PREMIUM  SOCIEDAD

Once conductores secundan los paros de las villavesas, un 40% menos que en las huelgas anteriores

Según la empresa TCC, 16 de las 24 líneas que operan en la comarca de Pamplona no han sufrido ninguna afección.

Huelga y servicios mínimos en el transporte urbano de Pamplona. ALZUGARAY
Huelga y servicios mínimos en el transporte urbano de Pamplona. ALZUGARAY  

Tan solo 11 conductores han secundado esta tarde de sábado el paro convocado por los sindicatos ELA, LAB y ATTU de cuatro horas en el Transporte Urbano Comarcal, según ha asegurado en un comunicado TCC, la empresa adjudicataria de los autobuses en la comarca de Pamplona.

Según estas cifras, supone un 40% menos, en comparación con la media de los tres paros anteriores a los que llamaron las citadas organizaciones sindicales entre los conductores de los vehículos.

Durante las cuatro horas de paros (entre las 19.30 y las 23.30 horas), 16 de las 24 líneas no han sufrido ninguna afección. Estas han sido las de los números 1, 2, 4, 5, 7, 8, 11, 12, 14, 18, 19, 20, 21, 23 y 25, además de la línea A.

Durante los tres paros anteriores, tan solo 15 trabajadores de media, de los 520 que componen la empresa, habían secundado cada uno de ellos, según indicó la empresa este viernes.

TCC expuso también que se encuentra "enormemente sorprendida" por las acciones llevadas a cabo por el comité de empresa, ya que el nuevo convenio recibió un apoyo masivo por parte de la plantilla.

De hecho, la compañía informó de que las mejoras acordadas en el nuevo convenio colectivo extraestatutario 2017-2019 ya habían sido aplicadas. Se realizaron 63 contrataciones fijas indefinidas con un salario cercano a los 31.000 euros, además de una paga de atrasos a toda la plantilla de una media de 1.000 euros y el incremento económico del IPC con carácter retroactivo desde el 1 de enero del 2017.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Once conductores secundan los paros de las villavesas, un 40% menos que en las huelgas anteriores