• domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:44

 

 
 

SANFERMINES

'Muerte en San Fermín', una novela negra que toma forma en un cómic blanco y rojo

José Carlos Sánchez acaba de publicar la adaptación gráfica de "Un extraño lugar para morir", la famosa novela de los Sanfermines de Alejandro Pedregosa.

Muerte en San Fermín
'Muerte en San Fermín', la novela gráfica de José Carlos Sánchez adaptando 'Un extraño lugar para morir' de Alejandro Pedregosa.

La madrugada del 6 de julio, el cadáver de Lucio Maestre, un prestigioso escritor, aparecía en la suite Hemingway del Hotel La Perla. Le habían descargado dos balas en la cabeza. Murió al instante. “El rostro estaba cubierto por una almohada con dos quemaduras redondas de las que salía un rojo intenso que se desparramaba en rosa hacia los laterales”.

Con estas palabras describió Alejandro Pedregosa qué pasaría si un misterioso asesinato sacudiera los Sanfermines. Desde su publicación en 2010, su novela "Un extraño lugar para morir" ha llegado a más de 4.000 lectores y ahora acaba de ser adaptada al cómic. Al malogrado Lucio Maestre no le ha quedado otro remedio que volver a aparecer con dos balas clavadas en la frente; aunque esta vez las palabras dejan paso a las ilustraciones.

Así arranca "Muerte en San Fermín", una novela gráfica de José Carlos Sánchez que reinventa la investigación criminal sanferminera escrita por Pedregosa. El cómic, publicado por la Editorial Traspiés, ha visto la luz esta semana y refuerza todavía más el protagonismo de Pamplona, su fiesta y sus gentes en una historia tan apasionante como intrigante.

DOS GRANADINOS ENAMORADOS DE PAMPLONA

Para plasmar en imágenes este detectivesco relato, el ilustrador José Carlos Sánchez ha necesitado cuatro años, tiempo en el que ha acabado conociendo Pamplona tan bien como su Granada natal.

“Tuve una primera toma de contacto fuera de los Sanfermines, me resultaba más cómodo para documentarme”, relata Sánchez, que conocía la capital navarra a través de las innumerables imágenes que aparecen en los medios de comunicación durante las fiestas. Después ha acabado estudiando los Sanfermines en profundidad.

El guía durante sus estancias en Pamplona no fue otro que Pedregosa, el autor de la novela original, también de Granada pero que para aquel entonces ya se había afincado en Navarra. “Yo conocía lo más popular de los Sanfermines, pero con Alejandro descubrí las fiestas auténticamente de Pamplona: las reuniones en la sociedad gastronómica, el buen comer, el buen beber, una cultura muy propia”, confiesa el ilustrador, para quien el mayor cambio no estaba en la transformación visual de la ciudad, sino en los pamploneses: “Se nota que el resto del año están esperando esta fiesta”.

Pedregosa ratifica las palabras de su socio en esta adaptación; precisamente lo que más interesa al escritor de la obra original es ese componente cercano de San Fermín. “Hay muchos guiños a la cultura navarra”, cuenta Alejandro Pedregosa, “quería reflejar ese carácter íntimo de la ciudad; a pesar de ser una fiesta absolutamente multitudinaria e internacional, siempre hay hueco para lo cercano”.

Los dos autores revisitaron los escenarios de la novela mientras Sánchez tomaba notas, fotografías y bocetos que le sirvieran después para retratar Pamplona. “Salió enamoradísimo de la ciudad”, resume Pedregosa y Sánchez le da la razón: “Ya puedo decir que tengo una relación especial con Pamplona y con San Fermín”.

PAMPLONA EN BLANCO, NEGRO Y ROJO

La investigación del asesinato acaba sumiendo a los protagonistas en un torbellino de muertes, descubrimientos inesperados y, sobre todo, escenarios de fiesta que contrastan con la solemnidad de una muerte sin resolver. “Pamplona es el homenajeado”, Pedregosa lo afirma rotundamente, “el muerto es coyuntural, es una trama clásica de novela negra. Lo que me interesaba es poner un cadáver ahí para hacer una foto fija de la ciudad durante esa semana loca, ver cómo cambia la forma de vivir de los pamploneses, el modo de comportarse, su afectividad”.

