SANFERMINES

Ana Urmeneta: "La mitad del presupuesto de la tómbola, cerca de un millón de euros, es para premios"

La tómbola de Cáritas de San Fermín se inaugura el sábado 28 en Pamplona y prepara ya su 75 aniversario, que tendrá lugar en 2020. 

Ana Urmeneta, responsable de la tómbola de Cáritas en el Paseo Sarasate de Pamplona. (1). IÑIGO ALZUGARAY
Ana Urmeneta, responsable de la tómbola de Cáritas en el Paseo Sarasate de Pamplona. (1). IÑIGO ALZUGARAY

A pocas horas de que se inaugure la Tómbola de Cáritas en el Paseo de Sarasate de Pamplona, su coordinadora desde 2002, Ana Urmeneta nos cuenta cómo funciona esta parte de la sociedad de Pamplona, tan ligada a los Sanfermines, durante el tiempo que no está presente a la vista de los pamploneses.

Desde el 28 de mayo hasta el 15 de julio, tendremos oportunidad de probar suerte en una tómbola que cumple 71 años de historia y que destina una buena parte de sus recursos a programas de acogida, labores ocupacionales y campañas de emergencias y atenciones internacionales, entre otras acciones sociales.

Desde un termómetro, pasando por una lata de aceitunas, un juego de sobremesa, un lote de paños de cocina o un estuche, hasta un viaje familiar a la playa o un coche, nos aguardan en las estanterías de la tómbola por tan sólo 80 céntimos.

¿Qué se hace en la Tómbola cuando deja de estar presente en el Paseo de Sarasate?

¡Qué misterio…! En la Tómbola se trabaja todo el año. El público ve la tómbola en mayo, junio y julio, pero ¿qué hacemos cuando nos vamos? Lo primero, nos llevamos los premios a la calle San Antón, número 3 porque los premios siguen siendo vigentes. Todos podéis venir a recoger hasta que caduca el boleto, más o menos en mitad de agosto. A mitad de agosto, los boletos caducan y ya ningún premio es válido pero no tiramos nada.

Llevamos al almacén todo lo que es válido para el año siguiente, por ejemplo las mochilas. No les va a pasar nada por estar un año en el almacén. Se guardan, se cuentan y se apuntan cuántas hay y ahí se quedan preparadas para la siguiente tómbola.

No guardamos las galletas si caducan, una tablet que ya el año siguiente habrá sido sustituida por otra, tampoco guardamos los coches… ¡qué hacemos con un coche todo el año en el almacén! Esas cosas las tenemos apalabradas con el fabricante y no ponen ningún problema en que se lo devolvamos si previamente se lo hemos avisado. Lo normal es que se lleven todos los coches premiados, pero si no, lo devolvemos a mediados de agosto para que ellos lo vendan. Apuntamos todo lo que nos queda y nos vamos de vacaciones…

Las bolsas con los boletos aguardan en los almacenas de la tómbola antes de salir a la venta. Todas contienen el mismo número de premios. 

 

¿Y a la vuelta de vacaciones, en septiembre?

Volvemos a finales de septiembre y sabemos cuántos boletos hemos vendido, qué nos ha salido bien, qué nos ha salido mal, cómo ha funcionado la instalación y con todo eso, empezamos a tomar las primeras decisiones.

Lo primero que decidimos es si vamos a hacer más boletos o menos que el año anterior, si vamos a subir el precio de los boletos o no, o si vamos a bajarlo, todo se piensa. Con eso ya tenemos decidido cuántos y a qué precio, y ya tenemos un presupuesto. Por ejemplo, en 2016 hacemos 2.300.000 boletos a 80 céntimos, y a partir de ahí empezamos a trabajar.

¿De todo el presupuesto cuánto destinan a premios?

De esos casi 2 millones de euros más de la mitad, más de un millón de euros nos gastamos en premios. Además, tenemos unos gastos fijos de luz, de agua, de nóminas, de permisos de instalación etc… calculamos que serán unos 300 ó 400.000 euros. El resto, otros 400.000 son beneficios. Es decir, de ese presupuesto de la tómbola tenemos que comprar los premios, pagar los gastos y obtener beneficios.

