FERIA DEL TORO

Javier Jiménez, en la enfermería tras la terrible cogida de 'Artillero': "No maten al toro, salgo yo"

El diestro sevillano ha regresado conmocionado y dolorido al ruedo y ha conseguido terminar las dos faenas en su debut en Pamplona.

GRA446. PAMPLONA, 08/07/2016.- El diestro sevillano Javier Jiménez durante la lidia a su segundo toro de la tarde, en la cuarta de abono de la Feria del Toro de San Fermín hoy en la Plaza de Toros de Pamplona, en la que ha compartido cartel con Pepe Moral y Eugenio de Mora ante reses de Cebada Gago. EFE/Villar López
El diestro sevillano Javier Jiménez durante la lidia a su segundo toro de la tarde. EFE/Villar López

Pánico, terror, tensión, miedo. Éstas son las palabras que mejor definen la segunda corrida de la Feria del Toro de Pamplona. Una tarde marcada por el peligro de los toros de Cebada Gago, que han causado varias cogidas y muchos sustos a la terna formada por Eugenio de Mora, Pepe Moral y Javier Jiménez.

JAVIER JIMÉNEZ, CONMOCIONADO Y ENTREGADO HASTA EL FINAL

Debutaba en Pamplona, y vaya estreno. Javier Jiménez ha empezado la tarde con ganas de conseguir una buena labor, como ha confesado a los micrófonos de Movistar Plus: "Estoy más feliz aquí que en mi casa". Y lo ha demostrado intentando sacar lo mejor de 'Artillero', el toro que en el encierro le ha tomado la delantera a todos sus hermanos. El morlaco iba espabilando conforme transcurría la faena y a punto ha estado de acabar con la vida de Jiménez. El animal le ha zarandeado en repetidas ocasiones y la cuadrilla no conseguía zafarle. Se han vivido auténticos momentos de terror en la arena, hasta que el matador, inerte, ha sido trasladado a la enfermería.

La sorpresa llegaba cuando el diestro sevillano ha vuelto por su propio pie al coso: "No maten al toro, salgo yo". Con mareos y dolores en la cabeza, el cuello y la columna, Jiménez ha intentado matar al toro que casi se lo lleva por delante. Y aunque ha errado en numerosas ocasiones, después él mismo ha confesado en qué estado se encontraba a su regreso: con una conmoción brutal y sin ser consciente de lo que ocurría a su alrededor. "Desde la voltereta no me acuerdo de nada", ha explicado.

El médico de la plaza ha prohibido al de Espartinas lidiar su segundo de la tarde, pero el aviso ha sido en vano para un torero que ha querido hacer historia en su debut en Pamplona. Javier Jiménez ha salido con todo su séquito del burladero, remarcando que lo ha hecho "bajo mi propia responsabilidad". En el brindis ha lanzado un mensaje tranquilizador dedicándoselo a su madre, "que estará asustada; va todo bien".

Aunque ha vuelto a fallar al estoquear, Jiménez ha vencido a su segundo toro con un esfuerzo inconmensurable. "Estoy reventado; he salido a matar con todas las consecuencias aunque al final ha sido una pena", ha lamentado el matador. "No es como hubiera soñado, quería salir a hombros, pero me toca ir poquito a poco", éstas son las palabras con las que Jiménez cerraba su inolvidable estreno en los Sanfermines.

EUGENIO DE MORA, SALVADO POR EL TRAJE DE LUCES

Sufrimiento también para Eugenio de Mora, al que su primer Cebada Gago también le ha hecho sentir auténtico pánico. En un lance de la faena, el toro ha empitonado al diestro con la fortuna de pinchar entre su piel y el traje. "No me ha cogido la pierna, tenía el pitón enganchado en el vestido", ha ido explicando de Mora, "y he pasado un rato muy malo, pero he tenido suerte y no me ha herido". El diestro también ha logrado terminar con su faena, aunque como ha reconocido "no era dueño de la situación".

"Este toro y el otro me han tenido a su merced", así ha valorado su segunda oportunidad en la Feria del Toro, "he estado vendido todo el tiempo y al final ha sido un milagro". El de Toledo puede respirar tranquilo; no ha tenido su tarde, pero tampoco tiene que lamentar males mayores.

PEPE MORAL, LA NECESIDAD DE TRIUNFAR

Pepe Moral ha puesto mucha ilusión en esta tarde de Cebada Gago en Pamplona. Pero los morlacos no le han acompañado. Del primero ha declarado que "ha cambiado con la muleta". "Se venía adentro, hacía parones; he intentado matarlo bien", ha resumido el diestro sevillano, que se ha quedado sin premio en las dos faenas.

En su segundo, el matador de Los Palacios tampoco se ha encontrado cómodo: "No he estado a gusto en ningún momento; he intentado torear con el alma". Para el torero ésta ha sido de sus primeras corridas de la temporada, de la que esperaba más: "Aún así estoy contento, aunque me hubiera gustado un triunfo mayor, que lo necesitaba".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Jiménez, en la enfermería tras la terrible cogida de 'Artillero': "No maten al toro, salgo yo"