Sánchez explica cómo ha plasmado esta dualidad entre fiesta y tragedia en su adaptación al cómic: “Empleo los colores que me inspira Sanfermín; el blanco de la ropa, el contraste del negro y el rojo del pañuelo, pero también del vino y de la sangre”. El ilustrador se ha inspirado en las películas clásicas de cine negro, con una atmósfera gris imperante y personajes poderosos, poniendo como ejemplo “El halcón maltés”.

HUMPHREY 'URIZA' BOGART

Aunque en el cómic no hay rastro de la estrella de aquella cinta, Humphrey Bogart, aquí el protagonismo recae en el comisario Javier Uriza, un 'PTV' (pamplonica de toda la vida) hasta la médula, buen investigador y mejor amante de los Sanfermines, como lo define Pedregosa: “Uriza pone de relieve que la fiesta y las ganas de vivir y disfrutar son más fuertes que el crimen y la muerte”.

Si bien el periplo de Uriza durante la semana más festiva del año no está exento de peligros. “Jugamos con los fondos de las viñetas, al principio muy llenos de gente que poco a poco van desapareciendo. Es como si el cansancio del protagonista fuera reflejándose con planos más agobiantes, más sombras, centrándose en sí mismo conforme se acerca al desenlace”, explica Sánchez.

Para saber si el sorprendente final de la novela se mantiene en el cómic o se le ha dado otra vuelta de tuerca, no queda más remedio que leer “Muerte en San Fermín”. La novela gráfica ya está a la venta en toda España a un precio de 18 euros.

A falta de la presentación oficial, el próximo miércoles 29 de junio el escritor navarro Carlos Erice y el comisario de Pamplona Negra, Carlos Bassas, impartirán una charla sobre este libro en el Palacio del Condestable. Será a las 19 horas y responderán a las preguntas de los lectores y curiosos, pero lo que parece seguro es que no resolverán la incógnita de la investigación: ¿Quién mató a Lucio Maestre el día del Chupinazo?

LOS PADRES DE 'MUERTE EN SAN FERMÍN'

José Carlos Sánchez del Arco (1978, Granada)

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada, tras terminar sus estudios orienta su trabajo hacia el diseño gráfico y la publicidad. Ha trabajado asimismo en proyectos didácticos de ilustración editorial, con diversas publicaciones. “Muerte en San Fermín” supone su primera incursión en el campo de la novela gráfica, donde ha llevado a cabo tanto la adaptación de la novela original “Un extraño lugar para morir”, de Alejandro Pedregosa, como los dibujos de la misma. Actualmente prepara un nuevo proyecto de comic, labor que compagina con su trabajo como responsable de taller de diseño y creación para personas con discapacidad intelectual.

Alejandro Pedregosa (Granada, 1974)

Es licenciado en Filología Hispánica y Teoría de la literatura. Su producción literaria se inició con dos libros de poemas, “Postales de Grisburgo y alrededores” (2001) y “Retales de un tiempo amarillo” (2002). Con “Paisaje quebrado”, su primera novela, consiguió en 2004 el Premio de Novela Corta José Saramago. Un año más tarde apareció su tercer poemario, “En la inútil frontera”. En 2008 publicó la novela “El dueño de su historia” y el libro de poemas ”Los labios celestes”, con el que ganó el Premio Arcipreste de Hita. “Un extraño lugar para morir” fue su primera incursión en la narrativa policiaca, a la que siguió “Un mal paso”, y posteriormente “A pleno sol”, novela ambientada en el 15-M. Su última novela, editada en 2015, se titula “Hotel Mediterráneo”. Vive a caballo entre Granada y Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Muerte en San Fermín', una novela negra que toma forma en un cómic blanco y rojo