SAN FERMÍN

'Coquinero', 'Bandolero' y 'Agujeta', los toros que se podrán contemplar en las visitas al coso de Pamplona

Los tres han sido naturalizados por el taxidermista navarro Javier Celay y se podrán disfrutar, previsiblemente, desde la próxima primavera. 

Javier Celay en su taller de taxidermia en Iracheta. PABLO LASAOSA
Javier Celay en su taller de taxidermia en Iracheta. PABLO LASAOSA  

Es posible que alguno de los visitantes que acuda en breve a la Plaza de Toros para disfrutar de las visitas guiadas que prepara la Casa de Misericordia de Pamplona se sorprenda en la plaza o los corrales con alguna presencia inesperada. 

Tres toros lidiados durante la pasada feria de San Fermín han sido naturalizados por el pamplonés Javier Celay en el estudio que taxidermia que el artista tiene en Iracheta, una localidad de la Valdorba donde Coquinero, Bandolero y Agujeta han vuelto a cobrar vida sólo unos meses después de correr por los adoquines de la Estafeta. 

Celay es un autodidacta de algo tan complejo como la taxidermia. Su pasión por los toros y su interés por las artes han desembocado ahora, en su profesión. Estudiante de Comunicación Audiovisual en Valladolid, fue en la ciudad castellana donde comenzó a ligar su amor por los toros con su trabajo. "Primero fue con una agencia de comunicación taurina, algo casi pionero en aquellos años (2007). Después lancé una productora, que aún funciona, en la que plasmé mi interés por el montaje, los efectos, me pude dedicar a la parte creativa", explica Javier Celay, de 31 años. 

Pero necesitaba otra vuelta de tuerca en su dedicación profesional. "Me puse a investigar, a ver vídeos. Me atraen los animales y la taxidermia tiene también la parte artística. Así que comencé con bichos pequeños y poco a poco me fui poniendo objetivos mayores, hasta que llegué al toro", relata sobre su aprendizaje, rebuscando en las redes.

Su primera cabeza de toro aún la recuerda como una desastrosa primera vez, pero con el tiempo le fueron haciendo algunos encargos, especialmente en Valladolid. "Vi que podía funcionar y escogí el camino difícil", asegura. Vendió la parte de la productora y, a finales de 2015, se instaló en Iracheta, donde montó su estudio. Junto a la taxidermia, aún tiene tiempo para seguir también con su faceta de diseño gráfico y producción audiovisual. 

TOROS PARA LA PLAZA DE PAMPLONA

Celay se ha caracterizado en sus creaciones por disecar toros en movimiento, con un estudio al detalle de su morfología y por no utilizar moldes. Cada toro es distinto y para ello se guía por fotografías del animal en los corrales, en el encierro o la plaza, donde puede observar sus movimientos, su gesto y después reproducirlo de la manera más fidedigna. 

En la plaza de toros de Pamplona se podrán contemplar tres de los morlacos de la feria de 2016, pero cada uno de ellos es distinto. No sólo por su capa, sino por su estampa y situación. Coquinero, un jandilla colorado que corrió por Pamplona el pasado 11 de julio y que fue lidiado por Diego Urdiales, se mantiene con la mirada fija, quieto y observante. 

Agujeta, un toro de Miura cárdeno que lidió Javier Castaño, tropezó en la plaza en el encierros con un pequeño montón junto a otros dos hermanos. Celay lo ha plasmado en plena zancada, a paso firme y desafiante.

Por su parte, el toro de Cebada Gago, Bandolero, burraco, embiste metiendo la cara hacia abajo. Quizá como hizo en el encierro que los toros de Medina Sidonia sembraron de pánico y cornadas. Igual que por la tarde en la corrida. Bandolero fue lidiado por Eugenio de Mora

En su estudio no sólo 'habitan' los toros de Pamplona. también hay cabezas como la corrida completa de homenaje a Víctor Barrio, el malogrado torero que falleció el 9 de julio en Teruel y que toreó, entre otros, José Tomás.

UN PROCESO ARTESANAL DE SEIS MESES

El proceso de elaboración es largo y artesanal, ya que el taxidermista prepara una "escultura única" de cada una de las piezas. "Cuido cada uno de los detalles, las proporciones, los rasgos físicos y las hechuras. Se tiene que notar a simple vista de qué encaste son. Es una trabajo sin moldes, cada animal es único", mantiene Celay

Crea una silueta del toro y a partir de ahí trabaja con distintos materiales para dar forma a la cabeza, al cuerpo, etc. Luego, con la piel del animal ya curtida, se monta en la escultura preparada y se ajuste hasta que seca. "A partir de ahí comienzan los detalles de lo más minucioso, los pliegues, las mucosas, etc", detalla el artista.  

Durante esta pasada temporada, una vez terminadas las ferias, ha preparado unos 30 animales. Las cabezas pueden rondar entre los 600 y los 800 euros, aunque depende del toro, de la feria en la que ha sido lidiado y el interés del animal. Un toro completo, como los que se verán en la plaza de Pamplona, se puede queda en precios muy superiores, algo que tampoco es habitual encargar pero que hace lucir al máximo el trabajo del taxidermista. Algo que se podrá contempla en la plaza de Pamplona.

Tampoco es fácil conseguir las cabezas, porque los toreros y los ganaderos tienen prioridad si la escogen. Además, el de la taxidermia es un mundo algo complejo y con cierta competencia sin regulación alguna. En Pamplona, los toros los compra la Protectora, pero luego es labor de los taxidermistas hacerse con las piezas que el matadero no requiere, como la piel y la cabeza con los pitones. "En ocasiones acudo al matadero para dar instrucciones concretas", resume.

LAS VISITAS A LA PLAZA

La Casa de Misericordia tiene previsto comenzar durante la próxima primavera un circuito de visitas en las que se podrá conocer sobre el terreno los aspectos menos habituales de la plaza, como los corrales, toriles, cuadras, etc. Todo estará complementado con audiovisuales completos sobre la historia de la Feria del Toro, el encierro, etc. Se trata de un ambicioso proyecto que diseñó con esmero y detalle el arquitecto recientemente fallecido Fernando Redón y que la Meca cuida ahora con mimo y sigilo para mantener en vilo a los visitantes. 

No hay fecha concretas pero todo está ya casi ultimado para poder disfrutar de algo que Pamplona necesitaba no sólo para los turistas, sino para poner en valor la importancia de la fiesta taurina y de los Sanfermines, incluso para los seguidores locales y aficionados en general.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Coquinero', 'Bandolero' y 'Agujeta', los toros que se podrán contemplar en las visitas al coso de Pamplona