PREMIUM  SAN FERMÍN

El Órdago de una cuadrilla en San Fermín: con este bar "queremos contribuir un poquito a la fiesta"

Seis amigos de entre 25 y 27 años han puesto sus ahorros para abrir un bar en la calle San Gregorio donde ofertar algo novedoso en las fiestas.

La cuadrilla de amigos socios del bar Órdago, abierto para San Fermín en la calle San Gregorio. NOEMÍ VERA
La cuadrilla de amigos socios del bar Órdago, abierto para San Fermín en la calle San Gregorio. NOEMÍ VERA  

¿Cuántas cuadrillas habrán dicho esa frase de 'tenemos que montar un bar'? Una frase de broma dicha por muchos tomando algo o cenando con los amigos que casi nunca se lleva a la realidad. Sin embargo, seis amigos de Pamplona han llevado esa frase a la realidad y estrenándose además por todo lo alto para Sanfermines

"Abrimos el bar para ganar dinero si podemos, pero le damos mucho valor a qué es San Fermín, es nuestra fiesta, nuestra ciudad... Esta experiencia de poner un local y ver entrar a la gente y que disfrute, el poder decir, yo he contribuido también un poquito a esta fiestas", destaca Javier Amezqueta, uno de los amigos socios.  

Con esta inspiración sanferminera, Manuel Rodríguez, Alejandra Chavez, Xabin Andueza, Íñigo Martínez de Olcoz, Javier Amezqueta y Fermín Valls, seis amigos de entre 25 y 27 años han abierto en el número 21 de la calle San Gregorio el bar que han decidido llamar Órdago. 

"La idea surgió como otras grandes ideas: echando unas cervezas", bromea Íñigo sobre cómo comenzó el proyecto. "A finales de abril salió la idea porque Íñigo dejaba el bar donde trabajaba, Fermín volvía de Argentina sin trabajo, Alejandra también se quedaba justo sin empleo y y yo me había quedado sin 'curro' en Volkswagen", aclara Xabin.

Así pues, alrededor de una mesa, medio en broma medio en serio, los amigos comenzaron a mirar por la web y localizaron varias ofertas de locales en el centro de Pamplona. "Habían mirado páginas una tarde porque se vinieron arriba y se quedó ahí, pero se retomó porque Xabin siguió mirando sitios y un día sin tener siquiera la idea clara de qué íbamos hacer quedó para ver el local y entonces ya nos dijo y quedamos todos para verlo", explica Fermín. 

En ese momento, aún no estaban los seis amigos dentro. "Nos dijeron que estábamos interesados nosotros y 17 chavales como proyecto de carrera de ADE de Deusto y ahí fue cuando nos vimos en la tesitura de ‘o lo cogemos o se nos pasa la oportunidad’ y nos decidimos sin estar todavía los seis", señala Fermín. 

El último que faltaba por unirse era Javier Amezqueta, quien cuenta con menos experiencia en la hostelería pero que se había ofrecido a ayudar como camarero. "Quedé con Amezqueta después de ver el sitio para desahogarme del nervio que me generaba el decir esta semana tengo que poner cinco mil euros, y quedé con él y estaba más ilusionado que yo. Estaba tan ilusionado que entonces se sumó y ya nos quedamos los seis que estamos", señala Fermín. 

UNA APUESTA CON BUENA MANO

Como muchos jóvenes, estos seis amigos han trabajado antes en la hostelería para poder ganar algo de dinero. Alejandra ha estado toda su vida unida al sector, ya que su madre tiene un bar, y tanto Fermín como Manuel cuentan con hasta 8 años de experiencia. Por su parte, Xabin ha estado trabajando 4 años en dos bares de Pamplona, mientras que Íñigo un año y medio en otro bar, y Javier tan solo un año trabajando los fines de semana como camarero. 

"Como cada uno hemos estado en un lado de la barra más o menos sabemos. Fermín y Manu han trabajado más de día, Íñigo y yo más de noche, Alejandra ya había estado en cocina y se defiende muy bien… Éramos como perfiles muy diferentes y nos complementamos muy bien", comenta Xabin.

En este sentido, Fermín matiza que "todos tenemos experiencia, pero para todos es también la primera vez en el manejo". Por ello, Xabin señala que el bar "es hasta Sanfermines, hasta el 20 de julio. Es una prueba y nos hemos puesto solo de objetivo sacar lo puesto, con eso ya nos daríamos por satisfechos".

Una situación que está muy relacionada con el nombre que han elegido: Órdago. "Para el nombre estuvimos dándole muchas vueltas, estábamos un poco desquiciados y estábamos buscando cosas que nos pudiesen identificar, y salió lo de órdago porque al final nos la estamos jugando completamente", explica Íñigo. "Para más de uno nos estamos jugando los ahorros", asegura Xabin. 

