• lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 20:01
 
 

TERRORISMO

Marlaska defiende el acercamiento de etarras ante el padre de un pamplonés asesinado

El ministro de Interior insiste en que se trata de una "aplicación estricta de la ley" y "de un derecho de los reclusos". 

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, se reúne con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska. IÑIGO ALZUGARAY
Marlaska ha dicho que el acercamiento de los presos etarras "es legal". IÑIGO ALZUGARAY

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha subrayado este miércoles en el Congreso que los traslados de cárceles de presos etarras, como de otros condenados, "se ajustan a la legalidad porque es un derecho de los reclusos poder cumplir pena cerca de sus familias".

"La política de dispersión era una política antiterrorista. Vencida ETA desaparece", ha enfatizado el ministro en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde el diputado de Vox, Antonio Salvá, padre de uno de los dos guardias civiles asesinados en Mallorca en 2009 por ETA en el último atentado cometido en España, ha criticado duramente a Marlaska por los "indultos encubiertos" que está concediendo a los presos etarras.

El navarro Diego Salvá murió el 30 de julio de 2009 junto a su compañero Carlos Sáenz de Tejada. Ese día una bomba-lapa colocada en los bajos de un coche patrulla de la Guardia Civil hizo explosión en el cuartel de Palmanova con los dos agentes dentro y a unos cientos de metros de las playas donde esos días veraneaban 30.000 personas. Este atentado está todavía sin resolver. 

Según Salvá, estos "indultos" son el resultado de acercar a los presos a cárceles del País Vasco, cuyo Gobierno autonómico cuenta desde hace un año con las competencias en materia penitenciaria por lo que, ha dicho, "el PNV decide sobre terceros grados y permisos".

A esta "corrupción moral" se suma, ha añadido el diputado de Vox, que los etarras no solo no ayudan a esclarecer ningún crimen sin resolver - entre ellos el de su hijo- sino que además son aclamados en las calles mientras las víctimas "se pudren en el olvido".

En los últimos días se ha tenido constancia de dos homenajes a presos etarras en el País Vasco y Navarra. El primero de ellos tuvo lugar el pasado viernes en Bermeo y en él se honró al recientemente fallecido Elías Fernández Castañares, asesino de Agapito Sánchez Angulo y Juan José Uriarte Orúe. El segundo ocurrió este fin de semana en el centro de Pamplona, donde se bailó en recuerdo de Mikel Castillo, cuyo comando mató en 1997 a una repartidora de periódicos

"Escúpame a la cara y la afrenta no sería mayor aquí", ha apostillado Salvá antes de enumerar las tres "balas" de ETA: "la que mata, la de la traición de los políticos como usted y la del olvido a las víctimas".


"No sé qué decirle", ha replicado Marlaska a Salvá a quien ha acusado también de "escupirle" porque él es otra víctima pero que "hoy está ejerciendo la política".

El ministro ha reiterado que los traslados son "aplicación estricta de la ley" y "un derecho de los reclusos", en tanto que las progresiones de grados y permisos penitenciarios son el resultado de un "estudio individual" donde participan los funcionarios de prisiones y jueces. "No todo vale y menos aún poner en tela de juicio" a estos funcionarios, ha zanjado el ministro.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Marlaska defiende el acercamiento de etarras ante el padre de un pamplonés asesinado