PREMIUM  SOCIEDAD

Ahora que voy a morir: “No me preocupa lo más mínimo el final, no le he dado vueltas a lo que vendrá después”

Un pamplonés en fase terminal acepta charlar y reflexionar sobre cómo afronta sus últimas semanas de vida: "He podido arreglar antes de irme cosas de mi vida".

Una persona se dirige por un camino con una maleta. ALAN LABISCH
Una persona se dirige por un camino con una maleta. ALAN LABISCH  

A Carlos lo enterraron hace unas semanas en Pamplona. Pidió dos cosas como condición para publicar su historia: esperar un tiempo después de su muerte y no facilitar ningún dato que le pudiera identificar. Esta es su historia.

Carlos no se llama Carlos, pero su nombre real le sienta igual de bien. Tiene una voz dura, pero a la vez agradable, con un tono final en sus frases que parecen hacer esperar el inicio de la siguiente mientras piensa lo que va contando.

Era un buen deportista, salía a andar, a correr de vez en cuando, nadaba en las tardes de verano. La enfermedad le sobrevino relativamente joven y tenía buen diagnóstico. Pero la cosa, como dice él, “se puso fea poco a poco”. 

“Creo que siempre, en algún momento del tratamiento, piensas que no habrá vuelta atrás. En mi caso fui sorteando ese momento durante varios años. Ahora ya sé que es cuestión de tiempo. Pero mira, al menos lo he tenido. He podido arreglar las cosas de mi vida que creía que tenía que dejar atadas. Mi familia, la gente a la que quieres. Al final es sólo eso, poco más”. Semanas después de esta charla, su familia y amigos le despidieron en el cementerio de Pamplona.  

“Soy creyente y estoy también en paz en ese aspecto. No me ha preocupado lo más mínimo el final y no le he dado vueltas a lo que vendrá después. Mis padres me bautizaron en el pueblo donde viví en los primeros años de mi vida. Casarme me casé ya en Pamplona, en la misma iglesia donde bautizamos luego a los hijos”, mantiene como tratando de apuntar los datos de su biografía relacionados con su fe. "¿Si es mejor creer en este momento? Ni lo dudes"

¿Cómo se afronta saber que vas a morir, que tienes una fecha casi marcada? “Es muy sencillo. Lo afrontas de la misma manera que cuando no te han tachado la fecha del calendario. Una persona mayor también sabe que más pronto que tarde llegará ese día. Todos los días muere gente en accidente. De alguna manera vivimos de espaldas a un hecho inevitable”, explicó tratando de restarle importancia a algo que a cualquiera le quitaría el sueño. “Yo no he dormido mal ningún día desde que sé que voy en picado. Quizá por la medicación, pero lo cierto es que para ser una persona bastante nerviosa he afrontado con mucha calma la situación. No sé si es un tópico decirlo, pero es como disfrutar un poco más de cada momento de la vida". 

A Carlos, la enfermedad le permitió tener una vida relativamente cómoda hasta las últimas semanas, cuando las visitas al hospital ya se hicieron más continuas y su rutina se complicó. Es en ese momento cuando charlamos. No mucho tiempo, apenas media hora. Un amigo común nos presentó fruto de la casualidad. Y surgió la oportunidad de hablar sobre su vida y sobre cómo una persona afronta sus últimos momentos. 

"He vivido feliz. Y he sido feliz. Las dos cosas son importantes. Como todo el mundo he tratado de ser una buena persona y de hacer el bien a mi alrededor. En el trabajo ni siquiera saben que estoy tan fastidiado, pero lo prefería así. Quería tener también la tranquilidad de que estos últimos días los dedicaba a las personas más cercanas. Les dije que volvería, como en otras ocasiones en las que tuve recaídas, pero ya sabía que no sería así".

Nuestro amigo común me contó que Carlos murió hace unas semanas en paz, rodeado de su familia. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ahora que voy a morir: “No me preocupa lo más mínimo el final, no le he dado vueltas a lo que vendrá después”