• sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:00

 

 
 

ENCIERRO

¿Quieres salir ileso de un encierro? Ten en cuenta estas cuatro condiciones

El encierro no solo depende de uno mismo, sino también de los demás corredores y de las ganaderías.

Encierro del día 10 de julio de 2014. San Fermín, sanfermines, toros. CRISTINA NÚÑEZ BAQUEDANO 3
El encierro del 10 de julio de 2014 con la ganadería Garcigrande. CRISTINA NÚÑEZ BAQUEDANO

Es difícil, muy difícil, salir ileso del encierro. Por un lado, los corredores, que empujan, se dejan llevar por el pánico o pelean por un hueco ante las astas. Por otro, los toros. Algunos corren con nobleza y permiten que los mozos se sitúen junto a ellos. Otros, paran su carrera y fijan en un mozo su objetivo. Pero, además, es bueno tener en cuenta cuáles son las lesiones más probables y en qué tramo se corre.

En los últimos diez años, los servicios sanitarios (Cruz Roja, DYA y voluntarios) han atendido unos 42,75 mozos de media. El año con más heridos fue 2007, pues el 7 de julio había tanta gente que no se pudo limpiar el recorrido y, además, parte del vallado se derrumbó. Las lesiones más comunes son traumatismos y contusiones. Su principal causa: las caídas. Hay corredores que caen por doquier y los mozos, más que pisar los adoquines, pisan espaldas y extremidades de sus compañeros de carrera (lo que a su vez puede provocar más caídas). Las lesiones más peligrosas son los traumatismos craneoencefálicos, que pueden dejar lesiones de por vida e incluso llevar a la muerte, como le ocurrió a Fermín Etxeberría en 2003.

Algunos tienen el dudoso honor de probar el asta. La profundidad puede variar de un puntazo (golpe superficial) a una cornada (donde el pitón se hunde en la carne varios centímetros). En los últimos años, las cogidas más comunes han sido en los muslos.

Todo corredor tiene su tramo preferido, pero algunos resultan más peligrosos que otros. Por las aglomeraciones y la largura de la calle, Estafeta es la que más heridos y corneados ha acogido en los últimos quince años. En la plaza de toros no suele haber muchos incidentes en el encierro, pero sí en las vaquillas (por ejemplo, el 7 de julio de 2006 un joven quedó parapléjico durante este espectáculo). También recoge el mayor número de muertos de todo el recorrido: cuatro fallecidos, seguido por la plaza del Ayuntamiento (con 3 fallecidos). Irónicamente, son los tramos más 'seguros' del encierro en los últimos quince años.

Pero salir indemne no depende solo de uno y de los corredores que le rodean, sino de los toros. Algunas ganaderías han conseguido su fama en el encierro y han dejando huella en los adoquines del recorrido. Así, no es lo mismo correr ante los Miura, que suelen ir hermanados, que ante los Jandilla, una de las ganaderías más rápidas. 

Los astados que han propinado el mayor número de cornadas son los Cebada Gago, 37 en todos sus encierros. Sin embargo, en proporción a cornadas y número de encierros, Jandilla gana a las demás ganaderías. El 12 de julio de 2004, corneó a ocho personas en un solo encierro.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Quieres salir ileso de un encierro? Ten en cuenta estas cuatro condiciones