PREMIUM  OCTAVA CORRIDA

La Feria se despide con la única corrida sin triunfos: críticas a los toros y al presidente

Rafaelillo, Rubén Pinar y Pepe Moral han lamentado las características de los astados y la cicatería de Aritz Romeo.

El torero Rafaelillo da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la última corrida de abono de la Feria de Toro de los Sanfermines 2018 celebrada esta tarde en la plaza de toros de Pamplona. EFE/Villar López
El torero Rafaelillo da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la última corrida de abono de la Feria de Toro de los Sanfermines 2018 celebrada esta tarde en la plaza de toros de Pamplona. EFE/Villar López  

La Feria de San Fermín ha echado su telón hasta el año que viene en la única corrida que finalizado sin triunfos para los toreros. Ni Rafaelillo, ni Rubén Pinar, ni Pepe Moral fueron capaces de cortar una oreja culpando la calidad de los toros y la cicatería del presidente de la corrida, el concejal de Pamplona por EH Bildu, Aritz Romeo. 

"Yo creo que ha sido una actuación bastante digna e importante y creo que merecía la oreja", se ha lamentado Rubén Pinar tras su segundo toro, el quinto de la tarde, el que ha estado más cerca y para el que más se ha pedido la oreja. 

"El toro medio iba, en la media distancia, son muy formales pero con lo que he tenido he intentado inventarme mi faena. El toro me venía pero no le puedo pegar cuatro o cinco por abajo, con que medio obedezca y veas que tiene la cara colocada pues ya tienes que intentar poner todo de tu parte", ha analizado Pinar sobre esta faena. 

Además, el torero de Albacete ha señalado que "al entrar a matar no se le veía la muerte y me he tirado lo más derecho posible y a reventarlo, a lo mejor el descabello ha enfriado un poquito". 

Precisamente, en esta faena, Rubén Pinar ha dejado una de las imágenes de la tarde al brindársela al alcalde de sol. "Se lo he brindado, pero no para que me pidiera la oreja el sol sino para intentar construir mi faena", ha explicado. 

Sobre su primer toro, el segundo de la tarde, Pinar ha comentado que "lo he visto complicado, pero bueno he intentado dejarlo lo más digno posible, intentarlo por todos lados y matarlo bien".

"Creía que iba a ser bueno, con el capote creía que se deslizaba, pero cuando ya con la muleta te quedas cerca de él y ya tiene que embestir por lo que tenga dentro de él y no por inercia…Le ha costado", ha asegurado. 

"SI EL ANIMAL NO PONE UN MÍNIMO"

Del mismo modo, Rafaelillo también se ha mostrado crítico con sus toros de esta tarde, el primero un Miura y el segundo, el sobrero de Fuente Ymbro

"No pasaba, era 'cuello látigo' y no pasaba. He intentado abrirlo y engañarlo, pero muy complicado. Por todos lados, cortando la cara, pegando puñetazos… Tremendamente complicado", se ha lastimado el torero sobre el Miura. "He visto desde el capote que no salía de los vuelos con la esclavina y si ya con la inercia hace eso, después del picador imagínate", ha añadido.

Igualmente, ha comentado sobre su primer toro que "he intentado por el lado izquierdo, y por el lado derecho a ver si se paraba, pero no te dejaba construir. Porque con la muleta te sacaba con el cuello y giraba para ti y con los pitinos por todos lados, muy difícil… Le tendría que haber pegado otro pullazo, otro pullazo bien pegado".

Sobre el segundo de sus toros, un enorme castaño bragado meano de 620 kilos, ha señalado que tenía "mucho peso, le ha costado, pero nada es que con lo peso que tenía no podía tirar de él y le costaba mucho pasar".

"El animal se ha defendido y se ha parado, aquí se tiene que mover mucho el toro, y el toro de la merienda… Sin querer ir para adelante el animal, sin decir nada y, con actitud se intenta, pero he tenido pocas opciones la verdad", se ha lamentado. 

Por último, sobre su actuación general ha comentado que "cuando no hay un mínimo por la parte que corresponde... En estas plazas hay un mínimo de exigencia y sí ese mínimo no lo pone el animal por mucha actitud que pongas, de ahí a redondear cosas, es casi imposible", ha señalado.

"UNA PENA PORQUE VENÍA CON MUCHA ILUSIÓN"

Por su parte, Pepe Moral ha acabado desquiciado con su segundo toro, el último de la tarde y de la Feria, al que le ha costado dar muerte. Antes, con el primero, Pepe Moral también ha sufrido al exigirle mucho físicamente. "Dura la tarde, mis dos toros hoy…", ha lamentado. 

Sobre el último toro, ha explicado que era "muy duro, sin humillar, sin pasar, pegaba muchos cabezazos y esto es difícil. He intentado ponerme en el pitón izquierdo, en el pitón derecho, hacerle cosas, pero cuando no tiene nada dentro es muy difícil sacarle".

Por otro lado, a cerca de su primer toro ha comentado que "cuando los toros andan mucho no te dejan colocarte y siempre te remonta un poco". "Tenía cosas buenas pero se tendría que haber parado un poquito, le tendría que haber pegado un pullacito más fuerte para que se hubiera tentado un poco", ha dicho.

"Lo único malo que tenía era que reponía y reponía, y los pases de pecho no te dejaba colocarte de nuevo, entonces es difícil pero me llevo sensaciones buenas y un poquito de fatiga", ha añadido.

Igualmente, ha comentado que "lo he echado todo". "Con la mano izquierda le he pegado unos muletazos que lo he sentido mucho y luego con la espada lo he matado bien, una pena porque venía con mucha ilusión", ha señalado.

Pese a todo, Moral ha querido quedarse con el lado bueno de la tarde. "Me llevo la sensación de que esta plaza me quiere y espero volver pronto y poder hacer disfrutar al aficionado con el toreo que a mí me gusta", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Feria se despide con la única corrida sin triunfos: críticas a los toros y al presidente