• sábado, 17 de abril de 2021
  • Actualizado 22:17

 

 
 

ECONOMÍA

3.000 navarros sin trabajo: un estudio cifra la pérdida de empleo y la reducción del PIB por la pandemia

Navarra se ha visto menos afectada que otras regiones españolas y los jóvenes son el grupo poblacional más afectado

Varias personas pasean por el centro de Pamplona durante la segunda ola de coronavirus 2020. PABLO LASAOSA
Varias personas pasean por el centro de Pamplona durante la segunda ola de coronavirus 2020. PABLO LASAOSA

BBVA Research prevé que el PIB de Navarra se reduzca en un 10,6 % en 2020, un descenso de la actividad que supone casi un punto porcentual menos de la estimación para el conjunto del Estado y que se paliaría en parte con el incremento de 6 % previsto para el 2021.

Estima que a causa de la crisis de la Covid-19 se perderán unos 3.000 empleos entre 2019 y 2021.

Así lo ha indicado en rueda de prensa el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, durante la presentación del informe “Situación Navarra”, que analiza la evolución y perspectivas de la economía de la Comunidad Foral.

La actividad económica en Navarra se redujo en torno al 6,1% en el primer trimestre de 2020 y un 17,3% en el segundo, por lo que el servicio de estudios de BBVA espera una caída del PIB regional del 10,6% al cierre del año. Esto supone un impacto de la crisis menor que el 11,5% esperado para el conjunto de la economía española.

Para el 2021, ha indicado Cardoso, prevén un aumento del PIB navarro del 6%, similar al conjunto nacional, pero este crecimiento no sería suficiente para recuperar el nivel de actividad previo a la crisis, que se mantendrá aún un 5,2% por debajo del observado al cierre de 2019.

El economista se ha mostrado positivo en este aspecto, y es que “si tenemos vacunas efectivas disponibles de manera masiva” que permitan contener la enfermedad y los fondos europeos Next Generation se ejecutan de manera rápida y efectiva, el crecimiento podría ser mayor por la recuperación del gasto.

Según ha señalado, esperan que entre el cierre del año 2019 y el del 2021 se produzca una pérdida de 3.000 puestos de trabajo, lo que supone un aumento de la tasa de paro promedio hasta el 10,9% en el próximo año.

El menor descenso de la actividad con respecto a la media estatal, ha explicado, se debe a que existe un mayor peso de la industria y una menor presencia de los sectores más castigados como son el turismo o la hostelería.

Aunque un sector como la industria automotriz, que representa el 45% de las exportaciones, “se está resistiendo en mayor medida”, ha apuntado, el resto de la industria se contrajo un 11%, lo que supone cuatro puntos porcentuales menos que la media nacional y deja una reducción hasta septiembre del 16,3 % en el conjunto de las exportaciones.

Esto, ha indicado, se une a que el Gobierno Foral ha puesto en marcha desde marzo medidas como avales y créditos a empresas y ayudas directas a autónomos, ayuntamientos y hostelería por un importe equivalente al 2% del PIB regional , “un impulso fiscal mucho mayor que el que estamos viendo en otras comunidades autónomas”, ha destacado

Debido a esto, la demanda interna “no se está viendo tan resentida” como en otras partes del país donde tienen “una posición más deteriorada de las finanzas públicas autonómicas”.

La flexibilización de las restricciones de movilidad, así como la mejora del turismo nacional y el avance de las exportaciones favorecieron una intensa recuperación económica durante el verano, lo que contribuyó a que el PIB navarro se incrementara un 18,3% en el tercer trimestre respecto al anterior, cerca de 1,5 puntos porcentuales por encima de la media de España (16,7%).

La mayor contracción de la afiliación en junio se observó en las comarcas de Pamplona y Sakana (por encima del 4%), con un menor peso relativo de actividades esenciales, y en la Ribera, mientras que la reducción en Bidasoa, Valdizarbe y Zona Media no alcanzó el 2% y la afiliación agregada del Pre-Pirineo y Sangüesa se incrementó debido a la actividad industrial y de construcción.

Aunque la caída en el empleo ha vuelto a ser mayor entre los más jóvenes, ha señalado Cardoso, el cambio demográfico ha hecho que en España los mayores de 35 años representen en esta crisis más de la mitad de las personas que han perdido su empleo (frente a una quinta parte en 2008-2009).

La desaceleración esperada en la economía española y europea podría afectar a sectores estratégicos para Navarra, ya que la eurozona es uno de los principales destinos de las exportaciones navarras (57% del total), algo que, junto con a los retos propios del sector automotriz, podría condicionar la velocidad de recuperación de la economía de la Comunidad.

La elevada incertidumbre estaría afectando al consumo y a la inversión, por lo que tanto las importaciones de bienes de capital como la inversión en vivienda están sufriendo una reducción mayor que la media estatal. Ante ello, el consumo y la inversión de las administraciones podrían actuar como estabilizadores económicos. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
3.000 navarros sin trabajo: un estudio cifra la pérdida de empleo y la reducción del PIB por la pandemia