Sin embargo, Javier matiza esta apuesta. "Es un poco órdago lo que estamos haciendo, pero llevándolo al tema de cartas es con muy buena mano. No es un órdago en plan a ver que sale, nos conocemos mucho, vamos a hacer las cosas bien y va a salir adelante", dice convencido. 

Íñigo Martínez de Olcoz, uno de los amigos socios en el bar Órdago, sirviendo una cerveza en el local que han abierto. NOEMÍ VERA

OFRECER ALGO DIFERENTE EN SAN FERMÍN

San Fermín es el gran momento para la hostelería y especialmente para los bares de Pamplona. Por ello, estos amigos quieren aportar su propio estilo al bar para atraer a la gente, tanto con propuestas musicales como en la cocina. 

"Queremos plasmar que el local sea un ambiente joven pero que sea sano y para pasarlo bien. Al final no hay mejor manera de hacer algo bien que conocerlo tú y todos somos de ambientes distintos pero todos sabemos qué hay que hacer para que la gente se sienta bien en un lugar, eso la gente lo nota", comenta Javier. 

En este sentido, apuestan por tener el bar abierto desde la hora del vermú hasta las 6 de la mañana, ya que como Xabin explica "queremos estar un poco para todos los ambientes". 

Además, las tardes de lunes a jueves, van ofrecer "propuestas diferentes" a partir de las 18 horas aproximadamente. "El lunes tenemos bailes latinos, el martes estará Fermín haciendo una sesión jamaicana, el miércoles Dj Reimy que empezará desde las 20 hasta la noche, y el jueves estarán pinchando LaDj´s y Txino Dantzari", detalla Íñigo. 

Con estas propuestas quieren aportar algo diferente, al igual que desde la cocina. "No queremos hacer lo típico que tienen todos, marcar un poco la diferencia en cuanto a lo que vamos a dar", explica Alejandra, quien será la encargada de esta parcela. 

Por ello, Fermín valora que "vamos a hacer pocas cosas, pero caseras y muy bien hechas". Así pues, el menú que tienen pensado es de cinco bocatas, unas cazuelicas y algún frito. "Vamos a dar bocadillos de ajoarriero, de cochinita pibil pero con pollo (osea un pollo un poco estilo mexicano), de pollo al curry, de albóndigas, otro básico de jamón con tumaca y una hamburguesa vegetariana", describe la cocinera. 

MUCHO TRABAJO Y GRAN SATISFACCIÓN

Por ahora ya han conseguido ponerlo en funcionamiento, algo que les ha requerido mucho esfuerzo durante el último mes. "Llevamos un mes currando mucho y seguimos con muchísima ilusión", valora Fermín, a lo que Xabin añade que "ha sido un mes muy loco, porque todos tenemos nuestros trabajos o estudios, pero ibas y estabas más pensando en el bar en qué pedir, cómo hacer, con qué proveedores hablar…".

Además, los seis amigos han tenido que trabajar mucho para poner a punto el local. "El anterior propietario lo dejó bastante destrozado, tenerlo abierto ahora tiene mérito porque no era un sitio que estuviera para funcionar", explica Fermín. "Lo peor que estaba era la cocina porque la mayoría de elementos estaban destrozados o no había, y todo estaba todo muy sucio", añade Xabin. En este sentido, agradecen mucho la ayuda de varios amigos para preparar el local. 

Aún así todo este trabajo ya les está mereciendo la pena. Por ahora, han conseguido abrir jueves, viernes y sábado de las últimas dos semanas, y están muy satisfechos con la respuesta. "Por ahora todo ha funcionado bien y estos días ya hemos notado un buen ambiente", comenta Xabin sobre los primeros días con el bar abierto.

Sobre ello, Íñigo valora que "gente ajena totalmente a nosotros vino, les explicamos el proyecto y la gente súper ilusionada", además destaca que "los vecinos con los que hemos podido hablar están encantados y animándonos a ver si conseguimos hacerlo bien".

En este sentido, Íñigo también reseña que es importante "el hecho de trabajar para nosotros mismos". "Para mí eso es lo más importante, esa satisfacción de decir estoy haciendo esto y es con toda la labor del mundo, pero es para mí", añade Fermín. 

Por último, ambos destacan lo mismo "somos novatos y nos vamos a dar ostias, al final alguna tontería seguro que nos falla en algún momento, pero somos amigos de toda la vida y hay confianza para todo". "Es lo más importante del proyecto, el factor humano, la confianza que tenemos", aseguran. 

Los seis amigos socios del bar Órdago (de izquierda a derecha): Javier Amezqueta, Íñigo Martínez de Olcoz, Xabin Andueza, Manuel Rodríguez, Fermín Valls y Alejandra Chavez. NOEMÍ VERA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Órdago de una cuadrilla en San Fermín: con este bar "queremos contribuir un poquito a la fiesta"