FERIA DEL TORO

Ocho toreros históricos para recordar durante San Fermín

Dicen que Pamplona es una plaza amable para torear, pero son muy pocos los toreros que han dejado huella en el ruedo.

Corrida del 7 de julio de 1943 con Manolete a la izquierda.ZUBIETA Y RETEGUI
Corrida del 7 de julio de 1943 con Manolete a la izquierda.ZUBIETA Y RETEGUI  

VICENTE BARRERA (VALENCIA, 1908-1956)

Entre 1928 y 1939 Barrera actuó en la plaza de toros 17 veces. En 1932 hizo lo que nadie había hecho: lidió cinco toros en dos corridas y a todos los morlacos les cortó las dos orejas y rabo, incluso la pata al segundo toro del domingo día 10. Dio tres vueltas al ruedo.

En los últimos cuatro años en los que estuvo se fue en blanco. Barrera era uno de los matadores que más cobraba. En 1933 el público se enfadó porque era el torero más caro del abono. Su actuación no fue buena. Ese año cobró 32.300 pesetas, es decir, 194 euros; casi el triple que sus compañeros de cartel.

JOAQUÍN RODRÍGUEZ, 'CAGANCHO' (Sevilla, 1903-1984)

Una tarde para no olvidar fue la del martes 12 de julio de 1927, con toros de Conde de la Corte. A 'Cagancho' le tocaba torear el sexto astado de nombre Pajarito, del que se llevó las dos orejas y el rabo. Según el diario ABC, 'Cagancho' toreó en los medios, sujetando al toro, con pases superiores y dos pinchazos. El público lo ovacionó y fue paseado a hombros. En 1935 capeó en Pamplona por última vez, pero fue un desastre. “Ha estado aún peor que en lo más malo de sus peores tiempos”, según indicó LNV, “la ciudad en fiestas”.

DOMINGO ORTEGA (BOROX, TOLEDO, 1908-1988)

Ortega pisó la arena de la plaza 19 tardes entre 1931 y 1948. Las cinco primeras fueron grises, pero en 1934 toreó tres veces. En la primera y tercera se llevó las dos orejas y el rabo y en la segunda, las dos orejas y el rabo en los tres toros que lidió. Fue una tarde gloriosa para él. En 1944 vino a sustituir a Manolete (que no llegó a tiempo a la plaza) triunfó y rechazó un rabo.

MANUEL RODRÍGUEZ, 'MANOLETE'  (CÓRDOBA, 1917-1947)

'Manolete' toreó en Pamplona doce días entre 1940 y 1947. Tres en 1940, cuatro en 1942 y 1943 y una en 1947. Estaba contratado también en 1944, año en el que se le pinchó una rueda del coche en su camino a la capital navarra, y en 1945, que no pudo asistir a la cita debido a una cogida. 1940 fue un fracaso. En 1942 cortó una oreja, al año siguiente cinco orejas y un rabo y en 1947, cuatro orejas.

Pero a 'Manolete' se le recuerda en Pamplona por la faena de la última tarde que lidió en la plaza. Fueron dos toros. “Una de las corridas más completas y satisfactorias. Ajustado, parsimonioso, seguro, sin perder la línea y sin mancharse el vestido”, según lo reflejó AE, nº 3.577. Por esa actuación, el torero ganó 250 000 pesetas (1.502 euros) y sus compañeros de cartel, 25 200 pesetas (151 euros).

ANTONIO ORDÓÑEZ (RONDA, MÁLAGA, 1932-1998)

Ordóñez estuvo 33 tardes en Pamplona desde 1949 hasta 1971. Los espectadores que se deleitaban viéndole torear coinciden en que era uno de los mayores motivadores de la historia de la plaza y que marcó la época dorada de la plaza de Pamplona por la huella artística de su presencia. Alcanzó ocho tardes de orejas dobles, diez de una y un rabo.

La primera vez que pisó la arena de la plaza cobró 10.300 pesetas (62 euros) y en 1967 por una tarde cobró 1.002.000 pesetas (6.022 euros) porque el año anterior se celebró una corrida extraordinaria el 15 de julio con un joven Palomo Linares como protagonista. La Casa de la Misericordia lo quiso contratar para que lidiara en las fiestas, pero los representantes del joven torero no lo consideraron conveniente. Este hecho no estuvo exento de polémica y molestó a Ordóñez. Argumentó que se debía torear en los días de San Fermín y con la ganadería que tocara, no a libre elección de cada uno. Al final, se celebró la corrida extraordinaria.

DIEGO PUERTA (SEVILLA, 1941-2011)

Diego Puerta hizo el paseíllo en Pamplona 30 tardes, la última el 11 de julio de 1974. En el ruedo se ganó al público con su valor, técnica, gracia y fuerza.

La tarde del 12 de julio de 1961 fue para recordar. Puerta tuvo que terminar la faena del primer toro, ya que este había mandado a la enfermería a sus dos compañeros de cartel, que por consiguiente, el sevillano acabó toreando los cinco toros restantes de la corrida. No fue novedad (antes lo habían logrado El Algabeño en 1923, Fuentes en 1902 o Guerrerito en 1909), pero sí la más notable.

FRANCISCO RUIZ MIGUEL (SAN FERNANDO, CÁDIZ, 1949-)

Ruiz Miguel es el diestro que más actuaciones ha cuajado en San Fermín: 35 entre los años 1973 y 1989. De ellas, 24 fue primero de la terna y consiguió once orejas en total. Ruiz Miguel no fue un torero trascendente, pero se ganó el respeto y el aplauso del público. Cuando toreó por última vez en el coso pamplonés, el diestro se emocionó.

ANTONIO JOSÉ GALÁN (BUJALANCE, CÓRDOBA, 1948-2001)  

Galán debutó en Pamplona en 1973 y el 14 de julio, una semana después de tener una cogida, llegó mermado, pero toreó miuras. En su primer astado, cortó dos orejas y hubo una fuerte petición para darle también el rabo. Aquella tarde cayó una tromba de agua en la plaza y Galán siguió con la faena, contra el miura y la tormenta. El diestro toreó cómo y dónde quiso y entró a matar sin muleta y sin engaño. Esa vez, la presidencia no le negó el rabo: salió a hombros de la plaza.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ocho toreros históricos para recordar durante San Fermín