PREMIUM  TOROS

Los toros de Cebada Gago que corrieron el encierro de San Fermín y no fueron lidiados ya tienen destino

Los toros fueron enchiquerados en Pamplona para la corrida del 8 de julio, pero no pudieron ser lidiados debido a la gran tromba de agua que cayó por la tarde. 

Dos de los toros de Cebada Gago que corrieron el encierro del pasado 8 de julio en Pamplona por San Fermín y que ahora serán lidiados en la localidad de Villaseca de la Sagra. MIGUEL OSÉS
Dos de los toros de Cebada Gago que corrieron el encierro del pasado 8 de julio en Pamplona por San Fermín y que ahora serán lidiados en la localidad de Villaseca de la Sagra. MIGUEL OSÉS  

Los toros de Cebada Gago que corrieron el encierro del 8 de julio pero no fueron lidiados por la tarde por una tormenta ya tienen destino

Una de las preguntas que sobrevolaba entre los aficionados de Pamplona, y de buena parte de España, es que ocurriría con esos toros que ya habían atravesado la Estafeta pero que no llegaron a salir de los chiqueros de la plaza de Pamplona. 

La corrida del 8 de julio se suspendió sobre las 19 horas después de que los toreros, la empresa y la autoridad acordaran que era imposible torear por el estado del ruedo pamplonés. En ese momento, los toros de Cebada Gago volvieron a un corral de la plaza de Pamplona y, a los pocos días, ya estaban descansado de nuevo en la finca que Cebada Gago tiene en la localidad de Medina Sidonia de Cádiz. 

Sólo uno de los toros, el cinqueño Hornachuelo, permaneció en Pamplona hasta el final de los Sanfermines y, de hecho, fue reseñado como sobrero en la corrida del 14 de julio, pero tampoco llegó a salir a la plaza porque la corrida de Miura se lidió completa. 

Hornachuelo volvió a Cádiz y la Casa de Misericordia comenzó a buscar opciones, ya que los toros, desde que llegaron a Pamplona, eran de su propiedad y habían corrido el encierro. Varias posibilidades aparecieron en ese momento, desde que la corrida se lidiara en otra feria, hasta que alguno de los toros, los cuatreños, pudieran volver a Pamplona en los Sanfermines de 2020. 

Pero nada de eso ocurrirá. La opción más viable es la que finalmente ha terminado por fructiferar y la corrida de Cebada Gago que corrió el encierro de Pamplona ha sido vendida al Ayuntamiento de Villaseca de la Sagra (Toledo) para el importante concurso de recortadores que se celebra todos los años previo a su certamen de novilladas, de repercusión nacional y muy del agrado de los aficionados taurinos. 

El propio Ayuntamiento de la localidad ha confirmado que cuatro de los toros que corrieron el encierro del pasado 8 de julio de 2019 saltarán a la plaza en su VII Concurso de Recortes. Se trata de los tres toros castaños del encierro y uno negro. 

Arquero (nº 3), Huído (nº 5), Cabrero (nº 52) y Botijo (nº 82) terminarán sus días en este prestigioso certamen de recortes de la localidad castellana, después de no haber podido ser lidiados en Pamplona. 

Otros dos toros que corrieron el encierro, Hornachuelo (nº 5) y Valiente (nº 4) todavía no tienen destino, aunque es muy probable que puedan terminar también en festejos populares, ya que el hecho de haber corrido el encierro los hace muy demandados por las localidades del Levante, que disfrutan con los bous al carrer. Sin embargo, el haber participado ya en un festejo popular pueda hacer complicado esa posibilidad, según la reglamentación. 

Los toros Búcaro (nº 19) y Cepillito (nº 75), también de Cebada Gago, vinieron a Pamplona y estuvieron en los corrales del Gas, pero no corrieron el encierro y permanecen en la finca gaditana. Iban a ser los sobreros en la corrida del 8 de julio. No sería extraño, porque así ha ocurrido en otras ocasiones, que pudieran ver como "titulares" dentro del grupo de Cebada Gago para los Sanfermines de 2020. 

La Casa de Misericordia termina así un proceso que calificó de pequeño "desastre" por la suspensión de la corrida y consigue al menos recuperar algo del dinero empleado en la compra de los toros de Cebada Gago con la venta de estos cuatro toros para el certamen de recortadores de Villaseca de la Sagra. 

El segundo encierro de San Fermín 2019 con toros de Cebada Gago se corrió en 2 minutos y 14 segundos de una manera muy limpia, aunque hubo un herido por asta de toro en la espalda en el último tramo Estafeta, a la altura de Espoz y Mina. Precisamente el toro que corneó al mozo fue Hornachuelo y no estará en el concurso de recortadores. 

La corrida iba a ser estoqueada en Pamplona por los diestros Manuel Escribano, Rubén Pinar y Juan del Álamo, pero la lluvia lo impidió


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los toros de Cebada Gago que corrieron el encierro de San Fermín y no fueron lidiados ya tienen destino