PREMIUM  FERIA DEL TORO 2019

Las últimas veces que los Sanfermines se quedaron sin corrida: un asesinato y una tromba de agua

Para encontrar otra corrida suspendida hay que retrotraerse a la fatídica tarde del 12 de julio de 1997, cuando ETA mató al concejal vasco Miguel Ángel Blanco.

La plaza de toros de Pamplona prácticamente vacía, con los empleados de limpieza realizando los últimos trabajos ante la salida de todas las peñas y aficionados. Archivo / MIGUEL OSÉS
La plaza de toros de Pamplona prácticamente vacía, con los empleados de limpieza realizando los últimos trabajos ante la salida de todas las peñas y aficionados. Archivo / MIGUEL OSÉS  

La lluvia ha podido con la fiesta.

22 años después de la suspensión de la última corrida en Sanfermines, este lunes 8 de julio la Casa de Misericordia se ha visto obligada a cancelar un nuevo festejo taurino.

La gran tormenta caída en Pamplona desde las 17 horas y de manera incesante durante toda la tarde ha motivado la suspensión de la corrida de Cebada Gago para los toreros Manuel Escribano, Rubén Pinar y Juan del Álamo.

No se suspendía una corrida desde el año 1997, cuando tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA se canceló toda la programación de los Sanfermines.

En cambio, hace 11 años y con un día gris similar se decidió seguir adelante con la corrida a pesar de la tormenta. En cambio, hace 20 años y con otra tromba de agua se optó por una solución diferente: posponer el festejo al día siguiente.

LAS ÚLTIMAS CORRIDAS QUE SE 'AGUARON'

Hace 11 años, el 12 de julio de 2008, una tromba de agua similar a la de este lunes descargó cientos de litros de agua sobre Pamplona en un día en el que estaba anunciada una corrida de Dolores Aguirre.

En aquella ocasión, los responsables de la Meca y la presidencia del festejo decidieron que la plaza estaba en condiciones para torear, por lo que Uceda Leal, Salvador Cortés y Joselillo se enfundaron el traje de luces.

La corrida se celebró, aunque pasada por agua, y terminó con una solitaria oreja para Joselillo.

En 1999 la Feria del Toro arrancó también pendiente del cielo. La clásica tarde de novillada inicial estaba anunciada para el 4 de julio, pero una gran tormenta obligó a posponer la corrida al día siguiente, el 5, como se viene haciendo en la actualidad.

El 4 no hubo festejo, pero tras la tormenta llegó la calma de la novillada, en la que tomaron parte el navarro Francisco Marco, Juan Bautista y David Fandilla 'El Fandi', que abrió la puerta grande.

EL 12 DE JULIO DE 1997, DÍA NEGRO

En 1997 se produjo la última suspensión de una corrida hasta la fecha, aunque en aquel caso no fue por las inclemencias meteorológicas sino por el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de la sanguinaria banda terrorista ETA.

Después de que el concejal de Ermua fuera secuestrado el 10 de julio de aquel año, la opinión pública siguió con gran conmoción los días sucesivos a su cautiverio, ante la amenaza de los terroristas de asesinarle si no se acercaba al Páis Vasco a sus presos en 48 horas.

Aquellas amenazas se convirtieron en realidad y el 12 de julio saltaba la trágica noticia que toda España había temido desde dos días antes: Miguel Ángel Blanco era encontrado con dos tiros en la nuca.

El Ayuntamiento de Pamplona canceló todos los actos oficiales del día siguiente y el Gobierno de Navarra, como máxima autoridad en festejos taurinos, decidió suspender la corrida de toros de aquel mismo sábado.

No hubo lluvia, pero sí un reguero de lágrimas en Pamplona y en toda España. La mayoría de la afición taurina recibió con aplausos la cancelación como forma de duelo por el cruel asesinato, aunque se produjeron algunos signos de desaprobación desde parte de las gradas de sol.

Ahora, 22 años después de aquella cancelación, una corrida de San Fermín ha vuelto a suspenderse aunque por motivos bien diferentes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las últimas veces que los Sanfermines se quedaron sin corrida: un asesinato y una tromba de agua