Luego distribuimos cantidades a los premios, a qué premios va más dinero, cómo lo repartimos, cuántos coches compramos, tenemos que afinar bien esa distribución para poder comprar cuantos más premios mejor. Y luego, distribuir el número de boletos. De esos 2.300.000, cuántos a sorteos, cuántos a reúna, cuántos de premio directo… Queremos que nos dé para dar muchos premios y mejores cada vez.

¿Qué les dice la gente sobre los premios, les gustan?

La gente nos suele decir que pongamos menos premios pero que sean mejores, otros quieren que toque algo, aunque sean unas aceitunas, pero que toque, y tenemos que ajustarnos a todo.

También tenemos que decidir qué hacer con los coches. Si los ponemos en sorteo y no los recogen… Los ponemos en premio directo. Pero entonces, ¿qué ponemos en los boletos de sorteo? Porque si no los han mirado habiendo un coche  ¡cómo van a mirar el boleto de sorteo de algo que parece que no va a ser tan bonito…!

Todos los años tenemos que decidir eso y todos los años nos arriesgamos y nos la jugamos, vamos probando… Claro, son 70 años de experiencia y ya vemos qué puede salir mejor.

La gente nos suele decir que pongamos menos premios pero que sean mejores, otros quieren que toque algo, aunque sean unas aceitunas, pero que toque

Entonces, en octubre ya sabemos qué esquema vamos a tener, empezamos a imprimir los boletos en octubre, y a comprar los premios desde octubre hasta febrero… Porque hay que comprar 500.000 premios y tenerlos bien distribuidos, y siguiendo un esquema lógico para que no se te descalabre el presupuesto por ningún lado.

Cuando ya tenemos toda la lista de premios y los boletos impresos, queda ir al almacén y comprobar que nos cuadra todo, que hay tantos premios como boletos premiados, porque si no habría que arreglarlo, sería un gravísimo problema. No puede pasar que exista un boleto premiado y no esté ese premio. Tenemos que tener perfectamente cuadrada la relación de premios y boletos premiados.

Mientras tanto hay que solicitar los permisos al Gobierno de Navarra porque la tómbola es un juego de azar y como tal requiere su documentación, comprobaciones, justificar premios, justificar voluntarios, instalaciones…Hay que pedir permiso también al ayuntamiento para instalar la tómbola y para ocupar el suelo,  a Seguridad Ciudadana para que la instalación sea segura, a Sanidad porque tenemos alimentos y tienen que saber la procedencia, quién los va a utilizar…. Todo eso tiene mucho trabajo y necesita tramitarse para obtener el permiso.

En abril y mayo, convocamos a los voluntarios a una reunión para contar novedades y hacer cuadros de distribución entre todos y explicar sus funciones y ya, en vísperas de abrir aparece de nuevo la tómbola en el Paseo de Sarasate al público.

Esta es la máquina que imprime cada año de forma artesanal los boletos de la tómbola de Cáritas. 

 

Y todo este proceso se expone al público… ¿Durante cuántos días?

Estamos durante 45 días allí, pero en la Tómbola se trabaja todo el año sin parar un grupo de entre 10 ó 12 personas.

¿A qué se destina el dinero que se recauda en la Tómbola?

Todos los ingresos de Cáritas van destinados a todos los gastos que tenga Cáritas ese año, salvo que vayas al banco a hacer una donación y expreses el deseo de destinarlo a Guinea, o a las emergencias de Ecuador, o para los refugiados de tal zona… Salvo que tú digas exactamente para qué quieres destinar tu dinero, todos los ingresos que tiene Cáritas van destinados a todos los gastos de Cáritas de ese año.

