que luego se llamó en el ámbito escolar 'grupos burbuja'. Finalmente, se pudieron sacar adelante 10 turnos de entre 20 y 30 participantes –cinco en Arantza, tres en Beintza y dos en el campamento itinerante- con 250 personas en total.

“La experiencia fue altamente positiva: el compromiso de las familias antes del campamento y la estricta aplicación de protocolos permitió que en toda la campaña no se registrase ninguna incidencia; las familias agradecieron el esfuerzo realizado”, aseguran sus responsables, que extrapolan esta experiencia al resto de albergues de Navarra, donde tampoco ha habido ninguna incidencia.

“El resto de albergues asociados han actuado de manera similar y con los mismos resultados, por ejemplo en la campaña de verano del albergue Kattalin- Legasa o en las estancias de grupos escolares en albergues como Matxinbeltzenea-Lesaka, La Bizkaia-Aibar y Gure Sustraiak-Ollo el saldo es el mismo: cero incidencias”, detallan.

Otro ejemplo de este último año es la experiencia del Albergue Beitu-Beire, donde han acogido a grupos de diferente tipología, como colegios que decidieron cambiar por un día sus aulas por su finca e instalaciones o grupos de formación y asociaciones que eligieron Beitu para celebrar diferentes jornadas y juntarse al aire libre. Beitu-Beire ha aprovechado este año su capacidad para albergar grupos numerosos, utilizando el 30% de aforo en habitaciones y el 50% en zonas comunes, con un gran despliegue de puntos de higienización y confirmando que, si se siguen medidas sanitarias, el resultado es el que han conseguido este último año: cero casos Covid.

Verano de 2021 con plazas casi agotadas

A la experiencia acumulada este año se suma la de la temporada de invierno, con la Semana Blanca, en la que participaron los albergues Oxanea de Isaba, Armaia de Urzainqui y Casa Iriarte de Oronz, que se saldó también sin incidencias y demostrando que, con seriedad, profesionalidad y contando con la responsabilidad de los y las jóvenes, se pueden sacar adelante campamentos y actividades sin ningún problema.

“Hemos realizado un gran esfuerzo y ha dado sus frutos, la campaña de verano de 2021 han tenido una acogida espectacular y las plazas se están agotado en los campamentos 'Euskaraz Blai' e 'Ibitaria' mucho antes de lo esperado porque las familias han valorado muy positivamente el trabajo realizado y confían en nuestro proyecto, porque les da seguridad”.

Este verano más de 500 jóvenes participarán en los 16 turnos de ambos campamentos (12  para los pequeños y cuatro para los más mayores, con un máximo de 35 personas por turno), bajo la dirección y coordinación del equipo de monitores y educadores que desarrolló el programa en 2020. Incluso el Albergue de Arantza “ATERPE” acogerá en julio dos turnos de 14 días organizado por la Diputación Foral de Guipúzcoa, “todo un reconocimiento a la seriedad de nuestro trabajo”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Albergues navarros, una opción segura de turismo para verano