• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:11

 

 
 

SALUD

10 consejos para convivir con la rosácea en tiempos de mascarillas

El uso de la mascarilla como medida individual de protección ante la Covid-19 está provocando el empeoramiento entre la población de problemas de la piel como la rosácea.

Imagen de una mujer afectada por la rosácea. ARCHIVO
Imagen de una mujer afectada por la rosácea. ARCHIVO

El uso de la mascarilla como medida individual de protección ante la Covid-19 está provocando el empeoramiento entre la población de problemas de la piel como la rosácea, según advierten diversos expertos. De acuerdo con los datos publicados en la revista Medicina de Familia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), una de cada diez personas sufre esta enfermedad inflamatoria crónica.

La rosácea se caracteriza por episodios transitorios de rubor, enrojecimiento, capilares dilatados muy visibles, pápulas y granitos, que recuerdan a los del acné adolescente. En ocasiones, pueden durar semanas o meses. Según Julio Maset, médico de Cinfa, esta enfermedad, conocida también como acné rosácea, “puede causar el mismo impacto emocional que el acné juvenil y, como este trastorno, minar la autoestima de  quien lo padece de manera importante”.

Más frecuente en mujeres y entre los 30 y 50 años de edad, afecta sobre todo a la piel del área central del rostro -nariz, mejillas, mentón, frente y entrecejo-, que son las zonas donde se produce más sebo. En sus formas más severas, puede cubrir toda la cara, incluidos los párpados, y propagarse al cuello. En el caso de los hombres, con más frecuencia, produce  engrosamiento de la piel de la nariz, lo que se conoce como nariz bulbosa o rinofima.

El experto de Cinfa explica que “se considera una enfermedad inflamatoria y ambiental causada por múltiples factores: piel clara, predisposición hereditaria o capilares muy sensibles con más tendencia a dilatarse, por lo que aparecen las rojeces que, con el tiempo, pueden volverse permanentes. Además, hay  factores ambientales que favorecen la aparición de rosácea, como el estrés, la exposición al sol, o determinados medicamentos y alimentos (picantes, por ejemplo). El alcohol no produce rosácea, pero sí puede agravarla”.  

CUIDADOS TRAS EL VERANO

Durante el verano, y cuando este acaba, los pacientes con rosácea deben prestar una mayor atención al cuidado de su piel, ya que es en esta época del año, junto al invierno, cuando la piel sufre más. “La exposición al sol, el calor y los cambios bruscos de temperatura pueden provocar un empeoramiento de la rosácea – explica Julio Maset-. Si añadimos el estrés, la incertidumbre y la ansiedad generados por la pandemia, junto al uso de la mascarilla, se crea el cóctel perfecto. Bajo esta, se crea un microambiente que favorece el calor local y la proliferación de bacterias; además, si queda demasiado ajustada, puede crear una presión excesiva sobre la piel del rostro o, si queda demasiado holgada, rozarla y agredirla”.

Si se identifican problemas cutáneos con un tipo concreto de mascarilla, el experto médico de Cinfa recomienda usar otra que ofrezca la misma protección, pero fabricada con materiales diferentes. También puede resultar beneficioso ir cambiando de modelo o marca, de manera que el tapabocas se apoye o roce cada vez en distintas zonas del rostro, lo que prevendría la aparición de lesiones.

“Las personas que presentan rosácea u otras afecciones dermatológicas previas deben cuidar su rostro, ahora más que nunca, de una forma muy exhaustiva y seguir estrictamente sus rutinas y tratamientos habituales. Si, aun aplicando estas medidas, los síntomas continúan, es importante acudir a un dermatólogo antes de que empeoren”, añade el experto.

10 CONSEJOS

  • Extrema el cuidado de la piel. Si, normalmente, la higiene y cuidado diario de la piel es crucial, el uso de la mascarilla obliga a ser más rigurosos que nunca con los rituales. Emplea en tu piel limpiadores sin jabón, que irritan y resecan menos, además de que ayudan a aliviar síntomas como la irritación, el picor y el eritema. Tras la limpieza, es recomendable el uso de una loción con propiedades emolientes, hidratantes o calmantes, aplicada con un masaje suave.

 

  • Protégete de las radiaciones solares. Aplícate diariamente productos cosméticos con filtros solares con un factor mínimo de 30, con el fin de mitigar el efecto de las radiaciones UVA, UVB e IR-A sobre tu piel. Consulta en tu farmacia cuál es el protector solar más adecuado para tu trastorno. Por supuesto, limita el tiempo de exposición al sol y evita este en las horas centrales del día.

 

  • Utiliza una mascarilla que se adapte a tu rostro. Minimizarás las agresiones sobre la piel y reducirás el riesgo de exacerbación o empeoramiento de los síntomas. También es conveniente alternar distintos modelos, de manera que no sea siempre la misma área del cutis la que recibe los roces y presiones.

 

  • Añade cuidados faciales extra. En la piel con rojeces sin lesiones inflamatorias (granos), podemos utilizar tratamientos de belleza, como sérums, contorno de ojos…, que miman y cuidan la piel más en profundidad. En todo caso, usa siempre productos específicamente formulados para la rosácea.

 

  • El maquillaje como opción. Los cosméticos pueden ayudarte a camuflar los signos de la rosácea y mejorar el aspecto de tu piel, si esto te ayuda a sentirte mejor. Existen bases de larga duración no comedogénicas que cubren los defectos e irregularidades de la piel, y también maquillajes específicos que contienen pigmentos verdes que ayudan a disimular las rojeces.

 

  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Y, si es posible, los vientos fuertes y los climas o ambientes fríos, ya que son factores desencadenantes de afecciones cutáneas.

 

  • Huye de los ambientes cargados de humo. Además, si fumas, reduce o elimina el consumo de tabaco. Recuerda que la nicotina puede provocar que aparezcan más capilares en tu piel.

 

  • Modera el consumo de bebidas alcohólicas. Incluso las pequeñas cantidades de alcohol producen vasodilatación y pueden provocar una intensa ruborización, agravando un problema existente.

 

  • No abuses de las comidas picantes. Evita los alimentos muy picantes o los platos demasiado condimentados, especialmente, cuando están calientes, pues también pueden provocar la vasodilatación de los capilares sanguíneos. Lleva una dieta mixta, equilibrada y moderada.

 

  • Aprende a relajarte. Mejora tus técnicas respiratorias y practica regularmente actividades como relajación muscular, meditación, mindfulness o yoga. Esto te ayudará a manejar mejor el estrés y a reducir la ansiedad u otras emociones negativas, más frecuentes en una época como la actual. Recuerda que los factores emocionales también tienen su reflejo en nuestra piel.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
10 consejos para convivir con la rosácea en tiempos de mascarillas