FERIA DEL TORO

José Garrido, tras cortar una oreja en su debut en San Fermín: "Gracias a Dios he podido disfrutar y Pamplona me ha visto"

Paco Ureña, acertado con la espada, ha logrado cortar una oreja a su segundo y Curro Díaz no ha tenido opción de triunfo.

El diestro José Garrido en su vuelta al ruedo tras cortar una oreja al segundo de su lote en su debut en la Feria del Toro en Sanfermines. EFE/Jesús Diges.
El diestro José Garrido en su vuelta al ruedo tras cortar una oreja al segundo de su lote en su debut en la Feria del Toro en Sanfermines. EFE/Jesús Diges.

El 9 de julio está pintado de negro en el calendario taurino desde hace un año, cuando el joven torero Víctor Barrio perdió la vida en el ruedo de Teruel. Sin embargo, el triste aniversario, que a buen seguro un gran número de aficionados y profesionales del mundo del toro han tenido en su pensamiento, ha sido olvidado en el coso de Pamplona en esta tercera corrida de la Feria del Toro de San Fermín.

Debutaban los astados salmantinos de Puerto de San Lorenzo, en una tarde calurosa en las temperaturas y aciaga en lo taurino por la sobrecogedora cogida sufrida por el banderillero Pablo Saugar 'Pirri', subalterno de Curro Díaz. El toro Tanguisto ha embestido brutalmente contra Saugar en el tercio de banderrillas, clavándole el pitón en el bajo vientre, lo que ha obligado a operarle de urgencia en la Enfermería de la plaza.

El tinte gris de esta tarde lo ha acrecentado el poco lucimiento de los toros, que han presentado toda suerte de complicaciones a los toreros. Así lo han señalado en declaraciones al canal Toros de Movistar Plus la terna formada por Curro Díaz, Paco Ureña y el debutante Javier Garrido, que precisamente ofreció la mejor faena con el segundo de su lote, a quien cortó una oreja. El otro trofeo de la tarde fue para Paco Ureña, que consiguió un apéndice de su primero. 

UN DEBUT CON PREMIO

El joven diestro José Garrido ha demostrado su buen hacer en el ruedo a pesar de las hechuras y el comportamiento de los astados. Antes de comenzar la corrida, ha transmitido a la afición su agradecimiento: "Es bonito y motiva ver que la gente te espera y tiene ganas. Es mi debut en esta plaza y tengo unas ganas tremendas".

Tras su primero, Billetito, el matador ha reconocido que lo ha visto "muy complicado" porque iba "soltando la cara". "Gracias a Dios que lo he matado. Tenía genio malo para defenderse".

La faena se ha visto además lastrada al errar en la espada en repetidos intentos. "Parece que el destino me hace luchar contra esto. Ya saldrá el toro que me haga disfrutar y que todos lo vean".

El pacense no ha tenido que esperar mucho para ver cumplido su deseo y pronóstico, que ha llegado con el segundo de su lote, bautizado Huracán, que ha protagonizado además los momentos más tensos de este encierro.

Garrido ha sido generoso en la valoración del astado: "Gracias a Dios he podido disfrutar y Pamplona me ha visto. Poco a poco me ha ido dando. Ha sido un buen toro".

OREJA PARA UREÑA

Por su parte, Paco Ureña aterrizaba en el patio de caballos del coso pamplonés "muy feliz" y con la intención de continuar la estela iniciada en la Feria de San Isidro, donde aunque sin trofeos tuvo un paso destacado. "Soy un privilegiado de estar aquí. Ojalá me entienda con mis animales". 

Con Pompito, el murciano ha logrado cortar la primera oreja de la tarde. "Ha hecho cosas bonitas, buenas, pero luego ha ido a menos", ha apuntado.

La suerte no le ha acompañado en su segundo, de nombre Faraón, pero se ha mostrado dispuesto a "seguir sumando" para poder hacer "el toreo que uno siente"

UNA TARDE SIN OPCIONES

Si bien Curro Díaz ha llegado a la capital navarra invocando a la "suerte" y con la ilusión de intentar "estar a la altura de Pamplona y dar una gran tarde".

Sin embargo, el diestro de Linares se ha ido de vacío de San Fermín. Sobre el primero de la tarde ha reconocido "las complicaciones del toro", del que ha criticado su "volumen y trapío", aunque ha reconocido que en momentos ha logrado "quitarle el defecto". Su faena se ha visto lastrada por la espada, algo que ha lamentado: "Ha sido una pena. Creo que hubiera cortado una oreja". 

El apéndice tampoco ha llegado con el tercero de la tarde, Pitinesco, que ha considerado "un toro muy complicado, de dejárselo vivo. Ha sido un esfuerzo grande y sin recompensa".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
José Garrido, tras cortar una oreja en su debut en San Fermín: "Gracias a Dios he podido disfrutar y Pamplona me ha visto"