PREMIUM  CUARTA CORRIDA 2019

"No tengo fuerza": el suspiro de Roca Rey a su cuadrilla ante la lesión que le ha 'derrocado' en Pamplona

El peruano ha desvelado que ha actuado con infiltraciones. Se ha ido de vacío y confiando en reaparecer el viernes. Por su parte, Castella ha cortado la única oreja de la tarde.

Roca Rey se seca el sudor antes de coger el estoque para entrar a matar a uno de sus Jandilla en la cuarta corrida de Sanfermines. MIGUEL OSÉS
Roca Rey se seca el sudor antes de coger el estoque para entrar a matar a uno de sus Jandilla en la cuarta corrida de Sanfermines. MIGUEL OSÉS  

Andrés Roca Rey contaba todas sus presencias en San Fermín por puertas grandes. Cinco. Cinco intervenciones sobre la arena y cinco puertas grandes. Aunque en una de ellas tuvo que salir directo de la plaza al hospital por una cogida.

Este miércoles el 'rey de Pamplona' regresaba a su ruedo, aunque dolorido. Todavía convaleciente de una lesión sufrida en el hombro que le obligó a ausentarse de otros tres festejos en España.

Pero el peruano quería reaparecer en Sanfermines. Ha llegado a la plaza sobre la bocina, a escasos tres minutos de las 18.30 horas. Y ha comenzado su primera faena con una entrega total.

De rodillas y ante los cánticos de las entregadas peñas, que le entonaban el "Tú sí que vales" y "A por el bote", el matador ha encarrillado buenos derechazos y también pases logrados con la izquierda.

Pero la suerte final le ha sido esquiva y la lesión ha comenzado a reaparecer. Al entrar a matar ha dejado una media estocada que no ha sido suficiente para tumbar al Jandilla. Y ha tenido que tirar del descabello hasta en 13 ocasiones.

"No tengo fuerza", se ha leído en los labios de Roca Rey cuando conversaba con su cuadrilla mientras acercaban al toro hacia las tablas.

Ante los gestos de dolor, el peruano ha intentado descabellar con la mano izquierda pero tampoco lograba mejor fortuna. Finalmente ha podido concluir la faena con los 13 descabellos y un gran dolor físico y psicológico, sobre todo por no poder devolver a la afición sanferminera todo lo que le han dado desde las gradas.

Andrés Roca Rey durante su primer astado de Jandilla en la cuarta corrida de la Feria del Toro. MIGUEL OSÉS

En su regreso para matar al último de la tarde, Roca Rey se ha desquitado brindando el toro a la plaza y a su afición. La que le encumbra en casa pase como el 'rey de Pamplona' en el que se ha convertido.

El estoque de este segundo ha corrido suerte similar. Y el peruano se ha marchado de la arena visiblemente dolorido y cabizbajo. Nada usual en sus salidas de Pamplona.

"Se dice que los valientes superan el dolor. Y es verdad que el dolor se supera, pero contra la fuerza nadie puede", se ha sincerado el matador en las declaraciones a Toros, de Movistar.

Roca Rey ha desvelado que ha toreado infiltrado, pero sin fuerza para poder rematar las faenas que ha caído por las estocadas: "Por mas que uno esté infiltrado, si no hay fuerza es imposible".

"La verdad es que te sientes impotente al no saber verdaderamente qué es lo que tienes. Tengo lo del brazo, lo del hombro y lo de la espalda... Espero que se recupere pronto", ha deseado el matador, que volverá a la arena de Pamplona, si las lesiones se lo permiten, el próximo viernes junto a Miguel Ángel Perera y Cayetano para enfrentarse a Núñez del Cuvillo.

CASTELLA Y "UNA OREJA SABE A POCO, PERO SABE A MUCHO"

El francés Sebastián Castella ha paseado una oreja ante la afición en una ovacionada vuelta al ruedo como casi no se han visto en esta Feria del Toro.

Ha sido una oreja, pero podían haber sido dos por el estruendo con el que la afición sanferminera ha solicitado a la presidencia el segundo triunfo que le hubiera valido para abrir la puerta grande.

Tras un primer toro con el que no ha logrado lucirse como quería, Castella ha asegurado que en el segundo ha podido disfrutar. "Había que tirar de raza. He podido disfrutar a ratos", ha asegurado en declaraciones al canal Toros de Movistar.

"Siempre embestía con el pitón contrario y no me dejaba estar agusto", ha seguido explicando, "luego se redujo y ahí pude estar mejor".

El francés ha asegurado que tras una primera mitad de temporada sin mucho éxito, esta oreja le sirve para cambiar de rumbo. "Ahora cojo aire y felicidad. Quedan cosas bonitas", ha dicho.

"Es una oreja. Sabe a poco, pero en realidad sabe a mucho", ha sentenciado el matador que ha valorado el gran ambiente de la plaza pamplonesa. "Los primeros años no la disfrutaba mucho por la responsabilidad. Ahora la disfruto mucho; es una burbuja dentro del mundo del toro y hay que disfrutarla".

URDIALES: "LA TARDE HA SIDO MUY POSITIVA INTERIORMENTE"

El torero riojano Diego Urdiales se ha ido de vacío de Pamplona, pero con sensaciones positivas tras poder reponerse de una lesión sufrida durante la semana previa a acudir a los Sanfermines.

"He pasado una semana difícil", ha asegurado el de Arnedo en declaraciones a Toros explicando que todavía estaba convaleciente de una lumbalgia.

"Prácticamente he estado toda la semana en la cama. Pero gracias a gente que me he ayudado, hoy estoy aquí", ha valorado Diego Urdiales.

Ha hecho una valoración positiva de su primer toro, que ha brindado al público: "Había que hacerle las cosas bien y ha sido agradecido. Tenía algo dentro que te respondía y me ha hecho disfrutar".

Del segundo, que ha dedicado a su ahijada Inés en su cumpleaños, el riojano también ha tratado de buscarle notas favorables. "Era muy grande, era difícil que embistiera para torearlo bien y ha sido manso", ha señalado, a pesar de que ha reconocido haberlo "disfrutado".

"Me he sentido bien. Para mí la tarde ha sido muy positiva interiormente", ha zanjado tras poder cuajar su actuación tras recuperarse de una semana complicada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"No tengo fuerza": el suspiro de Roca Rey a su cuadrilla ante la lesión que le ha 'derrocado' en Pamplona