• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 09:02

 

 
 

SOCIEDAD

Pacientes con daño cerebral en Navarra experimentan beneficios con un nuevo programa desarrollado por la UPNA

La institución ha presentado las conclusiones de la implementación entre sus usuarios del programa Vivifrail.

Programa Vivifrail de Adacen. CEDIDA
Programa Vivifrail de Adacen. CEDIDA

Adacen ha presentado las conclusiones de la implementación entre sus usuarios del programa Vivifrail. En el proyecto, financiado por el programa Innova Social de Fundación Caja Navarra y La Caixa, participan también la Clínica Josefina Arregui y la empresa Movalsys.

El alto grado de satisfacción de las personas usuarias de Adacen participantes en el estudio y la constatación de que todas ellas han observado un mantenimiento o ligera mejoría de su estado, son las conclusiones más positivas extraídas del estudio realizado con el proyecto ViviFrail, un programa de ejercicio físico multicomponente desarrollado por Mikel Izquierdo, director del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra, en colaboración con diferentes organismos internacionales.

A pesar de esto, los técnicos de Adacen y Movalsys han constatado que algunos de los ejercicios planteados por Vivifrail no podían ser practicados con personas con daño cerebral por las características de sus secuelas físicas. Es por esto que, durante la ejecución del programa se han modificado, introducido y eliminado algunos de los ejercicios que formaban parte de las ruedas de trabajo del programa original, adaptándolas a las necesidades de las personas usuarias. 

En cambio, con las personas que, como es el caso de los usuarios y usuarias de la Clínica Josefina Arregui y algunos de Fundación Adacen, cuentan con deterioro fundamentalmente cognitivo y no físico, no ha sido necesario cambiar los ejercicios planteados desde Vivifrail, sino que la diferencia ha estado en la metodología, siendo necesario que hubiera una persona delante del paciente marcando los ejercicios para poder ser replicados. 

Por ello, los profesionales implicados concluyen la necesidad de poder hacer grupos de trabajo con mayor homogeneidad no sólo desde el punto de vista físico sino en cuanto a la capacidad cognitiva para seguir las órdenes, la velocidad de procesamiento...

EN DOMICILIO DURANTE EL CONFINAMIENTO

Aunque en un primer momento el proyecto no contemplaba la realización del programa a nivel domiciliario, el cierre de los centros por la situación de la Covid-19, ofreció la oportunidad de valorar su funcionamiento en casa

A pesar de haber realizado 8 meses de trabajo en el centro, y de que los usuarios ya conocían la metodología, la adherencia al programa en casa fue muy baja (de aproximadamente un 10%). Se modificó entonces la metodología de trabajo, y se les hicieron llegar las sesiones grabadas en vídeo. En este caso, la aceptación fue mayor, sin llegar a la participación en el centro. 

Algunas de las dificultades que se detectaron del trabajo con Vivifrail con personas con discapacidad neurológica, en domicilio fueron: la necesidad de ayuda de una tercera persona en muchos de los casos para ejecución de los ejercicios; la dificultad para adaptar el material, la falta de medios audiovisuales o la incapacidad para utilizarlos de manera autónoma y que el tiempo de la sesión, 30 minutos aproximadamente, resultaba demasiado largo.

Un total de 56 personas, 38 de Adacen y 18 de la Clínica Josefina Arregui, se han beneficiado de este programa con tres o cuatro sesiones a la semana a cargo de fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales y ya se están observando avances. Movalsys se encargó de diseñar los sistemas de evaluación.

VIVIFRAIL

El programa ViviFrail está diseñado especialmente para personas mayores con deterioro funcional de intensidad leve a moderada, o que están en riesgo de padecerlo y para personas con antecedentes o riesgo de caídas. Persigue dos objetivos principales: disminuir el riesgo de caídas y evitar la fragilidad. Además, mejora la fuerza, la capacidad de caminar y el equilibrio.

Consiste en la realización de ruedas de ejercicio ajustadas a la evaluación funcional previamente realizada a cada persona participante. A pesar de que lleva desarrollándose varios años en todo el mundo y cuenta con resultados muy positivos, son muy pocas las experiencias que han probado su eficacia en personas con demencia o ictus.

En 2019, dados los beneficios mencionados, Adacen apostó por implementar este tipo de trabajo con sus usuarios y usuarias para comprobar los resultados en personas con daño neurológico“.

En Navarra, esta metodología se ha estado aplicando en personas hospitalizadas en la Unidad de Geriatría del Complejo Hospitalario de Navarra con buenos resultados. La innovación del proyecto de Adacen reside, por un lado, en su aplicación en personas con discapacidad neurológica y, por otro, en la situación crónica de estos pacientes, puesto que acuden a recursos sociosantarios de atención durante periodos más largos que en el ámbito hospitalario (superior a nueve meses), lo que va a permitir un seguimiento más prolongado en el tiempo.

Además, con la participación de la Clínica Josefina Arregui, de Alsasua, el desarrollo del proyecto se realiza simultáneamente en los medios rural y urbano. También las patologías de las personas usuarias de ambos centros son diferentes: daño cerebral adquirido en Adacen y demencias y otras enfermedades psiquiátricas en Josefina Arregui.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pacientes con daño cerebral en Navarra experimentan beneficios con un nuevo programa desarrollado por la UPNA