A mí lo que más me gusta es escuchar a veces cómo están las familias abriendo los boletos y ver cómo celebran todos un boleto premiado con aceitunas

Habrá tenido anécdotas en todos estos años como coordinadora de la Tómbola de Cáritas…

Sí, sí…preciosas. Yo trabajo en esa pequeña oficina que está al lado de los mostradores y oigo todo. A mí lo que más me gusta es escuchar a veces cómo están las familias abriendo los boletos y ver cómo celebran todos un boleto premiado con aceitunas dando saltos de alegría por allí. No me lo puedo creer, pero sigue pasando todos los años. Hay a quien le toca un coche y lo primero que hace es llamar por teléfono mientras le estamos dando los datos apuntados de a dónde tiene que ir….Pero lo primero es contarlo con los móviles, es muy curioso. Y algunos no se creen que es un coche, pone coche y se piensan que es un cochecito de juguete y ya les entra el temblor….

¿Es el coche el número uno de los premios o hay otras cosas que ‘llenan’ también?

Los viajes gustan mucho, no se ven, no se pueden exponer, pero hay muchos viajes. Hemos comprado viajes familiares para que viajen todos. Hay 15 estancias familiares de una semana en la playa, viajes a Canarias, promovemos viajes nacionales porque estamos en un periodo de crisis y lo promovemos mucho.  Otros años había viajes a Jordania y ahora queremos viajes más cómodos, más familiares y más fáciles de disfrutar…

¿Qué ocurre cuando no se recogen los premios importantes?

Revierten a Cáritas porque o bien son para el año que viene, y es un premio que no compramos, o bien se devuelve al proveedor. Económicamente, Cáritas no pierde pero a mí me da mucha pena. Es un poco fracaso porque piensas que no hemos acertado, porque no han venido a buscarlo, no les ha gustado, no hemos sabido comunicarlo. A mí no me gusta que sobren premios, lo bueno es darlos.

Y eso, ¿A qué se debe? ¿Son personas que estuvieron de paso en Pamplona y no se preocupan de los boletos?

Yo creo que no. Sabemos qué días se han sorteado esos premios e igual no recogen uno que se ha sorteado el 5 de junio que el 5 de julio. También sabemos qué días se han vendido esos boletos una vez que ha aparecido, entonces es raro que un boleto vendido el día 5 de junio sea a un señor de fuera. Yo creo que la mayoría de boletos aparecen en los bolsillos de la ropa de San Fermín el último día, creo que la mayoría están ahí. Así que por favor, antes de guardar el pantalón de San Fermín, mirad bien los bolsillos.

¿Cómo nació la tómbola de Cáritas y cómo ha ido evolucionando en estos 70 años?

Yo no estaba en el 45… y ahora sabemos más de oídas que de datos concretos. Ahora que hemos creado un blog de la tómbola, que vamos ya cerca de los 75 años, nos ha entrado la curiosidad y nos hemos dado cuenta de que no sabemos y nos hemos puesto a investigar. Hemos encontrado datos y debemos hilarlos. Aún no tenemos datos suficientes para saber cómo va a quedar todo eso pero ya los encontraremos.

Ana Urmeneta, coordinadora de la tómbola de Cáritas.

 

¿Cómo va a evolucionar la tómbola en este S. XXI?

No sé qué voy a hacer el año que viene pero bueno, sí que vemos qué premios gustan más para ir a ponerlos el año que viene… La tómbola ya no da microondas, ni home cinemas como al principio cuando la gente no sabía ni para qué eran y casi los tiraban pensando que era un trasto, y así vamos evolucionando en función de lo que vemos que va y que gusta. Nos creemos en el deber de seguir manteniendo la tómbola porque no hay tómbolas en España. Cáritas no se dedica a poner tómbolas. Nosotros nos la hemos encontrado y la mantenemos con toda la dignidad que podemos, pero no es lo nuestro.

¿Seguirá la tómbola en el Paseo de Sarasate?

Ha estado siempre ahí y ahí seguirá. Yo creo que siempre ha estado ahí pero igual nos encontramos que ha sido que no.

