SOCIEDAD

Adacen retoma parte de sus servicios de rehabilitación en su centro de Pamplona y domicilios particulares

También se han reanudado las terapias ofrecidas a varios vecinos de Villava a través de un convenio con el ayuntamiento de esta localidad.

Sede de la Fundación Adacen. ADACEN
Sede de la Fundación Adacen. ADACEN

La Asociación de Daño Cerebral de Navarra (Adacen) ha comenzado a retomar algunos de sus servicios de rehabilitación en el centro de Azpilagaña y en domicilios particulares.

Se trata de terapias "esenciales para la recuperación o mantenimiento de capacidades de personas que han sufrido daño cerebral" que habían sido interrumpidas con el establecimiento del estado de alarma el pasado 13 de marzo.

De forma escalonada los profesionales de Adacen han comenzado a ofrecer esta semana los Servicios de Rehabilitación de Fisioterapia, Logopedia y Neurorehabilitación atendiendo de forma individualizada en el centro que la entidad posee en Azpilagaña y en los domicilios particulares.

También se han reanudado las terapias ofrecidas a varios vecinos de Villava a través de un convenio con el ayuntamiento de esta localidad.

Todos estos tratamientos se dirigen a personas que han sufrido un ictus y a aquellas que necesitan rehabilitación para mantener sus capacidades.

Un total de 30 personas se beneficiaban, antes del cierre, de estos servicios utilizando las últimas técnicas y tecnologías de rehabilitación y "garantizando todas las medidas higiénicas y sanitarias obligatorias para este tipo de centros, medidas que se han incrementado, en este regreso a la actividad", ha subrayado en una nota la asociación.

Aunque no han vuelto todos los pacientes, ya que se está haciendo de manera escalonada, en su regreso a las sesiones de rehabilitación los profesionales de Adacen han constatado que "muchos de ellos estaban muy necesitados de realizar ejercicio y rehabilitación, tanto por el tema físico como por el cognitivo".

"Estar dos meses confinados es duro para todos, pero para las personas que tienen afectaciones neurológicas todavía más. Ahora necesitan de una estimulación que no han tenido durante este tiempo ya que están mucho más torpes en todos los niveles", afirma Antonia, trabajadora social de Adacen. C

on el fin de lograr cuanto antes recuperar la situación física y neurológica anterior al cierre de los centros, se realiza una evaluación individual de cada persona usuaria y se adaptan los tratamientos.

La decisión de retomar "cuanto antes" la actividad en Adacen se debe también a "la importancia que tiene el recibir atención cuanto antes en el caso de sufrir un ictus. En estos casos, es imprescindible comenzar cuanto antes las actividades de rehabilitación para obtener mejoras o mantenimiento de capacidades y evitar secuelas", ha resaltado la asociación.

Según ha recordado Adacen, "el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra avisó recientemente que, durante la pandemia de la COVID-19, la mayoría de los casos leves de ictus no llegaron a los servicios de urgencias y que su valoración se realizó de forma ambulatoria y en ocasiones tardía" e incidía en la importancia de que las personas que presenten síntomas leves de ictus o infartos "reciban una atención precoz avisando cuanto antes al 112".

"El ictus, entre otras señales, puede presentar desviación de la comisura bucal, dificultad en el habla, dolor de cabeza muy intenso de inicio brusco, o pérdida de fuerza o sensibilidad en una o varias extremidades", ha apuntado la entidad.

Adacen ha destacado que, tanto ictus como infartos, "son enfermedades tiempo-dependientes en las que es vital aplicar los tratamientos adecuados, en el menor tiempo posible, para evitar las secuelas o que éstas sean las menos posibles".

"También es esencial comenzar cuanto antes los tratamientos de rehabilitación tras la etapa hospitalaria para conservar o mejorar capacidades.Tratamientos que, en algunos casos, no han recibido las personas que han sufrido daño cerebral en estos meses de confinamiento", ha indicado.

MEDIDAS SANITARIAS

Para ofrecer las terapias, Adacen ha tenido que adaptar sus servicios a las exigencias higiénico-sanitarias.

Para ello, la entidad ha elaborado un protocolo de actuaciones a aplicar en el desarrollo de sus servicios de rehabilitación.

De esta manera, se atiende únicamente con cita previa y de forma individualizada, al centro accede solo el paciente y se debe acudir con mascarilla.

En el acceso de entrada se procede a la desinfección de manos del paciente con una solución hidroalcohólica y se toma la temperatura anotándola en un registro.

Además, los trabajadores van equipados con equipos de protección individual adecuados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Adacen retoma parte de sus servicios de rehabilitación en su centro de Pamplona y domicilios particulares