'El Guti', artífice el 'Pobre de mí' extraoficial

El 14 de julio a medianoche cientos de personas se reúnen en la plaza del Consejo para poner fin a las fiestas.

'El Guti' dirigiendo al público durante el 'Pobre de mí' en la plaza del Consejo.
'El Guti' dirigiendo al público durante el 'Pobre de mí' en la plaza del Consejo.  

Cada 14 de julio desde 1980, la plaza del Consejo cobra un sentido especial desde que Joaquín Saldise primero y Francisco Javier Gutiérrez 'El Guti' al año siguiente se encaramaron por primera vez a la fuente de Neptuno. Como todos los años, fueron a despedir los Sanfermines a la plaza del Ayuntamiento, pero 1980 fue un año distinto. Lo cambió todo. La noche transcurría con normalidad hasta que en la plaza Consistorial no cabía un alfiler. 'El Guti' y su cuadrilla se quedaron a la altura de la plazuela para construir ahí su propio 'Pobre de mí'.

Un 'Pobre de mí' extraoficial que ha perdurado durante 35 años y cuya única diferencia entre el primero y el último es la abundante afluencia de público, en su mayoría, de Pamplona (aspecto que más lo diferencia del Pobre de mí de la plaza Consistorial). Porque el evento no ha cambiado nada. Desde sus orígenes, Javier Gutiérrez, con la batuta en mano, un sombrero y desde lo alto de Neptuno, ha dirigido a su particular orquesta para entonar las canciones típicas populares de la capital foral, conocidas por todos los asistentes. Hasta tal punto que el 'Pobre de mí' de la plaza del Consejo se ha convertido en una tradición y 'El Guti' en un hombre indispensable para el desarrollo del acto. Pero el paso de los años ha hecho mella en él y en su salud, por lo que no tuvo más remedio que delegar su batuta en 2014.

EL RELEVO

Para asegurar su continuidad, pensó en la Cofradía musical de San Saturnino y en su alma máter, Iñaki Lacunza. Un hombre que lleva asistiendo a la plaza del Consejo desde los años 90. Cuenta que 'El Guti' y su banda recorrían cantando el trayecto de apenas 250 metros que une el pocico de San Cernin, lugar donde cenaban antes del 'Pobre de mí', con la plazuela.

Iñaki Lacunza recuerda que para ellos fue una sorpresa. No sabían que Gutiérrez lo dejaba y aceptaron con gusto. “Relevar una tradición tan bonita es para nosotros una alegría terrible porque nos encanta San Fermín”. De hecho, ya saben lo que es subirse a lo alto de la fuente y sentir el vibrar de la plaza llena. Lacunza, con los ojos abiertos como platos y entusiasmado, describe el momento de 2015 como algo glorioso. “Nosotros lo veíamos como espectadores. Cenamos en el palacio de Guendulain y nos asomamos al balcón; faltaba poco para salir, pero como ese año tocábamos nosotros, nos percatamos del gentío, muchos cientos de personas. Fue un momentazo. Cuando salimos la gente nos abrió un pasillico y llegamos a la fuente”. Participaron unos 20 o 30 miembros de la Cofradía.

No estaban solos. 'El Guti' tuvo el detalle de acompañarlos en el ensayo y el día 14. “Se emocionó mucho”, relata Lacunza. Pronunció unas palabras, dirigió la última canción y le entregó la batuta y la gorra características de su atuendo a Pablo de la Fuente, quien se subió a lo alto de Neptuno para entonar el repertorio, el mismo de siempre: La jota de San Fermín, 'Pamplona, perla del norte', 'No te vayas de Navarra', entre otras. Unos ocho temas populares para interpretarlos todos juntos, con la ayuda de las letras repartidas previamente. “De esta forma, la Cofradía mantiene la tradición pura, ya que la gente que acude a la plaza va a ver a 'El Guti' ", declara Iñaki Lacunza.

EL SIGNIFICADO DEL POBRE DE MÍ

El 'Pobre de mí' es un momento muy especial ya que sentimientos contradictorios invaden a los allí presentes. Se acaban los días de fiesta y todos se entristecen, pero al finalizar las canciones tradicionales, la plaza del Consejo vuelve a entonar el 'Ya falta menos' y la escalerica, por lo que el júbilo reaparece al instante y afloran la impaciencia y la alegría. Es una extraña mezcla y quizá la gente de fuera no lo comprenda. “Ya falta menos es una añoranza”, comenta Lacunza. “El 'Pobre de mí' es la apertura de otra etapa y la propia espera te ilusiona”. Una ilusión que se convertirá en éxtasis cuando se vuelva a encender la mecha del cohete. Un éxtasis ahora latente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'El Guti', artífice el 'Pobre de mí' extraoficial