PREMIUM  SAN FERMÍN

Tradiciones sanfermineras de los siglos XIX y XX en el olvido

Muchos actos que se celebraban en San Fermín en los siglos pasados han quedado en el olvido, ¿te gustaría que volvieran?

Los Glober Trotters y los Giants en la plaza de toros. ARAZURI, “Historia de los sanfermines”
Los Glober Trotters y los Giants en la plaza de toros. ARAZURI, “Historia de los sanfermines”  

Una atracción para los jóvenes eran las cucañas. La primera vez que se mencionan es en 1867. Según los archivos de ese año, se comenzaron a colocar tras las fiestas de San Fermín Chiquito. Después, durante las fiestas grandes de Pamplona se instalaron cucañas en la Plaza del Castillo entre 1883 y 1892. Los dos últimos años fueron trágicos, ya que en 1891 un joven de 16 años llamado Casiano Giménez murió tras caer al vacío como consecuencia de la rotura del palo de madera. Al año siguiente, otro muchacho sufrió heridas de consideración por una caída, por lo que aquellos dos accidentes provocaron la supresión de este evento. Durante 33 años no se celebraron cucañas, pero a partir de 1928 y hasta 1951 volvieron a colocarse en los Jardines de la Taconera; salvo el primer año, que aún se colocaron en la Plaza del Castillo como se hacía anteriormente.

El funambulismo fue otra de las artes que se expusieron durante las fiestas de San Fermín. El 9 de julio de 1883 la pamplonesa Remigia Echarren Aranguren mostraba su espectáculo en la parte del río Arga a su paso por Beloso. Los dos años siguientes también se pudo disfrutar de las exhibiciones de esta funámbula, aunque en estas ocasiones se celebraron con el riesgo de la oscuridad de la noche y en la Plaza del Castillo. Años más tarde, en 1916, atravesó la maroma de este mismo lugar MR. Arsens Blodín. Sin embargo, no supo hacer una función arriesgada como estaban acostumbrados los pamploneses con Remigia, por lo que no consiguió el apoyo del público y de esta forma se cerraron las actuaciones de los funámbulos en San Fermín.

Las majorettes de Tarbes entrando en la Plaza del Castillo. ARAZURI, “Historia de los sanfermines”

El deporte en grupo también se ha hecho un hueco durante las fiestas navarras, aunque tengan poca relación. En 1962 el Ayuntamiento decidió traer a los dos mejores equipos de baloncesto del mundo de ese momento: Harlem Globe Trotters y American Giants. Los partidos se celebraron en la misma plaza de toros durante la noche del día 7 y la mañana del día 8, consiguiendo el trofeo el conjunto de los Globe.

Un nuevo festejo que se perdió con el paso de los años fueron las majorettes. En los Sanfermines de 1968, el Ayuntamiento de Pamplona contrató a las majorettes de Nimes para que desfilaran por las calles de la ciudad. Tras el éxito de ese año, los días 10 y 11 de 1969 animaron las fiestas 59 mujeres de la agrupación de majorettes de Tarbes. Al año siguiente fueron las de Toulouse las que se acercaron hasta la capital navarra. En 1971 se contrató a las majorettes du Soud Ouest de Burdeos, pero ya en 1973 fue el grupo de Tafalla quien supo recorrer las calles de Pamplona con la misma profesionalidad que las francesas.

Otra tradición ajena a Navarra se celebró durante los Sanfermines de 1970, cuando un grupo compuesto por 105 xiquets levantó una torre humana en la plaza Consistorial de la ciudad. Los Xiquets de Valls vestían camisa roja, pantalón blanco y una faja ancha de color negro. Un guiño a la vestimenta sanferminera entre la que se intentaban camuflar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tradiciones sanfermineras de los siglos XIX y XX en el olvido