¿A qué cree que se debe que cada año se impriman y se vendan más boletos?

En los últimos tres años hemos hecho 2.000.000 de boletos, 2.200.000 y este año 2.300.000. Vamos subiendo poco a poco en función de lo que hemos visto que se vendía el año anterior. Ahí estamos ajustando las cantidades para que ni sobren ni…. A ver cómo acertamos. Ese es un dato en el que nos la jugamos. A ver cómo reacciona el público. Nosotros decidimos en septiembre algo que va a pasar en mayo, junio y julio.

En algún año reciente bajaron las ventas ¿conoce a qué se debió ese descenso?

Sí, hubo años en que bajaron las ventas, ahora poco a poco aumentan y eso se debe mucho a la solidaridad de los navarros, y no sólo en la tómbola sino en todo Cáritas se ha notado con la crisis.

Llevamos tres años vendiendo más boletos. A pesar de la crisis, nuestro público es muy fiel y procuramos responder y estar a la altura de todos los navarros para que sigan viniendo.

En esos momentos de descenso de ingresos, ¿Bajó también la solidaridad de los navarros de alguna forma?

Igual no detectamos que había necesidades, con lo cual la solidaridad se nos durmió ese año.

¿De qué manera ha influido la crisis en los ingresos de la tómbola por ventas de boletos?

Llevamos tres años vendiendo más boletos. A pesar de la crisis, nuestro público es muy fiel y procuramos responder y estar a la altura de todos los navarros para que sigan viniendo.

¿Conoce qué porcentaje de las ventas de boletos corresponde a público navarro del total y qué porcentaje a público de paso?

Desde el último fin de semana de mayo hasta después de Sanfermines, más o menos media tómbola es junio y más o menos media tómbola es julio… Así que más o menos…

¿Qué tiene la tómbola que hace cambiar la expresión de las personas cuando pasan por el Paseo de Sarasate y ven que la están montando?

Es que nos anuncia el buen tiempo que los navarros lo ansiamos mucho, nuestras fiestas, los fines de semana que te apetece salir porque ya va a hacer bueno… Algo tendrá, algo hay.

¿Hace falta hacer un llamamiento al público para que acuda a la tómbola o es algo que no necesita porque viene ya dado con las fechas?

Siempre son bien recibidos todos cuando vienen a comprar. Y siempre, siempre viene bien. Siempre viene bien tener también voluntarios, todos son bien recibidos. Viene bien para dar descanso a otros, porque unos se jubilan… Todos pueden dar un ratito, no es obligatorio venir todos los días a todas horas, cada uno viene lo que puede y cuando puede. Entre todos hacemos una red para cubrir todo el horario que estamos al público.

¿En qué cifras de voluntarios se mueve la tómbola de Cáritas?

Somos muy estables pero siempre nos vienen bien tener de refresco de unos, durante un rato, momentos de más trabajo. Los domingos, los voluntarios también tienen otras obligaciones familiares, vienen menos y el público viene más…Hay momentos difíciles, pocos, y siempre nos viene bien tener voluntarios de reserva.

¿Qué actividades paralelas podremos tener junto a la tómbola en las tardes previas a San Fermín?

El día de la inauguración, este sábado 28 de mayo, no habrá actuaciones porque es un día especial, ya sólo con empezar a vender los boletos, es un día muy bonito. Habrá actuaciones los miércoles y viernes de junio a las 8 de la tarde con distintos grupos que donan su trabajo para la tómbola. No cobran nada. Estará el grupo El Revuelo, un grupo de folk andaluz, divertidísimo, que aportan una alegría que da gusto. El Coro Yoar vendrá también…. Este año, como novedad, hay una exhibición de zumba, evolucionamos con los tiempos. No sé todos de memoria pero irán publicados en el nuevo blog de la tómbola (www.tombola.caritaspamplona.org) y en el cartel de la tómbola en el Paseo de Sarasate.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ana Urmeneta: "La mitad del presupuesto de la tómbola, cerca de un millón de euros, es para premios"