• viernes, 22 de octubre de 2021
  • Actualizado 10:18

 

 
 

PELOTA

Berasaluze se llevó los aplausos del Labrit y el vino

Asegarce se quedó con las 1.200 botellas de Marco Real (2-1) la noche del miércoles, y Pablito Berasaluze saldó con victoria su último partido en el Labrit.

Berasaluze corresponde a los aplausos de los aficionados y de sus compañeros
Berasaluze corresponde a los aplausos de los aficionados y de sus compañeros

Las victorias de Arretxe II en la ‘jaula’ y de Berasaluze-Beroiz en el estelar dieron el Desafío del Vino a la empresa bilbaína Asegarce, mientras que Mendizabal III salvó el honor de la armera Aspe en el tercer partido, el manomanista, a la postre el más animado de la noche gracias a la presencia de los amigos de Unai Laso, que pusieron la nota de color en el Labrit, que registró unos 900 espectadores.

El foco de atención estuvo en Pablito Berasaluze en el día de su despedida de Pamplona como pelotari profesional. No decepcionó el vizcaíno, que se dio un festín rematador con 13 tantos en jugada.

Cuatro y Medio: Arretxe II-Gorka (22-19). Partido muy igualado hasta los tres últimos tantos, en los que el colorado se desquitó con el saque, mientras que el riojano cometió su tercera pasa. A Víctor, que marcó más y mejores remates que Arretxe, le perdió su irregularidad.

El navarro fue más constante y tuvo las ideas más claras durante los 48 minutos de partido. Los apostantes acertaron con su tendencia a la par. Los abrazos a 3, 9, 14, 15, 18, 19 mantuvieran viva la pelea, pese a la vistosidad que restaron los errores. Al final, justo vencedor Iker Arretxe, que impuso su mayor regularidad y decisión.

Parejas. Berasaluze II-Beroiz – Altuna III-Rezusta (22-11). Decepcionó el estelar, que solo cumplió en cuanto a la despedida triunfal de Pablito. Las apuestas salieron doble a sencillo por los azules, que luego no cumplieron expectativas. El delantero de Amezketa anduvo espeso, dubitativo, sin las ideas claras. Anotó cinco remates, dudó y falló dos remates y un saque.

El zaguero de Bergara no dominó. No destacó por el número de errores (2) como por la intermitencia de su pegada, pese a que anotó un rebote. Pudo más el rocoso y seguro Mikel Beroiz, quien a la postre hizo suya la zaga y regaló a su compañero la labor puntillera que ejerce como nadie en los dos primeros cuadros.

El partido, que sumó 280 pelotazos en 40 minutos, registró cierta igualdad durante la primera parte. Aunque los colorados pecaron de falta de entendimiento en el primer tanto, lo cierto es que pronto asentaron bases. Pablito igualó ese error con el primero de sus ocho ganchos, y a continuación Beroiz, que no falló una,  hizo lo propio con una pelota arrimada a media pared  con la primera paradica de Altuna.

A partir de ahí los colorados anduvieron mandones (7-2), y aunque los azules se les acercaban, sobre todo por los remates que a Pablito se le fueron al colchón (5), la igualdad relativa perduró hasta el 14-10. A partir de ahí Berasaluze se dio el atracón hasta sumar trece remates (los ocho ganchos citados, tres paradicas, y dos cortadas al ancho), además de dos saques. Inapelable. En el último saque puso al Labrit en pie.

Manomanista. Mendizabal III.Unai Laso (22-15). El guipuzcoano, que comenzó doble a sencillo en las apuestas comenzó con una tacada de diez, que si bien no cumplió los negros presagio, pesó excesivamente en el delantero navarro. Pareció en el 10-0 que Mendizabal III se ir hasta el cartón 22 sin oposición alguna, sobre todo después de ver el primer tanto, con el delantero de Antzuola tendido en la parte de atrás de la cancha, y el de Viscarret lanzándole allí la pelota en lugar de marcar una paradica clara.

La labor de José Ángel Balanza ‘Gorostiza’ como botillero (Jokin Etxaniz tuvo más sencillo su trabajo) logró templar a Laso, que tiró de casta y a base de pelotazos se metió en una pelea que se alargó tres cuartos de hora.

Se acercó primero (10-7) gracias a una que dejó pasar su rival creyendo que iba a mala, y mantuvo distancias después, pero Mendizabal (7 saques, 12 remates y 3 errores),  tenía cogida la dinámica del partido y no la soltó. Unai Laso (2 saques, 10 remates y 3 errores) se quedó con la satisfacción de dejar buenas sensaciones con su reacción a base de genio, pegada y calidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Berasaluze se llevó los aplausos del Labrit y el vino