PREMIUM  SAN FERMÍN

Bildu pone fin a una vida sanferminera: 'El Baturro' se despide de Pamplona tras 40 años ligado a las fiestas

El Ayuntamiento de Pamplona les ha dado la espalda a once familias que habitualmente tenían sus locales en Antoniutti.

Ana Belén Picón junto a su marido en El Baturro durante los Sanfermines. CEDIDA
Ana Belén Picón junto a su marido en El Baturro durante los Sanfermines. CEDIDA  

Las próximas fiestas de San Fermín se presentan con algunos cambios significativos. Por ejemplo, la noria o las clásicas verbenas de Antoniutti ya no estarán presentes, ambas han sido parte del paisaje que se forma en las fiestas de la capital navarra durante años.

Uno de los puestos más emblemáticos ha sido siempre 'El Baturro', ligado desde hace 40 años a los Sanfermines y que este 2019 no pondrá ofrecer sus vinos a clientes y amigos.

"He estado todo el invierno llamando al Ayuntamiento, quedando con Maider Beloki, y hace pocos días nos dieron la noticia de que no podremos acudir a Pamplona", apunta Ana Belén Picón, dueña del local 'El Baturro'. 

La madrileña se considera navarra de adopción, pese a vivir en el municipio madrileño de Villaviciosa de Odón. Toda su vida, desde su infancia, está ligada a Pamplona, a sus fiestas y su gente.

'El Baturro' es un negocio familiar, de cuarta generación, pero han sido las dos últimas quienes se han acercado cada mes de julio hasta la capital navarra.

Picón recogió el año pasado 1.400 firmas para recuperar el espíritu de la verbena que se ha ido "perdiendo" en Antoniutti.

"Llevábamos diez años en los que había ido decayendo la verbena, el ambiente no es el mismo. Antiguamente era familiar y venían muchos niños", señala.

La madrileña se reunió hasta tres veces con representantes del Ayuntamiento de Pamplona y pese a sus intentos, finalmente no podrá acudir a la capital navarra.

Imagen de archivo de El Baturro en Pamplona. CEDIDA

Mantuvo conversaciones con Maider Beloki (Concejal del Ayuntamiento) y Xabi Ibáñez (Seguridad Ciudadana), e incluso lo intentó con una Itziar Gómez (Seguridad Ciudadana) que jamás le respondió a ningún mensaje o correo electrónico. Pese a los intentos de ubicar estos puestos de comida en otra zona, como en el párking de las piscinas de Larraina, han recibido la negativa definitiva. 

"Nos han estado dando largas. Me he gastado dinero en viajes a Pamplona, tengo dos hijas, y total para decirnos que no había nada a pocos días de los Sanfermines", denuncia.

En la misma situación que 'El Baturro' se encuentran otras once familias, los cuales se han visto perjudicados por esta decisión de última hora.

Picón apunta que "no es lo mismo pagar un sueldo que diez" y que además de los propios dueños también están implicados camareros, autónomos, etc.

Habiendo esperado hasta el último momento en busca de una noticia positiva que finalmente nunca llegó, han perdido la posibilidad de acudir a otras fiestas.

UNA VIDA LIGADA A PAMPLONA

A sus 47 años, todos los recuerdos de Ana Belén Picón están relacionados con los Sanfermines, ya que desde que tenía tan solo siete años ha acudido a Pamplona. Por aquel entonces, era su madre la que estaba al frente de 'El Baturro'.

"Mi hija nació en Pamplona un 12 de julio de hace catorce años, ella no se cree que no vayamos a venir este año. Ella es de carácter navarro", ríe.

'El Baturro' viaja por ocho ferias, realiza la misma ruta cada temporada aunque este 2019 se verá alterada

"Toda mi vida ha sido venir a Pamplona, a nivel emocional esta ciudad es muy importante para mi. A nivel económico supone un palo, pero a nivel personal también", afirma.

Imagen de archivo de Ana Belén Picón junto a su familia. CEDIDA

A lo largo de estos 40 años, el matrimonio ha creado un vínculo con la capital navarra más allá de la venta de vino, han formado amistades que todavía perduran.

Picón cuenta la anécdota de una clienta que durante los Sanfermines de 2018 estaba muy grave ingresada en el hospital y pidió permiso para salir en taxi para así acudir a 'El Baturro'.

La clienta no consiguió el permiso hospitalario, pero su hija fue quien le acercó hasta el hospital una copa de vino.

Echando la vista atrás, a Ana Belén le vienen muchos recuerdos, como por ejemplo la llegada de Miguel Indurain en 1996 con el Tour de Francia.

"Cuando nació mi hija me hicieron regalos amigos y clientes de la ciudad, me vinieron a ver al hospital. Nos hemos visto crecer y nuestros hijos son amigos, quedamos para ir a la piscina o a ver los gigantes", comenta.

Se trata de relaciones personales que van más allá de los Sanfermines y que este 2019 se tomarán un respiro, ya que el vino de 'El Baturro' esperará en la barrica hasta el próximo año aunque Picón no pierde su esperanza de regresar este verano.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu pone fin a una vida sanferminera: 'El Baturro' se despide de Pamplona tras 40 años ligado a las fiestas