SOCIEDAD

Una investigadora navarra sitúa un moderno método de análisis de ADN como procedimiento útil en la evaluación de cosméticos

Es el llamado 'Ensayo de cometa', utilizado para medir diversos daños contra el ADN, y reúne estos días a un centenar de científicos de todo el mundo en Navarra.

Un estudio de ADN revela la peligrosidad de los cosméticos. Archivo
Un estudio de ADN revela la peligrosidad de los cosméticos. Archivo  

Amaya Azqueta, investigadora navarra Ramón y Cajal, augura que el 'ensayo del cometa', una técnica que sirve para analizar daños en el ADN, podría ser utilizado por empresas cosméticas para comprobar si el cosmético puede afectar o no al ADN.

Azqueta forma parte del grupo de cien expertos procedentes de 27 países que desde hoy y hasta el jueves 31 de agosto celebran en Pamplona la XII reunión bienal del grupo ICAW, que reúne a los especialistas mundiales en el llamado 'ensayo del cometa'.

La navarra, que también es profesora en la Facultad de Farmacia y Nutrición de la Universidad de Navarra, señala en una entrevista que el 'ensayo del cometa' servirá para la evaluación de cosméticos, ya que la última directiva europea, de 2013, no autoriza a que se testen en animales.

SIMULACIONES EN PIEL HUMANA

"La empresa cosmética ha creado una especie de tejidos 3D que asemejan la piel humana y el ensayo del cometa es uno de los que se van a utilizar", incide. Precisa que la técnica también mide si la célula se está reparando y que, en el momento actual, los expertos están centrados en el desarrollo de la misma. Y es que en el campo de la investigación, afirma, serviría para comprobar si a personas expuestas a compuestos químicos determinados, que se "intuyen" que pueden dañar el ADN, se está "dañando o no".

La experta explica que en sus inicios la técnica servía para medir roturas en el ADN, una lesión "muy común, pero muy inespecífica" y, a partir de ahí, se ha modificado "poco a poco para poder medir otros tipos de lesiones".

En la actualidad se puede medir una oxidación del ADN, la capacidad de reparación del mismo y se está trabajando en un ensayo que "sea fácil de hacer" y "en desarrollarlo de forma que se puedan medir muchas muestras a la vez". Asegura del ensayo que tiene de "especial" su aplicación a muchos campos, ya que lo que se necesita es "una suspensión de células".

Por ello, asevera que se utiliza "mucho" en la evaluación de químicos, para comprobar si afectan o no al ADN, y también en biomonotorización humana para, valiéndose como muestra de células de la nariz o la boca, "ver cómo está el ADN en esa persona, si está intacto o tiene lesiones".

ESTUDIO EN FASE REGULATORIA

Asimismo, explica que el ensayo, que antes estaba en un periodo de investigación, ahora se encuentra en una situación de "regulatoria" desde noviembre de 2014 en el ámbito de los químicos.

La situación de "regulatoria" se refiere a que un ensayo "vale" para demostrar que el compuesto de una empresa es seguro antes de salir al mercado. Asimismo, añade que un estudio aplicado a animales "muy adultos" "parecía indicar, pero no era algo súper claro", que el ejercicio hacía que los sistemas de reparación del ADN estuviesen "más alertas".

Azqueta indica que las lesiones en el ADN que el ensayo detecta, en realidad, "son lesiones que la célula tiene capacidad de reparar, no son lesiones finales" y advierte que estamos expuestos a "un montón de compuestos químicos".

En cualquier caso, asevera que al 'ensayo del cometa' le queda "mucho recorrido" y que la idea es que sea capaz de detectar "un montón de lesiones que se conocen que existen y ocurren". Ya que, de esta forma, se podría conocer el mecanismo de acción de un compuesto, a los que de por sí, las personas ya están expuestas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una investigadora navarra sitúa un moderno método de análisis de ADN como procedimiento útil en la evaluación de cosméticos