SOCIEDAD

Un lustro haciendo más 'fácil' su vida: un centro de rehabilitación neurológica navarro cumple cinco años

Desde el año  el año 2018 el recurso, situado en el barrio de Azpilagaña, cuenta con autorización de Gobierno de Navarra para funcionamiento como Centro de Día.

Centro de Adacen en el barrio pamplonés de Azpilagaña. ARCHIVO
Centro de Adacen en el barrio pamplonés de Azpilagaña. ARCHIVO

La atención especializada a las personas mayores y dependientes en el entorno de su comunidad es el objetivo principal de este recurso que Adacen abrió en 2015 en el barrio de Azpilagaña para dar respuesta al reto del envejecimiento, facilitando rehabilitación especializada dirigida a mejorar la calidad de vida de los pacientes crónicos y poniendo en marcha nuevos modelos de atención en el espacio sociosanitario contando con las nuevas tecnologías en la atención a las personas.

Desde su inicio en 2015 Adacen ha atendido a 102 personas (48 mujeres y 54 hombres). En la actualidad acuden al centro 23 personas (9 mujeres y 14 hombres). Se trata de personas mayores que precisan de una atención especializada y requieren de actividades de estimulación que contribuyan a fomentar el mantenimiento de su autonomía y a ralentizar procesos de deterioro por envejecimiento. Presentan enfermedades crónicas y/o situaciones de dependencia derivadas de ictus, demencias, deterioro cognitivo u otras enfermedades derivadas del proceso de envejecimiento.

Desde el año  el año 2018 el recurso cuenta con autorización de Gobierno de Navarra para funcionamiento como Centro de Día.

En el Centro se ofrecen servicios altamente especializados en estimulación cognitiva, fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional, ocio terapéutico y educación para la salud.

Tiene un carácter flexible, adaptable a las necesidades de las personas usuarias  ya que contempla diversas modalidades de atención, con opción de comedor y horario más amplio para quien lo requiera. La proximidad facilita atenciones puntuales de las personas usuarias en domicilios si la situación lo requiere como pautas y asesoramientos.

Esta experiencia constituye así mismo un apoyo para el entorno familiar de las personas dependientes, reduciendo la carga de trabajo y estrés de los cuidadores informales, disponiendo de un tiempo propio mientras sus familiares acuden al centro. Contempla programas de información, formación y apoyo psicosocial dirigidos al entorno familiar.

Al disponer de  autorización de Gobierno de Navarra para funcionamiento,  las personas que acuden, si están valoradas como dependientes, pueden percibir una ayuda económica para cubrir gran parte del coste de la tarifa.

CARÁCTER COMUNITARIO

Este recurso contribuye a mantener a las personas en su propia comunidad, en su entorno habitual, siguiendo los preceptos de las últimas políticas sociales para afrontar el envejecimiento. La proximidad es un valor que favorece la atención en domicilio en situaciones puntuales con un coste bajo de recursos económicos (pautas de atención por parte de los/las profesionales en caídas, fracturas, valoración de la autonomía en domicilio...). Por otra parte, mejora la calidad de la atención evitando la utilización de transporte y los tiempos de desplazamientos.

Para fomentar este carácter comunitario, lo largo de estos cinco años de andadura, el centro de Adacen ha reforzado su vinculación con el barrio de Azpilagaña y los colindantes de Iturrama y Milagrosa a través de acuerdos y actividades con diferentes entidades.

Con los centros de salud y de servicios sociales de la zona se mantiene una coordinación para derivar a personas interesadas en acudir al recurso y para el seguimiento en diferentes acciones de apoyo a las personas usuarias y sus familias.

Además, en 2018 se pusieron en marcha actividades de fomento de la participación ciudadana en el barrio, buscando encuentros intergeneracionales y la promoción del voluntariado. El objetivo era crear un espacio de trabajo común entre personas y colectivos del barrio con interés en favorecer la participación ciudadana, el encuentro intergeneracional, e identificar las dificultades derivadas del mismo, con especial incidencia en las relacionadas con el ámbito socio-comunitario.   

En el marco de este plan, se establecieron contactos con agentes y entidades significativas del barrio como la Asociación de vecinos, la Apyma colegio público de Azpilagaña,  el centro de salud o el club de jubilados entre otras.

En 2019 en colaboración con la Apyma del Colegio Público de Azpilagaña se organizaron actividades para las que los alumnos y alumnas acudieran al centro donde fomentando el intercambio intergeneracional.  Para el año 2020 estaba previsto continuar con este programa, así como realizar de charlas de promoción del envejecimiento activo en colaboración con la Asociación de Vecinos, pero debido a la pandemia generada por el Covid 19 se han interrumpido provisionalmente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un lustro haciendo más 'fácil' su vida: un centro de rehabilitación neurológica navarro cumple cinco años