PREMIUM  FERIA DEL TORO

Padilla lamenta su discreto aniversario en Sanfermines: "Nadie tenía más ganas que yo de triunfar aquí, donde me siento tan querido"

El de Jerez ha realizado su vigesimoquinto paseíllo en Pamplona en una corrida que no ha permitido lucirse a ninguno de los tres toreros banderilleros del cartel.

El diestro Juan José Padilla en la faena a su primer toro, durante la cuarta corrida de la Feria del Toro 2017 ante reses de Fuente Ymbro, de San José del Valle (Cádiz). EFE/Javier Lizón
El diestro Juan José Padilla en la faena a su primer toro, durante la cuarta corrida de la Feria del Toro 2017 ante reses de Fuente Ymbro, de San José del Valle (Cádiz). EFE/Javier Lizón   javier lizã³n

Sobre el cartel, la corrida de este lunes de Sanfermines suponía un relanzamiento a la Feria del Toro de cara a enfilar los últimos días. A la arena pamplonesa regresaba uno de los héroes de la afición local, especialmente del tendido de sol, pero ni Juan José Padilla, ni El Fandi ni Manuel Escribano se han acercado siquiera al triunfo en la tarde de toreros banderilleros para la vacada de Fuente Ymbro.

Y no será porque la grada no se haya entregado, ya que esperaba con ansias la llegada de este festejo. Lo ha demostrado el rebosante patio de caballos que aguardaba al 'pirata' Padilla como el retorno del ídolo sanferminero: decenas de personas querían acercarse al jerezano para fotografiarse junto a él o conseguir una firma.

El ambiente de día importante se ha trasladado también al tendido, con las habituales banderas piratas en honor a Padilla ondeando entre las gradas más soleadas. Había también expectación por volver a ver a El Fandi, que no pisaba Pamplona desde hace cuatro años, y a Escribano, que en su caso no pudo volver a Sanfermines hace un año por una lesión. El cartel prometía y las expectativas de los tres diestros y banderilleros eran alta, pero todo ha quedado en un agua de borrajas sin sabor alguno.

DESAFORTUNADO ARRANQUE DE LA LIDIA PARA EL 'PIRATA'

Como una 'rock star', Juan José Padilla es sabedor del feeling que le tiene el coso pamplonés. "Es una plaza que se ha entregado a mí y yo le debo mucho a esta afición", ha explicado en los micrófonos del canal Toros, de Movistar, antes de realizar su paseíllo número 25 en Pamplona.

"Desde que en 1999 salí a hombros con los Miura, San Fermín fue un trampolín para mí. Todo ese cariño y apoyo supone una responsabilidad y un gran orgullo. Dios quiera que la corrida acompañe", ha confiado el de Jerez. Pero el destino tenía un guión completamente diferente.

Para empezar el primer todo de los Fuente Ymbro se ha chocado estrepitosamente con la barrera y ha acabado rompiéndose el asta. Aciago inicio de un toro que prometía. "El primero me gustaba, tenía buenas hechuras", ha lamentado el 'pirata', "ha sido una lástima, quería ponerme delante de ese toro".

El guión ha deparado un sobrero "más basto, más bruto", en opinión del maestro, y con el que no ha tenido oportunidad de lucirse: "Es complicado, tenía un embestida a la defensiva.; no se corregía nunca, estaba loco por entrar y así era difícil". Antes de que la faena terminase en lamento, Padilla ha pasado al acero sin mucho acierto. "El toro decía mucho de cómo podía acabar, como asegurando 'aquí estoy yo', y eso era difícil de corregir".

PADILLA RENIEGA DE SUS SEGUNDAS BANDERILLAS

El segundo de su lote no ha sido mucho mejor y ha supuesto un hartazgo para el jerezano, según ha valorado tras la faena en la que ha decidido no poner banderillas y le ha cedido el tercio a sus subalternos. "Este cartel de banderilleros es para regalar espectáculo", ha explicado en Toros, "si el animal no ayuda a dar espectáculo se va viendo que no va a ser tan lucido como un tercio de banderillas debe ser...".

El torero ha echado en falta más empuje de este segundo astado, algo que le permitiera entrar más en faena y acabar de conectar con esa grada que llevaba tiempo esperándole: "No me ha dado ninguna posibilidad. Tenía una estampa bonita, pero llegaba a la muleta vacío, sin romperse... Las embestidas no han sido buenas para la muleta, había que ir de una en una y había que ponerle mucho alma".

Se han oído incluso pitos en la salida de Padilla, donde el público no ha podido disfrutar de las grandes tardes que el de Jerez ha regalado en la mayoría de sus visitas a los Sanfermines durante el último cuarto de siglo. Y el diestro se marcha : "Quién tiene más ganas que yo de triunfar aquí, donde me siento tan querido y respetado...", ha confesado Padilla.

ESCRIBANO, EL QUE MÁS CERCA HA TENIDO LA OREJA

Manuel Escribano se ha mostrado pletórico a su llegada al ruedo pamplonés: "Tengo motivos para estar feliz, ésta es una de las ferias en las que quería estar desde que era pequeñito". El matador de Gerena ha confiado en poder "expresar y sacar todo lo que permita": "Necesito un triunfo gordo y toca apretar para reencontrarme con lo que estoy buscando".

Y en el primero de sus toros a punto ha estado de conseguirlo. Ha comenzado a puerta gayola, ha brindado por los pastores de la plaza y la cruz ha llegado al errar a matar: "El toro ha tenido calidad, pero se estaba agotando y ha sido una pena matarlo así de mal". "Lo había hecho fenomenal en los muletazos y si hubiera aguantado un poco más hubiera sido todo rotundo", ha afirmado Escribano.

En su segundo, el diestro no ha tenido ni opción de triunfar. "No ha tenido nada, ha sido una pena". El de Gerena se ha ido de vacío de la visita a los Sanfermines, lamentando que a punto ha estado de lograr una de las cotizadas orejas de esta Feria del Toro.

EL FANDI, RECONECTANDO CON EL TENDIDO DE PAMPLONA

"He vivido tardes importantes aquí en Pamplona, ojalá el encuentro con la afición sea bonito". Así de emocionado se mostraba David Fandila, El Fandi, ante su regreso a los Sanfermines después de cuatro años de ausencia. Los toros gaditanos de Fuente Ymbro no le han permitido lucimiento, pero al menos sí se ha reencontrado con las sensaciones del aplauso del tendido pamplonés.

"Malo, malo", ha definido al primer morlaco que le ha tocado en suerte. "Tenía muy buena hechura, pero no ha querido; Soltaba la cara para defenderse y cada vez que venía pasaba por alto", ha descrito sobre la deslucida faena que trataba de cuajar. Y el guión, el mismo guión plano que se ha prolongado durante toda la tarde, ha dejado una segunda actuación similar. "Ha sido una faena cuesta arriba, había que buscarle muchas vueltas para acabar chocando contra una pared".

Aunque El Fandi ha destacado la "actitud y ganas" con la que ha regresado, y especialmente las buenas sensaciones con el público: "Es una plaza con personalidad que encaja muy bien conmigo y me voy relativamente contento por haber sentido ese cariño del público en el tercio de banderillas, que ha sido muy importante para mí".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Padilla lamenta su discreto aniversario en Sanfermines: "Nadie tenía más ganas que yo de triunfar aquí, donde me siento tan querido"